Alejandro Mariona, el que fuera cantante y guitarrista de Estige, está de vuelta con nuevo proyecto y con su primer EP, “Camino al futuro”. Su nueva aventura mezcla la intensidad a la que nos tenía acostumbrados con bases más electrónicas.

“El nombre de Hombrelobo viene de una coña que tenía con Rafa Angulo. Le hacía gracia que siempre que yo cantaba, aullaba mucho. Súmale que soy bastante lunático y ahí tienes el resultado”. Y así nació el último proyecto de Alejandro Mariona, el que fuera cantante y guitarrista de Estige. Está de vuelta con su primer EP, “Camino al futuro”, la banda sonora de sus últimos años de vida, en la que hay mucha melancolía pero también optimismo y esperanza. El propio artista reconoce que no ha sido un camino fácil y ha tenido que pasar dos años dedicados a la composición y muchas horas encerrado en su estudio.

“Lo más complejo ha sido la producción. Encontrar la atmósfera con la que envolver cada tema es lo que me ha vuelto loco y un poco paranoico. Vamos, en mi línea”. El resultado de sus primeras canciones recuerda a la intensidad de Estige, pero ha evolucionado incluyendo nuevos elementos y, sobre todo, mucha electrónica.

“En este proyecto quería distanciarme de mi pasado. Está claro que tiene un cierto aroma similar en la composición, pero el sonido es diferente y las historias son más personales. Quería tener un hilo conductor que me llevara al futuro de lo que estoy creando. Siempre he tenido una espinita clavada con la electrónica; esta vez me he dejado llevar y he probado sonidos que siempre he querido explorar. Con este primer trabajo quiero abrir una brecha hacía algo diferente a lo que está acostumbrada a escuchar la gente con Estige. Aunque he tenido en cuenta que la transición no podía ser agresiva y debía darle a cada canción justo lo que necesitaba. Ahora ya estamos trabajando más de lleno en la electrónica.” No ha estado sólo en todo este proceso, ha contado con la estimable ayuda de buenos amigos para rematar y afinar el resultado final.

“Dani Rubio es la persona que me ha permitido rebajar el estado neurótico que me estaba provocando trabajar en soledad y se lo agradezco enormemente. Se ha involucrado muchísimo en el proyecto y lo considero parte fundamental del resultado. Para la masterización he contado con mi mentor y viejo amigo Chechu Martinez, que ha seguido desde el principio muy de cerca todas mis peripecias y, además, me ha enseñado muchas cosas, como grabar y producir. Sin él, esto no habría comenzado tan bien”.

Para los directos también se va a acompañar de gente de confianza: Pablo Malatesta (que ya tocó el bajo en Estige), Richi De Niro (que se ocupa de la parte electrónica), Luis Ventura (guitarra) y Nacho Santos (percusión).

“Es complicado preparar un directo completo de Hombrelobo a día de hoy, teniendo en cuenta que se trata de grandes músicos con mucho talento pero poco tiempo. También tiene su complejidad tocar  algo ya compuesto y reinterpretarlo, ya que no busco clavar lo grabado sino adaptarlo al directo e intentar que cada concierto sea único y diferente. De momento, vamos a defender el EP con distintos sets adaptándonos a las salas y a la disponibilidad de cada uno”.