Insistencia
Entrevistas / Dover

Insistencia

Redacción — 21-11-2003
Fotógrafo — Archivo

Como quien no quiere la cosa, los madrileños van ya por su quinto largo. Parece que fue ayer cuando nos dejaron boquiabiertos con unas canciones tan rotundas como cotidianas. "The Flame" (Emi, 03) es una nueva constatación, por si hacía falta, de que Dover no eran flor de un día.

La humildad es un bien muy poco valorado en nuestros días y la gente, en su inmensa mayoría, no parece darse cuenta de que ese es el camino más directo para conseguir los objetivos que cada cual se haya marcado. Así que de nada sirve la prepotencia o la soberbia, porque al final sólo el tesón y el talento de cada uno son los que acaban poniendo a cada uno en su sitio. Y esa modestia, en campos como el de la música, la moda o el cine, suele brillar por su ausencia. Pero como las normas están para romperlas, las cuatro personas que componen Dover hacen gala de una sencillez poco común. Ellos provienen de la independencia y los resultados han llegado porque han trabajado como nadie y porque brillaron en el momento correcto, a la hora precisa.

“Lo que está en nuestras manos es hacer la música que nos gusta y punto, digan lo que digan, y nos tiene que resbalar lo que hablen de nosotros”

”Devil Came To Me” irrumpió como no lo había hecho nunca antes un disco de rock facturado aquí y cantado en inglés. Ni siquiera ellos se explican todavía por qué les sucedió a ellos y no a otros, ni cómo fue posible que se convirtiesen en un fenómeno de masas de la noche al día. Anteriormente se habían bautizado con el entrañable "Sister” y posteriormente se enfrascaron en un sonido tan duro ("Late At Night") que resultaba extraño que aquello pudiese llegar al gran público. Quizás "I Was Dead For 7 Weeks In The City Of Angels" supuso el equilibro correcto entre dureza y melodía, conformando su disco más perdurable. De todas formas, a ellos, todo este vaivén no parece afectarles, al contrario. Dover se muestran tranquilos y confiados, como nos transmitieron en el bonito hall de un hotel barcelonés. “Nosotros no nos sentimos especialmente perseguidos, nuestra vida es muy normal y no nos sentimos vigilados. Si alguien se nos acerca y nos dice si le podemos firmar o hacernos una foto, pues estupendo, pero nuestra vida es normal, normalísima. Si nos preguntas "¿os agobia el éxito?". Pues la verdad es que no. Supongo que nuestra manera de ser también tiene mucho que ver, ya que provocamos que la gente no se tenga que preocupar por nosotros". Debido a la magnitud que ha adquirido la banda, hay cosas que, si pudiesen, evitarían hacer, sólo que el guión está escrito de tal manera que no pueden saltarse sus obligaciones. “Lo que menos nos gusta hacer es gestionar una gira; ahora habla con el manager, luego con la compañía, o sea, todo el trabajo burocrático, que si ahora la portada, que si se va a editar el disco en Alemania, pues toda esa serie de cosas un poco extramusicales. Eso es pesado y estresante, es mucho más divertido meterte en un autobús e irte de gira”. La experiencia californiana mientras grababan “I Was Dead For 7 Weeks In The City Of Angels” no fue humanamente enriquecedora, pero, si nos ceñimos al disco, hay que admitir que la tensión acumulada originó un rabioso disco de rock en grandiosas proporciones. Para “The Flame” se lo han tomado con más calma. "Lo que es grabar, nos ha llevado un mes, y luego unas dos semanas mezclando. Cuando vino el productor a Madrid y vio el estudio, quiso que grabáramos todos en directo. Fue más rápido que otras veces y además fue más divertido ya que estábamos todos juntos. El primer día ya acabamos una canción entera y al siguiente teníamos tres. Nosotros siempre habíamos querido grabar así, pero creíamos que no era posible hacerlo".

