“Ojalá llegar al nivel de Love Of Lesbian”
Entrevistas / Ginebras

“Ojalá llegar al nivel de Love Of Lesbian”

Elena Vivar — hace 4 semanas
Fotógrafo — Archivo

Sin plantearse mucho las cosas y haciendo lo que les pide el cuerpo. Así se presentan Ginebras, un grupo que a la sombra y cobijo de VananaRecords, sacó su primer EP Dame 10:36 minutos en octubre y tres meses después ya están confirmadas para el Low Festival. el Mallorca Live Festival, el Gigante, y el Capital Fest. Como todo recién llegado, Magüi (voz principal y guitarra rítmica), Sandra (guitarra solista y coros), Raquel (bajo) y Julia (batería) no se han librado del cartel de grupo emergente, pero si las cosas siguen como hasta ahora habrá que quitárselo dentro de muy poco.


Entre conciertos propios, conciertos a los que vais de invitadas, confirmaciones en festivales como el Low Festival, el Capital Fest, etc estáis que no paráis. ¿Cómo lo estáis viviendo?
(Julia)
Yo llevo diciendo desde que tocamos en Alicante que necesitamos un psicólogo (risas).
(Sandra) A ver, ha habido casos de crecimiento mucho más heavies que el nuestro. Raquel y yo, por ejemplo, hemos estado en otras bandas y nada que ver con lo anterior.
(Magüi) Sobre todo por como empezó todo, que nosotras no teníamos la confianza de que esto pudiera gustar a la gente, por eso yo creo que nos ha impresionado más. Es muy loco. Yo a veces voy sentada en el metro y no me lo creo. Nos llegan mensajes todos los días diciéndonos que lo que hacemos está muy guay. Que no creo que sea nada comparado con la gente que tiene millones de seguidores y que le deben llegar millones de mensajes, pero igual nos llegan cuatro o cinco mensajes al día de gente que nos dice “qué guay”.
(Raquel) Y que a saber en qué acaba esto, pero es que ahora cualquier cosa nos hace muchísima ilusión.

Pero Magüi y Sandra, por lo que he leído esto viene de muy atrás, fue en 2016 cuando surgió la idea de formar un grupo, ¿hubo algo que os empujara a tomar esa decisión?
(Sandra)
Nosotras nos conocimos en 2015 y como las dos tocábamos la guitarra lo de tocar juntas salió solo.
(Magüi) Estuvimos mucho tiempo con la cosa de buscar bajista y batería. Y al final el empujón final nos lo dio una amiga nuestra de la universidad.
(Sandra) Ella estaba estudiando un master de industria musical y nos dijo: “Esto es lo que ahora está creciendo, tenéis que sacarlo”.

Sé que no hay pregunta más cuñada y típica que la os voy a hacer ahora, pero cuanto antes me la quite de encima, mejor. Contadme de dónde surge el nombre de Ginebras…
(Sandra) Yo tocaba la guitarra y componía desde pequeñita y por las noches antes de dormir siempre me imagino cosas. Esa vez me imaginé en un escenario cantando mis canciones, pero luego pensé “Sandra, dónde vas si tú no tienes voz para cantar”. Entonces me imaginé en un escenario diciendo “Nosotras somos…”. Primero me vino a la cabeza Tequila pero ya estaba cogido, luego pensé en Ginebra, pero también estaba pillado.
(Magüi) Así que le añadimos un “s”. Así de simple. Vino y como vino se quedó (risas).

¿Y el de vuestro disco? ¿De dónde salió lo de Dame 10:36 minutos?
(Sandra) Pues estábamos poniendo por el grupo de Whatsapp en mayúsculas nombres de posibles títulos del disco. Cuando hablábamos normal en minúsculas y cuando proponíamos un nombre en mayúsculas. Y entonces justo en ese momento dije “Tía, Magüi, que nos ha seguido Gonzalo Cabs (un influencer que nos gusta mucho), te llamo”. Magüi respondió en mayúsculas “DAME 10 MINUTOS” y Raquel pensando que era un nombre para el disco respondió: “Pues me gusta”. Y de ahí surgió la idea. Lo de 10:36 minutos era supuestamente la duración del disco completo.
(Raquel) Pero en realidad dura 11:17. No sé por qué le dejamos a Sandra encargarse de estas cosas. (risas)

