“El rock siempre existirá, pero a veces habrá que salir a buscarlo”
Entrevistas / Greta Van Fleet

“El rock siempre existirá, pero a veces habrá que salir a buscarlo”

Hugo Sánchez — 06-05-2021
Fotógrafo — Archivo

Los hermanos Josh, Jake y Sam Kiszka y Danny Wagner forman Greta Van Fleet uno de los grupos de rock y guitarras más exitosos de la escena musical actual. Con amantes y detractores (quiene les consideran una copia descafeinada de Led Zeppelin) a partes iguales, han tenido una acogida enorme y se han conseguido hacer un premio Grammy por su EP “From The Fires”. Esta vez charlamos con Danny Wagner vía Zoom a propósito de su segundo largo, The Battle At Garden’s Gate (Republic/Universal, 21), producido por el archiconocido Greg Kurstin.

¿Es raro para vosotros hacer entrevistas de esta manera en estos tiempos complicados?
Sí, es un poco raro, pero al menos podemos garantizar vernos las caras. Pero sí, es muy extraño.

“The Battle At Garden’s Gate” se publica tres años después de “The Anthem Of The Peaceful Army”, vuestro primer largo. ¿Cuándo sentís como artistas que es momento de volver a entrar al estudio y grabar nuevas canciones?
Este álbum en específico es el producto de girar durante años y años. Llegó un punto en el que teníamos unas cuantas canciones escritas y estábamos preparados para empezar a grabarlas. Las giras refrescaron de alguna forma nuestras habilidades como músicos y compositores. Habíamos evolucionado y descubierto este nuevo sonido “Greta Van Fleet”. Te diría que fue en verano de 2019, sí, ese fue el momento en el que dijimos “estamos preparados”.

¿Vuestros momentos de inspiración llegan en medio de las giras?
En las giras no tenemos demasiado tiempo para nosotros y para tocar libremente. A veces ocurre en pruebas de sonido antes de tocar una noche. Ensayamos y si tenemos un poco más de tiempo nos gusta hacer alguna jam y probar ideas nuevas. Además de eso, siempre tenemos guitarras acústicas en los vestuarios. Es diferente cada vez, nunca lo forzamos. A veces ocurre y a veces no.

“Nos hemos dado cuenta de que solo somos cuatro individuos con figuras enormes del pasado a nuestros hombros y que seguimos hacia adelante”.

Os produce Greg Kurstin. ¿Cómo describirías vuestro proceso colaborativo en estas nuevas doce canciones?
Amamos a Greg. En cuanto le conocimos congeniamos con él tanto musicalmente como a nivel personal y es alguien con quien nunca tienes un momento aburrido. Cuando comenzamos a grabar nos dimos cuenta de que era un experto en la grabación. Tiene todas las referencias e ideas que te puedas imaginar y sabe lo que hay que hacer. Se sienta con nosotros y nunca es intrusivo. Es una fuerza positiva en la habitación y sabe tanto del proceso compositivo que nunca nos deja chocarnos contra la pared.

¿Os habéis encontrado con alguien intrusivo durante vuestra carrera?
Definitivamente. Nosotros mismos lo hacemos a veces entre nosotros y con los años nos hemos dado cuenta de que es tan contraproducente. Cuando escribes todo tiene que ser artístico, libre y deberías estar abierto a experimentar los caminos por los que quieres ir. No nos ha pasado tanto como para que ello nos cause problemas, pero sí que nos ha ocurrido. Es por eso que fue una bendición que Greg supiera en todo momento lo que estaba ocurriendo y no atravesara ningún límite. Mantuvo perfectamente la energía.

Además de ser músico, Greg Kurstin ha trabajado con figuras mastodónticas del rock como Paul McCartney o Dave Grohl. ¿Cómo enfrentasteis una grabación con alguien que tiene tanta experiencia en el sector? ¿Es intimidante?
Esa era precisamente una de las mejores cosas de Greg, que podía ser al mismo tiempo un productor y un amigo. Confiábamos en él y él confiaba en nosotros. Eso es muy importante desde un principio. Nunca había nada que nos diera miedo decirle y nunca había nada que a él le diera miedo decirnos. Era una relación de apoyo y eso es muy positivo. Y no es un misterio que haya trabajado con Paul McCartney o Dave Grohl, ya que ellos son también personas buenas y genuinas. Tiene sentido, encaja con ellos perfectamente.

“Cualquiera puede hacer música y publicarla, y eso es genial, pero a la vez es duro porque hay muchos géneros ensombrecidos y no todo el mundo recibe la misma atención”.

Paul McCartney dijo hace unos años que erais algo así como los “revividores del rock de la generación Z”. ¿Os veis identificados con ese papel?
Nos gusta ese papel, aunque nunca fue uno de nuestros objetivos cuando decidimos ser artistas. Crecimos escuchando y tocando rock‘n’roll y es así como nos expresábamos todo el tiempo. Nuestro sueño era salir ahí fuera y hacer giras, y eso no es algo que le guste a mucha gente, a pesar de que sea así como uno se labra una carrera actualmente. A nosotros nos encantaba, pero entonces no pensábamos en “revivir el rock”. Para nosotros aún estaba y está bastante vivo, pero significa mucho para nosotros que alguien nos dé esa clase de reconocimiento. Nos hemos dado cuenta de que solo somos cuatro individuos con figuras enormes del pasado a nuestros hombros y que seguimos hacia adelante.