“No existe ninguna fórmula mágica y con miedo no se pueden hacer las cosas. Si la gente se cansa de Dover, pues a otra cosa mariposa”

Asimilado el avance de seis temas que nos pasó la compañía, podemos apuntar que en el disco se toman líneas distintas, aunque complementarias. Los temas son cortos, apenas llegan a los tres minutos, con lo que te imaginas un disco de pop de canciones ligeras que entran a la primera o uno de punk directo a la yugular, hasta que descubres que se queda a medio camino de ambos estilos. "Eso es precisamente lo que buscábamos. Realmente en el disco hay un poco de todo. Hay gente que dice “retorno a la furia” o “bienvenidos a la rabia” y, claro, cada uno lo ve de una manera distinta. A mí este disco me parece mucho más directo y la composición ha sido más fluida. Todo esto es el reflejo de lo que ha sido un buen invierno para todos. Trabajamos duro y estuvimos muy cómodos. Nos salió la oportunidad de grabar en Nueva York, pero no nos apetecía movernos, además salía caro y no queríamos gastarnos un montón de dinero. Grabar en Madrid y poder ir a casa a dormir o a descansar ha sido vital. Esta vez era lo que nos apetecía y creo que eso se nota en el disco. Por ejemplo, si no nos veíamos con fuerza, enviábamos al productor a hacer turismo por la ciudad y nosotros nos tomábamos un rato libre, así cuando volvíamos lo hacíamos con ganas". Rick Will, el responsable de las mezclas de su anterior trabajo, se ha convertido en “The Flame” en el flamante productor. “Rick había mezclado “I Was Dead…” y quedamos muy satisfechos con su trabajo. Así que, cuando acabamos aquello, nos dijo que estaría disponible de cara al futuro. Cuando llegó pensamos que íbamos a encajar perfectamente, pero luego nos llevamos sorpresas, de hecho siempre hay sorpresas. Al principio nos autoproducíamos, pero tras “Devil Came To Me” nos apetecía tener una visión objetiva de fuera y sobre todo que te aporten ideas. Durante el invierno vas currando y cada uno aporta cosas, pero a veces necesitas alguien exterior que te guíe. También es cierto que cuando después está aquí dices ¡a tomar por saco! ¡El próximo sin productor! Solo que también hay cosas buenas. Quizás Rick no nos haya aportado mucho a nivel artístico, pero ha colaborado en el sonido final. Es un tío muy práctico y con las ideas muy claras"

Cuando un grupo alcanza un estatus como el suyo, cuando cada lanzamiento se convierte en un reto y debe mantener las ventas, es precisamente cuando pueden surgir las asperezas. Pero, incluso cuando les planteas la posibilidad de que los fans acaben por olvidarles, ellos lo afrontan con la naturalidad del que se sabe caballo ganador. "No tenemos miedo a que la gente se canse de nosotros y, cuando eso pase, lo afrontaremos. Aunque también hay grupos que tienen suerte y están por ahí toda la vida, como AC/DC. Ellos tienen su sonido y son AC/DC desde hace veinticinco años y la gente está encantada. Lo que está en nuestras manos es hacer la música que nos gusta y punto, digan lo que digan, y nos tiene que resbalar lo que digan de nosotros. Además no existe ninguna fórmula mágica y con miedo no se pueden hacer las cosas. Si la gente se cansa de Dover, pues a otra cosa mariposa. Igual nos cansamos nosotros antes y ahí será donde nos lo tendremos que plantear. Si dejamos de estar los cuatro a gusto e ir de gira resulta ser un problema…". Los más avispados les acusarán de repetirse, de estancarse, por mucho que cuenten con una personalidad tan arrolladora y unas señas de identidad tan definidas. Durante el lapso de tiempo que existe entre el lanzamiento de un disco y otro de Dover, no escucho una sola canción con ese sonido tan característico, así que cuando llega el momento me apetece descubrir que tienen que ofrecernos de nuevo. En mi caso, no puedo evitar esbozar una sonrisa generada por una suerte de felicidad absoluta. "Si alguien viene y me dice “esto suena a Dover”, es más un halago que un descrédito, porque significa que tenemos identidad propia, aunque cada disco tenga sus matices. El anterior por ejemplo sonaba un poco a Hellacopters, pero era algo casual. Nosotros no pensamos en ello en ningún momento, pero cuando lo leímos en algunas publicaciones nos dimos cuenta de que algo de verdad habí

Un comentario
  1. You've imspsreed us all with that posting!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.