"Queremos que estas próximas canciones sean más energéticas, más divertidas"
Entrevistas / Monteperdido

"Queremos que estas próximas canciones sean más energéticas, más divertidas"

Adrián Lerma — 02-07-2022
Fotógrafo — Sharon López

Tras un primer disco homónimo en el que sentaban los pilares de lo que iba a ser su sonido, no volvimos a tener referencias suyas durante más de un año. Ahora, con “Si me mato” (Sonido Muchacho, 22), Monteperdido vuelven a la escena abriendo boca con un nuevo single que solo es el principio de una nueva etapa que culminará con su segundo disco.

Acabáis de sacar “Si me mato”, primer single después de lanzar vuestro disco hace ya año y medio. ¿Cómo lo está recibiendo la gente?
(Begoña) A mí me están diciendo que les está gustando mucho. No sé muy bien cuánta visibilidad está teniendo porque personalmente nunca lo tengo claro, pero la gente que lo ha escuchado dice que les ha gustado mucho y que notan un cambio en la calidad. Entonces eso es muy guay.

¿Cómo os lleváis con los números? ¿Le dais mucha importancia a las escuchas, a los oyentes mensuales, a las reproducciones?
(Daniel) A mí me da igual, mientras que la gente lo escuche, les guste lo que vean en directo y me digan “Oye tío, me ha gustado mucho esta canción” o “Me ha flipado esto último que has sacado o este vídeo”. A mí eso ya me da como el plus. Pero sí que es verdad que a estas alturas empieza a ser ya más importante: cuántos seguidores tienes, cuántas visitas tienes, cuantas reproducciones tienes, etcétera.
(Begoña) Yo pienso que es super importante, lo que pasa es que no me quiero rayar mucho mirándolo. Prefiero que sea un trabajo que lo haga otra gente porque mi trabajo es estar centrada en la composición, en los conciertos o en otras cosas. Creo que me volvería loca, pero creo que es muy importante. Me parece muy importante que se nos vea, claro que sí.
(Tomás) Pero en resumen no somos muy esquizos del tema de los números, no es nuestro tema de conversación cuando vamos a ensayar, no lo miramos de continuo… Estamos un poco al margen de eso y creo que se vive de forma más sana el grupo y el hacer música sin centrarte tanto en los números y más en estar contento uno mismo yo creo.

"Estos singles los preparamos un poco con la idea de ir sacando algo entre que hacemos el siguiente disco porque si no nos íbamos a venir muy abajo"

También estrenáis “Silla del Ikea”, el que sería vuestro segundo single. ¿Se viene disco?
(Begoña) Estos singles los preparamos un poco con la idea de ir sacando algo entre que hacemos el siguiente disco porque si no nos íbamos a venir muy abajo, realmente. Llevábamos desde diciembre de 2020 sin sacar nada, entonces sacar algo en esta primavera siempre viene bien para ir abriendo boca. Pero queremos sacar algo un poco más grande después de esto.
(Tomás) Sí, se puede decir. Estamos trabajando en un disco y los singles no van a estar, estarán aparte. Lo que saquemos nuevo van a ser temas aparte de los singles que, de hecho, los editaremos en físico.

Y este nuevo disco ¿va a seguir una línea más continuista o vais a intentar romper con algo distinto?
(Begoña) Mmmm… No va a ser tampoco muy distinto. No sé, es que tampoco lo podemos decir, no porque no nos dejen...
(Daniel) Porque seguimos en ello…
(Begoña) Luego una vez que grabas las canciones, que todavía no está grabada ninguna, es cuando realmente ves por donde tira una canción. O sea, tú puedes hacer lo que quieras en tu cuarto, puedes hacer lo que quieras en el local, pero luego llegas al estudio y pasan un montón de cosas. Entonces realmente no puedes predecir. Pero lo único que yo personalmente quiero intentar con estas próximas canciones es que sean más energéticas, más divertidas.
(Tomás) Lo que moló del anterior, más estos dos nuevos singles, lo juntas y más energético, yo creo que eso sería la fórmula, ¿sabes?
(Begoña) Un poco los pitufos maquineros, a ver si me entiendes. Una cosa que sea guay de tocar. Sobre todo yo estoy intentando centrarme mucho en cómo llevarlo al directo para que todo el mundo pueda estar a gusto y para que a la gente le apetezca venir a vernos. Porque si el grupo está cómodo y está alegre y está comunicando, será cuando a la gente le guste el concierto realmente. Entonces buscamos eso: expresión, intensidad y que sea divertido.