Acabas de decirme que crees que el rock sigue vivo. Conocemos el pasado y el presente de este género, pero ¿cuál crees que es su futuro?
Creo que los músicos van a continuar y prevalecer, pero el asunto está en que hay una cantidad de música muy grande en la actualidad. Cualquiera puede hacer música y publicarla, y eso es genial, pero a la vez es duro porque hay muchos géneros ensombrecidos y no todo el mundo recibe la misma atención. Creo que el rock, las guitarras y la música instrumental siempre existirán. Simplemente creo que en algunos momentos será más difícil de encontrar y habrá que salir a buscarla.

En estos últimos cuatro años de éxito y aventura habéis hecho muchas cosas. ¿Cuál fue el momento en el que visteis que esto no iba en broma y que estábais triunfando?¿Fue antes del Grammy en 2019?
La nominación al Grammy fue realmente muy significativa y nos pilló con la guardia baja. Pero creo que la primera vez que nos dimos cuenta de que habíamos conseguido algo realmente increíble fue cuando hicimos nuestra primera gira por los cinco continentes del mundo en 2018. Básicamente viajamos por todo el mundo en un año, y eso es bastante guay.

¿Cómo crees que, como músico, ha cambiado tu forma de tocar y de enfrentar las canciones desde que publicasteis el EP “From The Fires” en 2017? ¿Cómo ha cambiado el sonido de tu set de batería?
Ciertamente ha cambiado mucho. Cuando grabamos ese EP fue la primera vez que cualquiera de nosotros había estado en un estudio de verdad grabando. En ese EP no tenía mucho conocimiento y simplemente tocaba lo que en ese momento sentía correcto. Ahora, después de años de giras y experiencia en el estudio, me he dado cuenta de que utilizo mucho más mi cerebro cuando estoy tocando. Soy muy consciente de lo que hago y saco el sonido que quiero de la batería en vez de simplemente darle todo lo fuerte que puedo. Así es como mucha gente empieza y está bien, es divertido, pero si realmente quieres conseguir ciertos tonos en tu instrumento debes ser delicado y dejar espacio entre tus notas. Este último álbum lo hemos grabado en cinta y sin metrónomo, que es algo que no habíamos hecho antes. Greg quería que sonáramos como sonamos en nuestras giras, y eso nos empujó a convertirnos en mejores músicos. Aunque sea díficil en el momento la recompensa es muy gratificante y sales de allí mucho más fuerte que antes. Después de este disco soy un batería ligeramente diferente. Siempre estoy cambiando.

“Ahora, después de años de giras y experiencia en el estudio, me he dado cuenta de que utilizo mucho más mi cerebro cuando estoy tocando”.

Estoy seguro de que estáis cansados de escucharlo, pero se ha dicho en infinidad de ocasiones que sonáis como Led Zeppelin. Es evidente que vuestro sonido ha cambiado mucho en los últimos cuatro años y que se ha alejado de esas comparaciones, pero desde tu punto de vista ¿dónde está la línea en la música entre lo que es un homenaje y lo que es una copia?
Esto tiene que ver con lo que nos trajo al rock‘n’roll en un primer momento. Led Zeppelin, The Who, Hendrix, Cream… Josh tiene un rango magnífico en su voz y por supuesto que versionábamos muchas de aquellas canciones por aquel entonces. Las primeras personas que hacían esas comparaciones eran nuestros padres y al principio era algo guay. Crecieron con ello y sentíamos que era un honor. Después empezamos a girar y nos dimos cuenta de que era una opinión generalizada y que acaba siendo pesada. Es uno de los motivos que nos hicieron entrar a grabar estas nuevas canciones para un álbum en el que pudiéramos explorar el nuevo sonido de Greta Van Fleet. Fue muy emocionante y estoy seguro de que este trabajo es un testimonio de la evolución del grupo.

Yo también creo que lo es. En este último álbum hay espacio para instrumentales complejas e interludios en canciones como “Broken Bells”. Siendo el directo algo tan importante para Greta Van Fleet, ¿Escribís canciones teniendo en cuenta que luego puedan ser tocadas posteriormente por cuatro personas en un escenario?
Es definitivamente así. Por eso cuando escribimos canciones lo hacemos en directo, cuando estamos todos tocando en una sala. Llega un punto en el que la composición prevalece y es prioritaria. Tienes unas melodías o interludios intrincados y encajan tan bien con la canción que tienes que meterlos. Después te preocupas de cómo transportar eso al directo y ese es también un ejercicio divertido. A veces no necesitas todos esos elementos complicados para seguir sonando completo en concierto. Cuando escribimos no nos preocupamos tanto por eso.

Hablando de conciertos en directo, el septiembre pasado publicasteis vuestro “Live At The Red Rocks Amphitheater”. ¿La decisión de publicarlo tiene que ver con el hecho de que el público lleva un año sin poder disfrutar de las actuaciones en directo como solía hacerlo?
Cuando recibimos la oferta de tocar en el Red Rocks fue un sueño hecho realidad para nosotros, ya que somos amantes de la naturaleza y de Colorado. Nos dejaron tocar dos noches y decidimos que íbamos a filmarlo y a grabarlo. Queríamos tenerlo documentado. Y sí, empezamos a trabajar en el proceso de edición durante la pandemia debido a que no estábamos de gira y no teníamos cosas que hacer. Queríamos publicar todo lo que pudiéramos para que pareciera que seguíamos vivos y la verdad es que nos hizo echar realmente de menos los directos. Fue difícil y nostálgico, pero quisimos compartirlo para que la gente viviera con nosotros ese momento especial que vivimos allí.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.