Ya sabéis que existe una cierta obsesión por catalogar toda la música que va saliendo.  Por lo que he leído cuando os preguntan sobre este tema os identificáis con un “tonti-pop gamberro”. ¿Tuvisteis siempre claro el tipo de música que querías hacer?
(Magüi) No, de hecho cuando Sandra y yo empezamos, componíamos canciones con la guitarra acústica y todo sonaba más a balada pop. Por eso decíamos que eran tan importante la batería y el bajo, porque con eso ya le puedes dar el rollo que tu quieres.
(Raquel) En realidad las melodías siguen siendo igual, lo que pasa es que se han ido transformando en algo más macarra.
(Sandra) Yo creo que lo guay de nosotras es que no intentamos hacer un género sino que simplemente nos dejamos llevar y hacemos lo que nos sale.
(Raquel) Y también que no sabemos hacer otra cosa… (risas)

Y las influencias… hay grupos que tienen influencias más estáticas y otros que con el tiempo van cambiando o incluso acaban buscando nuevos sonidos. ¿Creéis que vuestras influencias van a cambiar?
(Sandra) Yo creo que van a cambiar nuestras influencias porque básicamente desde que tengo uso de razón cada año me da por algo.
(Julia) Nuestra esencia va a estar, pero creo que a medida que vayamos creciendo iremos cambiando. Lo que nos vaya pidiendo el cuerpo.
(Magüi) Yo quiero cambiar. Aunque luego se nos echarán encima como ha pasado con otros grupos que han cambiado el tipo de música que hacían. Evolucionaremos de manera natural.

“Yo quiero cambiar. Aunque luego se nos echen encima como ha pasado con otros grupos que han evolucionado”

Y ahora yendo ya un poco más a lo particular. Fan emergente es una canción que describe bastante bien vuestra realidad ahora mismo. Podría ser casi como vuestra carta de presentación. ¿La escribisteis con esa intención?
(Magüi)
Empezó siendo una canción que hablaba de sexo. Nos gustaba el estribillo, pero decidimos transformarla. Empezamos hablando de otras bandas emergentes, pero al final nos dimos cuenta que podía ser una carta de presentación nuestra y pensamos: “Vamos a sacarla ahora no vaya a ser que luego nos vaya bien y ya no tenga sentido decir que somos un grupo emergente” (risas).
(Raquel) Fue una transformación, Fan emergente es como un Frankestein de otras canciones nuestras.
(Sandra) Lo guay es que yo creo que hemos creado como un concepto. Ahora nuestros fans en vez de ser “ginebrers” y todas esas mierdas son “fans emergentes”. Y eso mola.

A propósito de Fan emergente, en esta canción decís que a vosotras no os veremos en los teatros pero… ¿y llenando un WiZink? Elyella nos confesaron que os ven totalmente capaces.
(Raquel)
Es que se vienen muy arriba (risas).
(Magüi) A ver, la Riviera igual lo compro, pero un WiZink ahora ni de coña y el día de mañana yo lo dudo también muchísimo. Si pasa, de puta madre.
(Raquel) Bueno igual siendo teloneras de Pablo Alborán o algo así… (risas)
(Sandra) Igual siendo cuatro bandas o toda la familia Vanana pues igual sí que lo llenaríamos.

Siguiendo con el repaso a vuestras canciones. Creo que muy pocos se atreverían ahora mismo a hacer una versión de Rosalía. ¿Cómo surgió la idea?
(Sandra) Fue de coña.
(Magüi) Dábamos un concierto en la Sala Sirocco y no teníamos canciones suficientes. Así que decidimos que había que hacer dos versiones; una que se pareciera a nosotras y otra que no tuviera nada que ver. Cogimos una de los Fresones Rebeldes y Con altura salió sola.
(Sandra) La hicimos solamente para ese concierto, pero la gente nos empezó a decir que teníamos que grabarla.
(Raquel) Es que nosotras no nos plateamos muchas cosas, van surgiendo.
(Sandra) De hecho dudamos bastante a la hora de meterla en el disco, pensamos que como Cariño ya había versionado a C.Tangana y The Parrots a Bad Bunny, pues igual iban a pensar que nos estábamos copiando de algún modo.

¿Os plateáis versionar algún otro tema?
(Magüi) De momento no nos lo hemos planteado, pero la verdad que a mí sí me gusta coger una canción que no tenga nada que ver y transformarla.
(Sandra) Lo que no queremos es ser un grupo reconocido por hacer versiones. Que igual si en cada disco metemos una versión, al final esas versiones se quedan como las más escuchadas en Spotify.

