“No hace falta irse muy lejos  para encontrar oscuridad”
Entrevistas / Kabbalah

“No hace falta irse muy lejos para encontrar oscuridad”

Kepa Arbizu — 25-01-2021

Predicciones, referencias mortuorias, simbología funeraria y mucha más terminología siniestra es el lírico contenido de la música realizada por este trío pamplonica que viste a sus invocaciones de correosa electricidad y refinados juegos vocales. Una idea tan arriesgada e inusual como triunfadora.

Hay tantas maneras de acercarse y descifrar la realidad como puntos de vista posee cada ser humano. Que este terceto navarro, formado por Carmen, Marga, ambas procedentes de la banda Las culebras, y Alba, haya optado por enfocar su mirada hacia aquellos territorios que más alejados se encuentran de la denominada normalidad, significa, además de un elemento definitorio, su máxima virtud. En ese sentido resulta tan aclaratorio el nombre bajo el que se agrupan, Kabbalah, como el sonido mostrado, donde el oscuro y contundente hard rock, representado en su máxima expresión por la oscuridad de Black Sabbath, se envuelve entre la ceremoniosa radicalidad sonora del doom de Pentagram o los armoniosos pero intrigantes giros del folk. Particulares coordenadas que describen una carrera que tras tres EPs previos y un disco largo, éste tiene su continuidad con el actual “The Omen”, donde si su contundencia sigue inmutable, el mundo onírico que trasladan busca hacerse mayor espacio en su recorrido por las hojas de esos libros que nos transportan a una serie de misteriosos mundos muchas veces ubicados más cerca de lo que creemos. Un sugerente, fiero y apetecible paisaje al que entramos de la mano de sus creadoras….

Han pasado más de tres años desde vuestro primer disco largo, ¿ha sido una decisión meditada tomaros ese tiempo o las circunstancias mandan?
(Alba) En este tiempo hemos tocado bastante en directo y no teníamos tiempo de ponernos con nuevos temas. En un momento dado de 2018 decidimos parar los bolos para poder ponernos a componer.
(Carmen) Durante este tiempo además de los conciertos, yo tuve una hija en 2018, Alba un viaje largo..

Vuestro sonido es realmente personal y especial, mezclando el hard rock setentero con el doom o el folk más envolvente, ¿es la consecuencia de tener en mente referentes concretos o las ganas de mezclar influencias diversas para hacer algo diferente y poco habitual?
(Alba) Es un poco lo que va saliendo. No existe la idea de hacer un grupo como una referencia concreta, sino que si escuchas ciertas bandas, acabas haciendo música similar a ellas. Creo que la música que hacemos da como resultado esa mezcla porque contamos con influencias muy dispares entre ellas (desde los Queen de los 70, a Dead Can Dance o Pentagram) y además tenemos gustos diferentes cada una dentro del grupo.

En este disco, pese a la rotundidad del sonido, habéis dejado más peso a la psicodelia y a un concepto evocador, ¿habéis buscado conscientemente sacar vuestro lado más onírico?
(Alba) Por mi parte sí que he querido añadir más arpegios en la guitarra y meter más matices y arreglos que vayan un poco a mi aire, en lugar del riff machacón de otros discos ,aunque también hay de esto, cuando lo ha pedido la canción.
(Carmen) En cuanto a estilo, es algo de lo que nunca hablamos; no buscamos uno en concreto, sino que vamos componiendo lo que nos surge, influenciado por lo que escuchamos y vivimos en cada momento.

Vuestras letras son realmente oscuras , con referencias al ocultismo, la magia, el esoterismo, etc.. ¿buscáis un tipo de textos que casen con el sonido que practicáis o son el reflejo de un interés y un gusto por vuestra parte de la cultura, más allá de la musical, surgida de esos ámbitos sombríos?
(Alba) En el grupo hay amantes del cine de terror, de la fantasía y de lecturas más esotéricas. Todo ello se une en nuestras letras.
(Marga) La música que hacemos, incluidas las letras, son parte de nosotras, nuestro día a día es nuestra inspiración. Las letras no son algo buscado premeditadamente para un fin, sino que surgen de forma natural a partir de cosas que nos suscitan interés.

