“Queríamos hacer un disco loco que fuera una bomba en el escenario”
Entrevistas / Grises

“Queríamos hacer un disco loco que fuera una bomba en el escenario”

Alberto Bonilla — 22-09-2020
Fotógrafo — Josu Torrealday

La espera no ha sido larga pero sí incierta. Vuelven Grises, pero no de forma discreta, sino a tres mil revoluciones. “Talismán” (Grises, 20) es el trabajo más corto de la banda hasta la fecha pero también el más intenso en un repertorio que ya celebra la década. Ahora que el mundo parece que no volverá a ser igual, los de Zestoa redoblan la apuesta.

Eñaut Gaztañaga nos cuenta los detalles relacionados con el sexto álbum de la banda guipuzcoana:

¿Cómo ha sido sacar disco en estas circunstancias?
Después de un parón de dos años teníamos muchísimas ganas de publicar un nuevo álbum y fue un palo duro no poder hacerlo en marzo. Tras el mazazo de la Covid-19, hemos tenido muchas dudas de si publicar ‘Talismán’ en septiembre o esperar a ver qué pasaba. Pero como no sabemos cómo ni cuándo acabará esta pesadilla, hemos decidido tirar con todo y sacar a la luz nuestro sexto disco. Estamos muy ilusionados de que la gente pueda escuchar nuestras nuevas canciones y que, en un futuro no muy lejano, pueda bailar con nosotros en los directos. ‘Talismán’ ya es de todos ahora, ojalá os guste y lo disfrutéis tanto como lo hemos hecho nosotros mientras lo grabábamos.

Siendo marzo la fecha de lanzamiento del disco imagino que todo se trastocaría más allá de éste.
Sí, todos los planes hechos se fueron a la mierda. Singles, fechas, promo… Nos quedábamos en casa esperando noticias para ver cuáles podían ser los siguientes pasos, pero nadie sabía nada y lo poco que nos quedaba era llevarlo con relativa tranquilidad y sin agobios.

Además justo empezabais a girar…
Íbamos a tocar en Bilbao, Vitoria y Azpeitia para ir arrancando. El concierto de Bilbao se suspendió el mismo día que actuábamos. La verdad es que entre todos decidimos que no, que no era momento de actuar. El de Vitoria se suspendió también por el número de infectados… Tuvimos que reorganizar todo.

¿Qué puede hacer una banda de rock en un momento así?
En nuestro caso hemos estado muchos días ensayando para que fuera todo contundente al llegar los directos. En un primer momento hablamos por Whatsapp de no dejar de ensayar cada uno en su casa. Y ahora tenemos un local de 200 metros que hemos aprovechado guardando las distancias de seguridad, así que al menos…
Bueno, hablemos de cosas más alegres. Estáis aquí de nuevo tras un parón como banda,

¿Cómo ha sido este tiempo?
Hace un año, en enero, decidimos parar… En Berriz hicimos un concierto y ahí decidimos que no estábamos preparados para volver a arrancar otra gira. Necesitábamos un descanso. Fueron cinco discos y diez años de gira. La verdad es que estábamos un poco quemados, pero no lo anunciamos en ese momento sino más tarde y dimos un par de conciertos de despedida. Decidimos descansar, aunque yo no lo hice mucho porque monté un grupo más rockerillo y algo más local (Ezpalak). Durante el parón nos han pasado cosas buenas y cosas malas, pero hemos aprendido a tener paciencia, sobre todo en este contexto que invita forzosamente a ello.

“Paramos porque después de cinco discos y diez años de gira estábamos un poco quemados” 

Hablando del nuevo álbum, y tras consultar la nota de prensa que enviáis, leo que la electrónica pura queda un poco de lado, pero sí que noto que sigue existiendo en el disco…En este caso fusionada con un rock más duro, ¿lo queríais de esa manera?
Al hacer el disco fuimos componiendo poco a poco. Durante unos meses surgieron ideas en mi estudio, nos mandábamos maquetas y cosas curiosas, pero la verdad es que sin ningún rumbo ni dirección. Queríamos un disco que fuera personal y hemos probado todo para lograrlo. También queríamos hacer un disco loco, más directo, que fuera una bomba en el escenario. El álbum tiene un montón de sintes analógicos pero al final es curioso porque es un disco bastante de riff, de fuzz.. El complemento de todo ello ha sido esa electrónica que ha hecho que quede curiosillo.

