“Con las giras canceladas no tenemos dinero para poder sacar el disco”
Entrevistas / Monterrosa

“Con las giras canceladas no tenemos dinero para poder sacar el disco”

Pablo Tocino — 09-10-2020
Fotógrafo — Archivo

La precariedad es el segundo nombre de Monterrosa, pero aún así han conseguido un público fiel entre su debut “Latencia”, varios singles propios y versiones (“¡me encantaría versionar ‘Besos de hielo’ de Ella Baila Sola!”, confiesa Rocío), y el lanzamiento reciente del EP “Música ligera” (“queríamos saber a qué suena Monterrosa cuando no está hecha para escucharse en colectivo a las dos de la mañana”) y de “Última conexión”, editado en este Orgullo que hemos celebrado desde casa.

A sus seguidores les encanta su apuesta sin complejos por el pop y la diversión, y cómo mezclan este hedonismo con el activismo y con meterse en cualquier charco, y estas últimas canciones son un buen ejemplo.. “Igual si estás con el cubata bailando no quieres que te hablen del fascismo, pero es que para nosotras la pista de baile es el terreno más político que hay. Que seamos capaces de divertirnos con las historias que hemos tenido Rocío y yo, y que tanta gente lo pueda hacer sabiendo lo que ha pasado… eso es un logro colectivo”, comenta Enrique, cincuenta por ciento de Monterrosa. Entre esas historias está el ambiente no-tan-brilli de la letra G en LGBT. “Entre las lesbianas hay mucha más sororidad, la violencia entre maricones es increíble”, comenta Rocío. Es paradójico: si los chicos gays tenemos la posición más privilegiada del colectivo, se supone que tendríamos la mayor sensación de comunidad. “Pero la masculinidad sigue siendo competición y violencia”, piensa Enrique. “Lo único que tenemos en común los homosexuales es que nos gustan otros hombres, entonces es la medida de nuestro valor: tenemos que gustar. Y si te sientes rechazado por maricón, decides rechazar a otros maricones porque, si tú rechazas, eres de ese grupo que puede rechazar”. Se corrompe también la visión del sexo. “Es un intercambio de fluidos, y también de disfrute y de comunicación. Pero yo no lo entendía así. Yo lo entendía como que tú te vas a la cama para reafirmarte en que tu cuerpo es válido”.

Hablamos también del futuro, tanto del futuro del grupo (“sacaremos singles, pero ahora mismo, con las giras canceladas, no tenemos dinero para poder sacar el disco”, dice Rocío) como de nuestro futuro, que es a su vez el presente de los ancianos LGBT. “Ya no pueden compartir sus amores, sus historias de juventud, su lucha, porque en las residencias están con las personas que les hicieron la vida imposible. Joder, ¿no hemos sido capaces como comunidad de hablar de esto y de cuidar a nuestros mayores?”. Enrique plantea una pregunta al respecto: “Con mis amigas siempre bromeo con que cuando nos hagamos viejas vivamos juntas, y eso hoy es un chascarrillo, pero mañana puede ser una realidad muy dura. ¿Quién va a cuidar de nosotros cuando seamos mayores? Como no lo hagamos entre nosotros y empecemos a cuidarnos, complicado”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.