LA VETERANÍA ES UN GRADO
Entrevistas / Good Riddance

LA VETERANÍA ES UN GRADO

Mikel Sola — 14-12-2001
Fotógrafo — Archivo

QUINCE AÑOS HAN TRANSCURRIDO DESDE QUE ALGUNOS DE LOS INTEGRANTES DE GOOD RIDDANCE SE INICIARAN COMO MÚSICOS PUNK ROCK MACHACANDO VERSIONES DE SEX PISTOLS. DESDE ENTONCES, UNA HISTORIA SIN EXCESIVOS ALTIBAJOS, RESUMIBLE EN CINCO TRABAJOS COMPLETOS PARA FAT WRECK CHORDS, LA DISCOGRÁFICA QUE HA PRESIDIDO SU EVOLUCIÓN. SI ES QUE CABE HABLAR DE ELLA, PORQUE “SYMPTOMS OF A LEVELING SPIRIT” (FAT/ROC.K, 01), EN LA CALLE DESDE JULIO, NO OFRECE NADA QUE SE SALGA DE LAS DIRECTRICES HABITUALES DEL COMBO CALIFORNIANO.

“Siempre hemos tenido influencias de grupos agresivos, duros, e influencias de bandas melódicas. Así que, por lo general, un disco de Good Riddance suena a una mezcla de éstas”. La excepción que confirma la regla a la que Russ Rankin, vocalista y compositor principal, hace referencia habría que buscarla en su anterior larga duración, un “Operation Phoenix” (99) mucho más furibundo y hardcore. “Intento mantenerme al margen de encasillar las cosas como punk o hardcore, porque hoy en día esos términos tienen significados muy diferentes para gente distinta”. El siempre serio Rankin, que se muestra menos reacio a la hora de ser considerado “el pensador” de la banda, entiende que “rock´n´roll amplificado” es, por su imprecisión, la etiqueta que mejor se ajusta a su sonido. “La gente va a tener una mejor oportunidad de disfrutar de nuestra música si acude a ella sin una idea preconcebida”, sostiene.

“Mi problema con Estados Unidos es que somos una nación rica y poderosa, y somos el único país industrializado y democrático que no tiene sanidad pública”

Pese a lo mencionado anteriormente, nuestro entrevistado observa algunas novedades en “Symptoms Of A Leveling Spirit”. “Lo que me gusta en cuanto al aspecto vocal es que, con ayuda de nuestros productores (el batería Jason Livermore más Bill Stevenson y Stephen Egerton de Descendents/All, ahí es nada), me di cuenta de que podía cantar de una manera mucho más uniforme en todo el disco, mientras que anteriormente gritaba en las canciones agresivas y trataba de contenerme en las melódicas”. Para evitar posibles confusiones sobre el número de cantantes en Good Riddance, Russ Rankin tomó como ejemplo al también descendiente Milo Aukerman. Con todo, pocos cambios se atisban en las letras de estos veteranos (principian la treintena) de Santa Cruz, que nunca han hecho ascos a la crítica social y que, como Pennywise, han visto en la administración Bush un nuevo estímulo. “Me jodió, y por supuesto que me motivó a escribir canciones como “Defusing The Popular Struggle” –en ella califica su gabinete de “despótico”–. Y no tanto su elección como el hecho de que nombrara fiscal general a John Ashcroft: es un fanático de profesión, que quiere ilegalizar el aborto, ejecutar a más gente con la pena de muerte, y lleva toda su carrera tratando de acabar con las leyes sobre delitos motivados por el odio”. A la vista de que Rankin, también bajista de Creep Division, no tiene reparos en opinar, le preguntamos por su postura “oficial” acerca del patriotismo, porque sus textos pueden dar lugar a equívocos. “Mi problema con Estados Unidos es que somos una nación rica y poderosa, y somos el único país industrializado y democrático que no tiene sanidad pública. Somos muy autocomplacientes, y creemos que no necesitamos cambiar nada. Si dedicásemos más tiempo a intentar mejorar nuestro país para todo el mundo, no sólo para los ricos, la gente llevaría una vida mejor. Y en ese sentido supongo que soy un patriota, porque quiero una vida mejor para todos los estadounidenses” (pausa) “...y para todo el mundo. Pienso que, especialmente hoy en día, el mundo es tan pequeño, como una comunidad global, que no tiene mucho sentido hablar de países concretos”. Así que no existen tantas diferencias entre los postulados de Good Riddance y los de los canadienses Propagandhi. “Estoy de acuerdo con todo lo que ellos dicen. (...). Nadie lo tiene peor que Canadá, porque están aquí mismo, y sufren las consecuencias de cosas como el Acuerdo de Libre Comercio Norteamericano, y de todo lo que EEUU hacemos”. Muy bien, pero volvamos a la música: en noviembre, Good Riddance y Kill Your Idols compartirán un EP que Jade Tree editará merced a la “conexión David Wagenschutz“, nuevo batería (“es un maníaco, le encanta tocar rápido y agresivo”) de cuyo bagaje pueden tomar nota remitiéndose a los extraordinarios Kid Dynamite y a los primeros Lifetime. Asimismo, el cuarteto nos visitará por enésima vez, acompañado por Death By Stereo. “Pero vamos a intentar tomárnoslo con más tranquilidad, porque ya somos mayores, y no es saludable ir de gira tanto como hemos hecho anteriormente”. Si es que aún no han tenido oportunidad de verlos en directo, pueden abrir boca con “Exposed! 1994-1999”, vídeo en el que compilan, en algo menos de una hora, diferentes actuaciones. No faltan sus temas más celebrados (“All Fall Down”, “Waste”), y en efecto, Chuck Platt, bajista y bufón de la banda (además de contrapunto del sobrio Rankin) también hace de las suyas.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.