Ese toque más salvaje de este álbum se nota en temas como “No estoy a salvo aquí”, incluso con un puntito hardcore en algunos momentos… ¿Qué habéis estado escuchando para inspiraros?
Hemos estado escuchando cosas que no tienen nada que ver con el rock. A nivel persona yo tiro por grupos más guitarreros como Ty Segall, Royal Blood… A todos nos gustan en general, y creo que ha llevado a que en directo hayamos sonado cada vez más directos y guitarreros con el paso del tiempo. Pero como grupo, hemos escuchado cosas como M.I.A., que a nivel de percusiones y rítmica sí que se ha traslado al disco. Ha sido una influencia clara aunque en el disco quizás no se note tanto. También hemos escuchado Battles, con esa locura de ritmos raros y loops que van entrando en las canciones y que nos gusta mucho.

“Azul” es un tema trepidante que cuenta con una grandísima colaboración (Víctor Cabezuelo de Rufus T. Firefly), ¿cómo surge la idea?
Con Rufus hemos coincidido a lo largo de los años de gira. Yo personalmente no he tenido mucha relación, pero Alejo (teclados) sí que ha tenido bastante más trato. Es un grupo que nos encanta y hay bastante afinidad entre ellos y nosotros. Fue a raíz del BBK Live pasado que se encontraron Alejo y Víctor y comentamos que igual le decíamos de hacer algo en el nuevo disco. A Víctor le pegaba este tema y rápidamente nos dijo que sí. Sinceramente, fue bastante espontáneo. Creo que los dos grupos tienen algo de psicodelia, diferente, pero tienen algo que ver. Le mandé a Víctor una pista estéreo y él nos mandó las voces. La fusión ha quedado muy bien y el resultado nos ha convencido a todos.

“Galdu arte” es una colaboración también muy enérgica y en euskera, ¿hasta qué punto ha influido Ezpalak como proyecto en el que has ido trabajando?
No habíamos hecho algo así hasta ahora. Igual en el pasado hemos tenido más público de Madrid y por eso ahora nos hemos sentido con más ganas de hacerlo. Es cierto que habíamos hecho una versión en euskera, pero queríamos una canción que fuese nuestra. El disco tiene ocho temas y había otra canción en euskera que en un primer momento no era esta y, en cambio, “Galdu Arte” se había quedado en la maqueta sin voces. Al final decidimos incluirla porque queda muy cañera y casa con el conjunto. Es curioso porque decidimos grabarla un domingo y ya la dejamos hecha casi entera, aunque faltaban algunas cosas para terminarla. Pensamos que estaría bien una colaboración y acabamos hablando con Jurgi de Willis Drummond. No lo conocíamos personalmente, pero al contactarle le apeteció mucho colaborar. Vino el día de Reyes, la hicimos, y estamos encantados.

¿La llevaréis al directo?
Sí, es muy salvaje. Nos ha costado ensayarla para que suene igual que el disco, pero estará seguro.

“Una banda puede hacer doce canciones y luego solo se escuchan tres. Y es cierto que igual tienes ganas de decir más, pero no hay tiempo para consumirlo”

Algo que me ha sorprendido también es que aunque el disco es un chute de energía irrefutable, es vuestro trabajo más corto…
Han quedado bastantes ideas fuera. Los grupos cada vez hacen álbumes más cortos ya que a la gente le cuesta consumir un disco entero. Una banda puede hacer doce canciones y luego solo se escuchan tres. Y es cierto que igual tienes ganas de decir más, pero no hay tiempo para consumirlo. Ni siquiera a estas alturas sé si un trabajo de 27 minutos como el nuestro debe ser un álbum o un EP…

“Parte de mí”, es la canción más Grises, la que recuerda más a vuestra trayectoria en los últimos años, ¿había miedo a despegarse del todo de lo que veníais haciendo?
Siempre en cuanto hacíamos los temas había cierto miedo o deseo de hacer algo poperillo para que llegase también a los fans de siempre, a esos Grises más melódicos. Algo que fuese positivo pero a la vez melancólico. Había varias ideas de ese tipo, también ideas nuevas. Es cierto que esta canción, la melodía inicial, venía de dos discos anteriores, y aunque sea un poco diferente nos encajaba dentro del disco y es una de las posibles para el directo. Pero luego vete a saber cuántas tocamos de las nuevas…

¿Veremos a Grises en los conciertos y festivales pospuestos?
Como el disco ha salido tarde, se está haciendo más trabajo de cara al año que viene que a este. Vamos a hacer las primeras fechas de presentación y a ver cómo va esto. El verano que viene, si se puede, intentaremos hacer todos los festivales que sean posibles, ya que ir de festivales para nosotros es también una forma de hacer vacaciones. Por otro lado, en el grupo cada uno tiene su trabajo y sus historias, así que tampoco podemos dedicarnos cien por cien a este. Vivir solo de la música ya se sabe que es muy difícil y más ahora.

Próximas fechas de conciertos:

26 de septiembre – SANAGUSTIN KULTURGUNEA (Azpeitia)

9 de octubre- JIMMY JAZZ (GASTEIZ) + XABI BANDINI

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.