Leon Impala lanzó su primer EP el pasado mes de diciembre. Ahora se embarca en una gira de presentación que pasará, entre otros lugares, por la madrileña sala El Sol el próximo 6 de marzo. Charlamos con ellos sobre su primigenio trabajo “La grieta” (Error404, 2018), su aterrizaje en el mundo de la música, sus inquietudes sonoras, su inminente gira, así como sus planes y expectativas de futuro.


Para conocer algo mejor la historia de León Impala, compuesta por dos actores convertidos en músicos, la pregunta es inevitable. ¿Qué os llevó a tomar la decisión de formar una banda? ¿De quién surgió la idea?
En realidad Chema lleva mucho tiempo componiendo canciones, él toca desde siempre y tenía muchas ganas de formar una banda hace mucho. Diana nunca se había planteado estar en una banda pero cantar ha sido siempre una de sus pasiones.

Provenís del mundo del arte, aunque de un sector diferente. ¿Qué diferencias y similitudes encontráis con el mudo de la música, tanto a nivel artístico como profesional?
En nuestro caso la banda nos permite crear nuestras propias composiciones y contar nuestras historias. Como actores, nunca nos habíamos lanzado a contar nuestras historias personales sino que más bien formamos parte de proyectos que otros nos proponen. Aunque llevamos años subiéndonos a los escenarios, hasta ahora no habíamos experimentado la sensación de encontrarnos con el público a  nivel musical, donde las sensaciones y las emociones se mueven en un campo distinto.

Conocéis el mundo del espectáculo desde otro sector, y me resulta curioso, a la par que ambicioso. Que os hayáis metido en este bonito embrollo de la música, y además desde una propuesta no precisamente comercial. ¿Cómo se afronta una experiencia como es la de iniciarse profesionalmente en el mundo de la música a estas alturas?
Se afronta con ilusión. Para nosotros es un lugar nuevo donde descubrimos y aprendemos muchísimo. Nuestra propuesta musical tiene que ver con nuestro mundo interior y no con un afán comercial. Disfrutamos mucho haciendo música.

“Nuestra propuesta musical tiene que ver con nuestro mundo interior y no con un afán comercial”

¿Os estáis encontrando con muchos impedimentos o vuestra experiencia os está ayudando dentro de la industria musical?
Creemos que tenemos los mismos impedimentos que cualquier banda que comienza. Quizá exista una cierta curiosidad por parte del público a la hora de conocer nuestra banda, pero nuestra música es lo que es, y gusta o no gusta, independientemente de nuestra trayectoria.

Se os ha comparado sonoramente con Mogwai o Sigur Ros, aunque a mí me venga a la mente bandas como Nudozurdo, a nivel nacional. ¿De que bebe León Impala para establecer su sonido base en esta primera referencia?
Sin duda Leon Impala está influenciado por las tres bandas que acabas de nombrar, aunque posiblemente nuestra propuesta musical no tenga un rápido encaje en lo que se ha venido haciendo en la música independiente en España hasta ahora. Nuestras referencias a nivel interno suelen ser de bandas internacionales. Aun así, el tema de las referencias es siempre subjetivo. Nudozurdo es una de las grandes bandas de este país, que por desgracia acaban de terminar su andadura, para nosotros es uno de los referentes a nivel nacional. Destacaría el sonido de bandas como Slowdive, Low o Sonic Youth como importantes referencias para nosotros.

Vuestra primera entrega, La grieta, propone un sonido intenso a la vez que hipnótico ¿El camino hacia el sonido que habéis alcanzado estaba definido previamente?
Nuestro sonido se ha ido formando a la vez que nosotros, de hecho es un camino que aún estamos investigando. Cuando nos hemos encontrado en una encrucijada, casi siempre hemos sabido cuál es la dirección que queríamos tomar. Una de las cosas hermosas de hacer nuestra música es poder investigar en los sonidos, armonías, voces y todo su conjunto y de ahí ir destilando lo que al final será “tu propio estilo”. En esos momentos no piensas en un estilo, sino en la emoción que te transmite lo que haces y lo que elijes. Hacer música es elegir constantemente.

Acabáis de llegar presentando vuestro primer trabajo, ¿Os sentís cómodos y establecidos en el sonido de La grieta u os gustaría experimentar e innovar con nuevos estilos?
En La grieta hemos presentado lo que será parte de nuestro sonido, actualmente estamos investigando en nuevas canciones y elementos que aparecerán en nuestro primer disco. La grieta es el nacimiento de Leon Impala y en ella esta el proceso que nos ha llevado hasta aquí, pero creemos que aun queda mucho por contar.

“Nosotros nos subimos al escenario con intención de proponer un viaje, y para eso somos nosotros los primeros que debemos embarcarnos”

Os hablo ya del futuro, aunque pueda resultar algo precipitado, pero el consumo de música es líquido e inmediato, y es dificil sobrevivir ahí fuera con tres canciones, ¿Qué tenéis en mente a nivel sonoro y discográfico para el futuro más cercano?
Estamos preparando, como te decíamos, nuestro primer disco, del que hay algunas canciones grabadas en estudio que aún no han salido a la luz, estas canciones ya se pueden escuchar en nuestros conciertos. Para final de verano terminaremos de grabar y mezclar el disco y así poder lanzarlo en el otoño. También saldrán nuevos videoclips. Éstos formarán parte del disco y de nuestro proyecto a través de León Impala Films.

Después de haber visitado ciudades como Elche o Arnedo, ¿Cuáles han sido vuestras sensaciones presentando vuestro EP en directo?
Las sensaciones han sido muchas, y en general, muy buenas. También llevamos una propuesta visual con proyecciones y luces que acompañan a nuestro sonido.

Supongo que os sentiréis más cómodos en el escenario que un grupo novel, ¿o todo lo contrario?
Bueno, los escenarios han sido parte de nuestra vida desde hace ya años, pero por eso no dejamos de ser un grupo musical nuevo. Nosotros nos subimos al escenario con intención de proponer un viaje, y para eso somos nosotros los primeros que debemos embarcarnos. Cuando haces teatro es algo distinto, en este caso, es nuestra música la que tiene que hablar por nosotros.

El próximo 6 de marzo lleváis vuestro directo a El Sol de Madrid, ¿Qué podemos esperar?
En el concierto de la Sala Sol sonarán algunas de las canciones que irán en el próximo disco. Habrá algunas sorpresas, entre otras cosas, será la primera vez que incorporamos una bajista a nuestro directo.