“Mientras el caballo esté vivo podremos cabalgar sin miedo”
Entrevistas / Los Drunken Cowboys

“Mientras el caballo esté vivo podremos cabalgar sin miedo”

Sergio Falces — 17-06-2020

A una media de disco cada dos años, giras en condiciones y actuaciones en festivales prestigiosos, Los Drunken Cowboys quieren hacernos sonreír a ritmo de folk norteamericano publicando un cuarto disco que ha visto la luz en pleno estado de alarma. 

La cultura está siendo el mejor de los tragos para intentar sobrellevar esta pandemia. Pero el momento es especialmente delicado para la música. Los Drunken Cowboys habéis sido valientes y ha salido el álbum aún así.
Con todo el material enviado a fábrica y la gira pospuesta, creímos que si el disco estaba listo, por qué no sacarlo. Es un buen momento para escuchar música y decidimos lanzarlo este 5 de junio. Llevamos una década sacando discos en plena crisis. En el oeste solo es un balazo más en la pierna. Mientras el caballo esté vivo podremos cabalgar sin miedo.

Hay que ayudar al sector de hostelería brindando por los sanitarios y todos los que han hecho posible que sigamos adelante

‘Invocatio Ad Deos Deos Etilicorum’ está esculpido por Diego García en el estudio Audio Feeling y mezclado por José Manuel Huerta y Alberto Espí. 
Fue una grabación exprés. Como ocurre con los trenes, tienen que salir y llegar a su hora y en una semana aproximadamente se grabó todo lo que después llegó a las manos de Chema y Alberto, dos maquinistas de primera. 

Definís el disco como ópera bufa ¿Pensáis que vuestra actitud etílica y punk desvía la atención sobre lo que hay musicalmente hablando de la riqueza de vuestra propuesta musical? 
Siempre hemos optado por intentar dar la máxima calidad a la vez que ofrecemos el lado más lúdico. Es divertido pensar a las más insignes pelucas ilustradas de Versalles haciendo pogos. Nos gusta mucho cuidar el proceso creativo, pero no hay que olvidarse del público. El espectador tiene que salir del concierto con una sonrisa y una buena dosis de adrenalina que ha desfogado. El verdadero reto será tocar para un público sentado y separado. Tendrán que sentirse los unos a los otros desde la distancia, como los maestros jedis o los amantes del Romanticismo.

En este disco queríamos centrarnos en el folk de Norteamérica, es de una belleza extraordinaria e inmenso culturalmente, aunque su presidente sea un cenutrio

El resultado final deja claro que con los años habéis esculpiendo una personalidad muy marcada que, desde el principio, quedó clara hacia donde iba pero que ahora es mucho más evidente. 
 La parte más divertida del folk es que te permite abrazar las músicas de los pueblos. Cuando empezamos decidimos que tocaríamos todas las músicas etílicamente poderosas que nos sugiriesen una canción. Hemos tocado desde polkas a rancheras. En este disco queríamos centrarnos en el folk de Norteamérica, es de una belleza extraordinaria e inmenso culturalmente, aunque su presidente sea un cenutrio.

Sois de las bandas aragonesas más estables con un disco publicado cada dos años y buenas giras con grandes escenarios. No es por hundir vuestro prestigio pero a lo mejor bebéis menos de lo que aparentáis y ensayáis más. 
Cuando empezábamos, nos decían que cuál era el truco para beber y tocar. Siempre dijimos que la clave era ensayar borrachos. Con el tiempo, hemos aprendido a disfrutar tocando, brindando y compartiendo nuestra ilusión con el público. El trabajo duro no se ve, ni falta que hace, simplemente se oye. El público no es tonto. Si pagas por una entrada es porque te parece que el precio lo merece. Les tenemos mucho respeto: beben muchísimo, bailan y cantan las canciones sin equivocarse. Tienen mucho mérito. Han ensayado con nosotros desde hace una década y eso es algo inolvidable cada vez que nos volvemos a encontrar. Esto es rock and roll, y no es ninguna broma.

Esto es rock and roll, y no es ninguna broma

El 5 de junio sale el disco en formato físico. ¿Hay algo pensado para presentarlo en directo?. Entiendo que no va a ser fácil pero habláis incluso de gira, con la que está cayendo. 
La música no se puede parar. No conoce de banderas ni de fronteras. Donde haya un escenario físico o virtual, allí estaremos. Si los tiempos cambian, cambiaremos con ellos, sin olvidar lo más importante: hay que ayudar al sector de hostelería brindando por los sanitarios y todos los que han hecho posible que sigamos adelante.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.