He leído que le dais mucha importancia al título de las canciones, que de hecho lo decidís antes de tener la letra de la canción, ¿cómo es ese proceso de composición de las letras?
(Magüi)
Sí, lo del título es cierto, nos pasa con la mayoría. Pero es porque siempre que nos ponemos a componer nos preguntamos de qué queremos hablar y entonces normalmente ya llevamos el título pensado. A lo mejor estamos hablando, por ejemplo, que estamos muy a tope con el Satisfyer, porque lo hemos descubierto y estamos como locas, pues decimos “buah molaría un montón hacer una canción que se llamara Satisfyer”. Y una vez que ya tienes eso pues desarrollas el resto.
(Raquel) Cuidado que igual ahora nos copian la idea (risas).

¿Las componéis entre todas o hay algún cerebrito que lleva más la iniciativa en este tema?
(Magüi)
Si nos ponemos a componer todas, participamos todas, pero si es verdad que Sandra suele traer más canciones.
(Sandra) Pero no es que yo sea la cerebrito, es que yo las enseño.
(Raquel) No me mires a mi, mira a Magüi (risas).
(Magüi) ¡Yo no las enseño porque lo que yo escribo no pega nada con el estilo de Ginebras!

Por cierto, cuando estuvimos cuadrando el día para hacer la entrevista, me comentaron que por las mañanas vosotras lo teníais complicado porque trabajabais. ¿Cómo es vuestro día a día? Es decir, cómo son vuestras vidas más allá de Ginebras.
(Julia) Yo soy fisioterapeuta y estoy en una clínica de doce de la mañana a nueve de la noche. O sea que hoy me he escaqueado (risas).
(Magüi) Yo curro en una editorial de música, no me pagan, estoy de prácticas, la música todavía no da de comer (risas). Así que estoy ahí a ver si me hacen contrato. Pero bueno estoy haciendo lo que me gusta así que no me importa.
(Sandra) Yo trabajo de community manager en una productora. Hay noches que tengo que trabajar de community en una serie de televisión y si ese día tengo concierto, tengo que salirme después de tocar a la puerta de la discoteca para subir cosas a las redes.
(Raquel) Y yo soy ingeniera industrial, hago electrónica en la Universidad Autónoma. La verdad que tengo buenos horarios, no me puedo quejar.

¿Y se os ha pasado por la cabeza ser Ginebras a tiempo completo? Vivir de esto, vamos.
(Magüi)
Hasta que no sea súper evidente que se puede vivir de esto ninguna va a dejar sus trabajos. Eso o que se llegue a un punto en el que no se pueda compaginar y Ginebras ya vaya de puta madre, entonces en ese caso pues se vería.
(Raquel) Estamos aquí porque hemos pedido permiso, si al final tenemos que dedicar tiempo a hacer cosas que hace la gente famosa pues… no será compatible seguir con nuestros trabajos de ahora.

Hace cuatro meses os fichó VananaRecords, un sello de artistas dirigido por artistas. Que vuestros “jefes” sean artistas ¿ha enriquecido u os ha dado más libertad en el proceso de grabación?
(Sandra)
Nos ha enriquecido muchísimo, nos dan muchísima libertad.
(Magüi) Cuando decimos lo que queremos hacer o lo que queremos grabar, siempre es un “sí” a todo. Pero yo creo que es también porque nos entendemos bien, les gusta lo que hacemos. Ha sido todo muy fácil. Que nos lleven artistas que ya han tenido sus experiencias, que han vivido cosas con otras discográficas a nosotras nos ayuda un montón.
(Raquel) Como ellos ya han vivido lo que estamos viviendo nosotras pues también nos dan consejos a nivel personal que no es lo mismo que te lo de una persona que lleva un montón de tiempo metido en una oficina.
(Magüi) Y sobre todo el hecho de ser tan poquitos hace que nos presten más atención. Yo siempre les digo “como fichéis a alguien más os reviento” (risas).

“No ha habido un momento de sentarnos y preguntarnos qué estilo llevábamos. Lo que nos define es que no nos definimos.”

