Menos decibelios
Entrevistas / The Hellacopters

Menos decibelios

Redacción — 04-12-2002
Fotógrafo — Archivo

Ponerse a si mismos el listón tan alto puede ser peligroso, más aún si se trata de una banda relativamente joven como The Hellacopters. Porque sólo ellos consiguen hacer cada disco mejor que el anterior. ¿Lo dudan? Pues será porque aún no han escuchado “By The Grace Of God” (Universal, 02), el nuevo disco de los suecos. En todo caso, perderse sus conciertos de este mes sería un error.

Llevan publicados media docena de discos, cada uno de ellos con menos decibelios que el anterior, pero de mayor nivel creativo. Han retrocedido en el tiempo para dar con sus auténticas raíces sin que ello desvirtúe ni un ápice sus canciones. Más bien al contrario, han aderezado su propuesta con un sinfín de recursos clásicos y cuidados que nadie hubiese imaginado cuando descubrimos los primeros pasos de la nueva banda del antiguo batería de Entombed. Nicke Royale decidió dejar las extravagancias para mejor ocasión para, junto a su inconfundible gorra, erigirse en frontman e imagen principal de un grupo sencillo y honesto. Y no sólo eso, sino que también sabe analizar su propia carrera y aprender del pasado. “Si la formula nos funcionó tan bien en ´High Visibility´, para que íbamos a cambiarla. Los estudios en los que habíamos trabajado nos parecían los adecuados y las personas las correctas.

“Grupos como Strokes o Bellrays no serán nadie dentro de tres años”

Con Chip K seguiremos trabajando en el futuro. Es el mejor consejero del mundo, te da la libertad necesaria y prácticamente ni te das cuenta de que está ahí controlando todo el proceso de elaboración”. Volvamos por unos instantes al pasado. The Hellacopters fueron abanderados de un sello que despuntó gracias a ellos y Gluecifer. White Jazz fue, a pequeña escala y para el punk nórdico, lo que Sun Records al rock´n´roll de los cincuenta, la Chess al blues o la Motown al soul. Gracias a su labor el punk rock escandinavo rompió barreras y se expandió fulgurantemente por el continente. Tras una vida allí, cogieron las maletas para trasladarse al apartamento mucho mayor, con jardín y luz solar, a un sello multinacional tan poderoso como Universal. “No podíamos desaprovechar la oportunidad de contar con una distribución internacional, aunque al final no hayamos funcionado en América. Es un mercado muy extraño, aunque fíjate en hasta dónde han llegado The Hives. Además de esa expansión, era muy importante el poder contar con un presupuesto holgado para grabar en mejores condiciones y a la vista están los resultados. Cuánto más dinero tengas, mejores discos podrás grabar, y no creo que se te pueda atacar, a no ser que te dediques a sonar más comercial y abandonar tus ideales. Pero si sigues tu propio camino, lo único que te puede ocurrir es que mejores. Sabemos que hay a quienes nuestro sonido clásico no les gustará tanto como el más rápido de antes, pero te aseguro que no ha sido un cambio premeditado, sino una evolución que nos ha llevado hacia esa esencia”. Y eso precisamente en estos momentos, con el rock supuestamente de moda. En todo caso, a nuestro protagonista, los nuevos rumbos tomados no le parecen demasiado convincentes. “Ninguno de esos grupos podrá contar que lleva grabados diez discos. Lo del garage me parece un revival estúpido porque no es verdadero, es de postín. Parece que todos esos chavales se crean muy modernos por colgarse una guitarra. Grupos como Strokes o Bellrays no serán nadie dentro de tres años porque su éxito lo han provocado unos cuantos periodistas para explotar el tirón con esos grupos”. Recordemos la portada de “High Visibility”, con los miembros del grupo actuando sobre el escenario, aunque con alas de ángel, pues para esta continuación se han reservado el título de “By The Grace Of God” que nos hace dudar sobre su posición frente al cristianismo. “Si me estás preguntando si soy católico, te diré que no, pero si te refieres a si me molesta la Iglesia, te haré el mismo comentario, tampoco. Creo, eso sí, en el destino. Ahora podemos estar aquí charlando amigablemente, pero puedo salir a la calle y que me atropelle un coche, así que contra ese futuro incierto no puedo hacer nada, ni siquiera tomar precauciones. De todas formas, lo del título viene por una gira que hicimos con Quadrajets. Uno de sus miembros llevaba una camiseta con el lema impreso y, entonces, eso nos hizo pensar en nosotros mismos como grupo. Nadie hubiese dicho que llegaríamos a grabar cinco discos y a gozar de este status, así que creímos que el sentido de esa frase hecha representaba muy bien lo que es el grupo, lo que hemos conseguido y el lugar al que nunca imaginamos poder llegar. ¡Por la gracias de Dios! ¿Te das cuenta de lo que hemos conseguido?”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.