¿Cómo estáis trabajando ese tema del directo en esta nueva etapa de normalidad?
(Begoña) Pues a lo vieja escuela, porque nosotros veníamos del punk y del hardcore y demás, entonces interactuar mucho con la gente es importante. Cuando hay un escenario que es muy alto y hay una separación con la gente, eso siempre va a ser inevitablemente más frío, pero si tú estás a menos de medio metro de una persona, pues obviamente pasarle el micrófono, cogerle de la pechera, tocarle, pasar cerca de la gente. Las miradas con la gente son muy importantes.
(Tomás) Claro, para nosotros es raro porque tenemos que habituarnos a dos formatos muy distintos. Vamos a hacer obviamente giras por salas, que es de lo que vive un grupo pequeño continuamente. Pero a la vez sí que tenemos confirmados también festivales más grandes. Entonces es verdad que ahora estamos en un proceso de rodaje, de darle muchas vueltas al directo hasta que lo tengamos absolutamente pulido, pero vamos, de momento en los directos que estamos haciendo los feelings son muy muy buenos.

"Le vamos a dar mucha más importancia al tema del estudio. Hemos cogido bastantes días en un estudio con la ayuda de quien nos produce, que es Borja (Pérez)"

¿Y cómo estáis trabajando en ese futuro disco? ¿Seguís componiendo en diferido y luego hacéis una puesta en común?
(Begoña) Sí, hacemos un poco eso. Yo suelo preparar las voces que me cuadran más e igual preparo unos acordes alrededor para que acompañen de alguna manera y luego los llevo al local y ellos hacen lo que les parece bien.
(Daniel) Sí, lo que queremos [risas].
(Begoña) Sí, es lo que queréis. O sea, lo que creéis que queda mejor, realmente. Y vamos negociando, vamos diciendo “esto sí, esto no”, lo grabamos, lo miramos en casa otra vez para ver si mola desde fuera… Es un proceso de mirar y mirar y mirar y esperar un poquito a que se te pase la excitación de haber hecho la canción, mirarlo con otros ojos. Es como pasadas y pasadas.
(Tomás) También le vamos a dar mucha más importancia al tema del estudio. Hemos cogido bastantes días en un estudio con la ayuda de quien nos produce, que es Borja (Pérez) y también que de ahí salga mucha parte de la composición porque vamos a estar todos juntos, dos semanas casi, en una casa. Entonces creo que saldrán cosas muy guays ahí también.

¿Cómo os gustaría veros en diez años?
(Tomás) Es que esto es muy muy personal. Yo muchas veces lo planteo y tampoco tengo grandes aspiraciones de llenar el Wanda ni grandes estadios, pero seguir tocando con gente y seguir disfrutando de salir a tocar, que a veces es más duro de lo que pensamos. Es noventa por ciento esperar, diez por ciento disfrutar del concierto. Bueno, incluso cinco por ciento disfrutar del concierto y cinco emborracharse y poder seguir con la gente que me apetece tocar. Y ojalá en Monteperdido, claro.
(Begoña) Yo sí tengo objetivos más o menos concisos. Y es que la gente que yo respeto me respete mucho también. O sea, llegar a esos puntos pero no necesariamente ser hiperfamosa. Simplemente estar orgullosa de la música que hago, que eso es una cosa que nunca me ha pasado todavía.

¿Creéis que hacen falta herramientas para los grupos nuevos o más pequeños puedan crecer?
(Daniel) Ahora también ha habido mucho cierre de salas en algunas ciudades con esto de la pandemia y también se ha perdido a lo mejor algunos puntos que eran pequeños puntos, pero que te daban un trampolín. Entonces a lo mejor ahí también está el tema de volver a recuperar esa infraestructura, esos pequeños colectivos que hacían conciertos.
(Tomás) Yo voy totalmente por ahí, no me quiero meter en temas de si la administración debería hacer más, si el alcalde debería hacer no sé qué, si ayudas para los locales… Al final, esto es un poco delicado de decir, pero a la gente que le apasiona la música sí o sí la va a hacer. No voy a hablar de represión ni nada de eso, pero es verdad que hemos visto en Madrid, en Salamanca, en un montón de ciudades, cómo ponen muchas trabas y muchas pegas a que colectivos que se dedican principalmente a promover la música y a unificar gente que toca música más o menos politizada. Yo que he vivido en Salamanca casi diez años, al final el único ocio que se podía hacer, porque el resto te ponían la zancadilla, era salir a los bares de siempre y beber y volverte a casa hecho una mierda. En todas las ciudades de España yo lo he visto y cada vez es más difícil montar un colectivo con la gente y promover la música, desde luego. Los grupos con pasta pueden alquilar La Sol, los grupos con mucha más pasta pueden coger La Riviera o con muchísima más pasta el Wizink. Entonces lo que falta es que los grupos que no tienen esa pasta puedan empezar y puedan tocar desde sus inicios.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.