Bueno, al hilo de VananaRecords, preguntar cómo es vuestra relación con Elyella es absurdo porque se nota que habéis encajado a la perfección, pero si me gustaría saber cómo empezó todo, ¿cómo llegasteis vosotras a ellos o ellos a vosotras?
(Magüi) Nosotras grabamos Todas mis ex tienen novio con unos amigos, pero no nos gustó como quedó la mezcla. Uno de los profesores de Raquel en la TAI (Centro Universitario de Artes) era Tomás, el teclista de Amaral, y le dijo que queríamos remezclar este tema. Él le paso el contacto de Pau Parades. Raquel se lo pasó a Ana que es la chica que nos dio el empujón para acabar creando Ginebras. Y Ana ya se puso en contacto con ellos.
(Sandra)  Ella solo les preguntó cuánto nos costaría remezclar el tema, porque en verdad era lo que queríamos. Pero cuando la contestaron le dijeron que querían conocernos. Y así fue como empezó todo.

Y ahora cambiando un poco de tercio. Estamos en un momento en el que se mide y calcula mucho la estética tanto de discos, videoclips, redes sociales… En el videoclip de La típica canción hay mucho curro detrás. ¿Fueron ideas vuestras?
(Sandra) En verdad fue como un intercambio de ideas. Quedamos con los chicos que nos lo hicieron, estábamos hablando con ellos y nos pidieron que les dijéramos influencias, videoclips que nos gustaran…En definitiva la conclusión a la que llegamos es que queríamos que fuese una carta de presentación, mostrar cómo somos nosotras y cuál es nuestro estilo. Justo en ese momento dijimos: “Vale, pero ¿cuál es nuestro estilo?”. A ellos con esa frase les valió para saber que lo tenían. Y de ahí montaron toda la historia de que salieran diferentes grupos y que al final nosotras encontráramos nuestro estilo.

¿Cómo lleváis vosotras ese tema? ¿Habéis tenido o tenéis a alguien detrás que os aconseja por dónde tirar?
(Magüi) Yo con lo de la imagen me rayaba al principio, pensaba que teníamos que definirlo. Pero realmente no ha habido un momento de sentarnos y preguntarnos qué estilo llevábamos.
(Sandra) Es que yo creo que lo que nos define es que no nos definimos.
(Magüi) Sí, pero por ejemplo en redes sociales creo que tenemos una presencia especial. Me refiero, de subir un montón de contenido, hacer el imbécil, ser naturales…
(Raquel) Nuestro estilo es la no censura. Además, hay algo que yo pienso que es muy importante y es que entre nosotras no nos criticamos por las pintas que llevamos, excepto una camiseta que tiene Sandra que es horrorosa (risas). Pero el resto es natural, no está pensado, nos dejamos hacer lo que nos da la gana.

¿Y si Ginebras empieza a tener mayor repercusión? ¿Os dejaríais aconsejar?
(Magüi) Si cambiamos nosotras por lo que nos rodea y lo que nos aconsejan nos sigue representando, perfecto. Lo que yo no quiero acabar haciendo nunca es algo con lo que yo no estoy cómoda.
(Sandra) Es que tendrías que vernos en nuestro primer bolo. Sandra y yo cantando canciones de Julieta Venegas y de El Kanka. Las pintas, cómo nos movíamos en el escenario, treinta kilos más cada una, los pelos… todo.
(Magüi) Y ahora lo recordamos y nos da vergüenza. Entonces probablemente dentro de diez años nos veamos ahora y nos daremos vergüenza (risas).
(Sandra) Yo ahora pienso que soy súper yo, pero en su día también pensaba que era súper yo. En definitiva, creo que si va cambiando nuestra estética va a ser un cambio natural.

Y ya para cerrar, cómo os veis de aquí a un año, ¿tenéis algún objetivo a largo plazo?
(Sandra)  Voy a ir más allá, te voy a decir cómo me gustaría ver a Ginebras de aquí a diez años. Ojalá marcarnos un Love of Lesbian. Ojalá llegar a ese nivel.
(Magüi) A nosotras nos queda mucho por mejorar musicalmente, pero nos estamos esforzando un huevo. Nos gustaría tener una calidad musical, que esto no se quede es un grupo de “míralas qué bonito les fue” y ya está. Aunque al final eso lo decide la gente, nosotras estamos teniendo la suerte y la casualidad de que lo que nos nace le gusta a la gente, pero a lo mejor dentro de cinco años hacemos otra cosa y a la gente no le gusta. Si sale bien, bien, y si no pues nada, seguiremos haciendo música igualmente.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.