Unos textos que bajo ese aspecto críptico y simbólico parecen pretender de alguna manera desidealizar el concepto de realidad y “normalidad”…
(Alba) En cierto modo la banda nos da ese espacio para alejarnos de la realidad, sí. Aún así, la realidad es suficientemente oscura. No hace falta irse muy lejos ni fantasear para encontrar oscuridad. Muchas veces basta tan sólo con mirar hacia dentro.

En una canción como “Ceibas” se pueden escuchar versos que hacen referencia a infecciones, desastres naturales o frases como “la raza huma es la enfermedad”. Son consideraciones que vistas desde el presente parecen dirigidas al tema de la pandemia, ¿es así o o vuestra idea es más atemporal y de lo que ha hecho es de presagio?
(Carmen) La canción y letra son de antes de la pandemia; de cuando los incendios en Amazonas y en Australia… y todas las consecuencias derivadas del cambio climático pasaban por mi mente a la hora de escribir la letra. Pero es cierto que fue un poco preminotoria viendo lo que vino después.

La impactante portada del disco hace referencia al osario de Kutna Hora, una capilla hecha de esqueletos humanos, ¿buscabais con ella esa simbología de reflejar que desde lo trágico, en este caso la muerte, se puede construir arte?
(Alba) La muerte (junto al amor) ha sido la principal inspiración del arte siempre. No estamos descubriendo nada.
(Carmen) Hay todo un abanico artístico creado alrededor de la muerte y que también tiene que ver mucho con el amor. Deseamos que los seres queridos que nos dejan reposen para siempre en un lugar bello, y nos esforzamos en que así sea desde tiempos inmemorables. Y a partir de ahí, hay todo un mundo en que el arte se desarrolla. El problema en la actualidad, es que hay mucha gente que considera malo todo lo relacionado con la muerte, por la tristeza y el dolor que ello conlleva, y eso no les deja admirar el arte que hay rodeándola.

El disco lo editáis con un sello internacional como Rebel Waves Records, ¿es un hecho que os haya supuesto, y suponga, una expansión que de otra manera sería imposible?
(Alba) Claro, estamos encantadas con cómo nos están ayudando a llevar nuestra música a personas de todo el mundo. Es más, estamos muy contentas con cómo están moviendo nuestro disco.
La nuestra es al final una música bastante “nicho” y, sin internet y la ayuda de estos sellos, prácticamente no saldríamos de nuestro local de ensayo.

¿Tendéis a sentiros fuera de cualquier escena?
(Alba) Nos pasa a menudo que en festivales notamos un encaje difícil: somos demasiado oscuras para algunos públicos y demasiado pop para otros.

Me ha llamado la atención que también habrá una tirada en formato casette que además contará con algunos regalos personalizados, ¿al margen de la curiosidad que supone, os gusta mimar el formato físico y convertirlo en algo apetecible para el oyente?
(Alba) Sí, hemos tratado de cuidar mucho las ediciones físicas. En el caso del cassette, que lo lleva Stoner Witch Records, incluimos un póster, dos pegatinas y una carta del tarot de Kabbalah. Además, siempre intentamos hacer merch algo especial. Por ejemplo, Marga ha hecho unas cajas tipo joyero pintadas a mano.
(Carmen) Hoy en día con Internet puedes escuchar un disco de quien sea a golpe de clic. Es por eso que intentamos ofrecer formatos cuidados, como lo que comenta Alba del cassette con los extras, o las cajitas. También hemos sacado una edición limitada en vinilo coloreado que es una golosina para los amantes del formato. Nos gusta participar y supervisar el diseño y el artwork de cada disco, así como de su correspondiente merch.

Y en ese entorno de rock oscuro y duro en el que os movéis, ¿cómo se percibe el hecho de ser un grupo formado por mujeres? ¿Habéis sentido algún tipo de marginación o discriminación?
(Alba) No creemos que el género de música importe en este tema. Una violinista clásica seguro que recibe comentarios similares a los que recibimos nosotras (o peores). Tampoco hablaría de discriminación o marginación. Cuando hemos notado que nos tratan mal por el simple hecho de ser tías, la palabra que describe la situación es “condescendencia”: te vienen a explicar qué sonido te vendría mejor, cómo tienes que tocar, qué instrumento elegir, los grupos a los que tienes que escuchar… te dicen que tienes que sonreír más… ha habido de todo. Es molesto y cansino, hasta el punto de que en entrevistas te tienen que preguntar sobre este tema en lugar de sobre tu música.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.