“Somos feministas, pero no lo utilizamos para decir que somos súper revolucionarias”
Entrevistas / Ginebras

“Somos feministas, pero no lo utilizamos para decir que somos súper revolucionarias”

Álex Jerez — 02-10-2020
Fotógrafo — Archivo

Ginebras han pasado de grabar maquetas en casa, y presentarse a concursos, a ser uno de los grupos revelación más prometedores a nivel nacional. Con Ya dormiré cuando me muera (Vanana, 20), su primer álbum, buscan consolidar su propuesta y tomar impulso hacia el futuro.

Todo el mundo habla de estas cuatro amigas que no tienen pelos en la lengua, que saben construir temas llenos de referencias generacionales y, sobre todo, buscan pasárselo bien. Ahora no solamente hablarán, sino que cantarán las canciones de su primer larga duración, Ya dormiré cuando me muera . Hablamos con las cuatro componentes del grupo por videollamada, tras su concierto en el madrileño Vanana Day, para que nos expliquen ese sabor agridulce que sienten al publicar su primer álbum en plena pandemia y no poder salir de gira en las condiciones de siempre para promocionarlo como se merece.

¿Qué está siendo lo más duro de sacar ‘Ya dormiré cuando me muera’ en la situación cultural que estamos atravesando?
(Raquel) No poder presentarlo a lo grande. Nosotras nos imaginábamos una presentación de disco en la que poder abrazar a nuestros amigos y celebrarlo. Pero bueno, es lo que hay así que se nos va a quedar muy cortito todo para una salida de un primer disco.

Bueno, pero al final la acogida está siendo muy buena. Cada single que habéis presentado ha tenido el apoyo del público.
(Sandra) Sí, si del público no tenemos ninguna queja. Lo que nos da rabia es que cuando estábamos grabando el disco había muchas partes que estábamos deseando tocar en directo. Y, al final, todos en la silla.

“Al final nosotras componemos en base a nuestras experiencias y si la gente se ve reflejada en ello está muy guay”.

Sois animales de directo entonces.
(Magüi) Sí, pensamos en él todo el rato.
(Sandra) Sí, evidentemente tenemos que mejorarlo muchísimo pero poco a poco nos vemos más cómodas. Piensa que íbamos a rodar por un montón de sitios este verano y ha terminado siendo un entrenamiento en casa. Como la gente haciendo deporte, pues igual (risas).

Más adelante ya llegará la experiencia. Habladme un poco del proceso de creación y grabación del disco.
(Magüi) Pues lo hemos grabado todo con Pau Paredes. Realmente eran canciones que ya las teníamos bastante trabajadas, pero claro juntarte con Pau es viajar por una galaxia nueva. Nos hace todo muy fácil.
(Raquel) Desde el minuto uno nos enamoramos de él y creo que él de nosotras un poquito. No, no me estoy tirando flores.

Bueno y ahora lo de “enamorarse en el metro” de Madrid está bastante difícil porque entre la mascarilla y las tensiones.
(Raquel) Bueno yo creo que es hasta mejor porque te imaginas que la gente es guapa y a saber cómo es detrás de la mascarilla.
(Juls) Claro, ahora te enamoras y luego dices bueno en realidad no era para tanto (risas). Pero sí, hay un punto entre inseguridad, miedo y decepción.

¿Hasta qué punto son completamente autobiográficas las letras y hasta qué punto habláis más bien de todo lo que os rodea a nivel generacional?
(Magüi) Pues yo creo que ambas cosas tienen muchísimo peso. Si no nos ha pasado a nosotras lo que contamos le ha pasado a una amiga. Cuando tú te ves una película “basada en hechos reales” al final tienes que ficcionar algo. Pues esto es igual.
(Sandra) Si es que esto es como hacer un documental. Al final te basas en el mundo real aunque haya alguna canción que maquillemos. No en plan inventadísima de la muerte, si no como dice Magüi: basada en alguna amiga nuestra o inspirada en nuestra generación.
(Raquel) Bueno y también está ‘Cosas moradas’, que es mezclar cosas por mezclar (risas)
(Magüi) Sí, ‘Cosas moradas’ es como un juego. Ponte a escuchar “Cosas moradas” e intenta pillar todo lo que se dice.

Bueno es que al final el sonido del álbum es muy amplio y lo mismo saltáis del tonti-pop al ska que tiráis por el doo wop. Al final entiendo que dependiendo del tema tenéis más margen a la hora de contar determinadas cosas.
(Raquel) Sí, hay bastantes canciones del disco que venían además de serie con la idea de montar Ginebras. Canciones que habían compuesto Sandra y Magüi; que a nosotras también nos fliparon y decidimos sacarlas. A mí los dos primeros audios que me mandaron Sandra y Magüi cuando las conocí… Bueno, primero no me mandaron nada hasta que no les caí yo bien. Pero luego, una vez que pasé esa barrera, me mandaron ‘6AM’ y ‘Cosas moradas’ con guitarrita acústica en su casa. Y cuando las escuché fue como que sentí algo especial. Yo no sé si esto os lo he dicho alguna vez. Me pongo ñoña (risas).

¿Os veis un grupo reivindicativo?
(Magüi) Sí, pero sin buscarlo. A mí me gustaría ser un grupo reivindicativo pero sin forzar el ser únicamente eso.
(Sandra) No es nuestro objetivo hacer canciones para súper feministas por el poder de la mujer. Somos feministas, pero…
(Magüi) Exacto, somos feministas pero no lo utilizamos como baza para decir que somos súper revolucionarias y reivindicativas.
(Raquel) Además, yo creo que el hecho de que seamos cuatro mujeres tocando ya reivindica algo porque es, desgraciadamente, luchar un poco contra lo establecido.

“Nosotras lo que queremos es buen rollo, fiesta, y como dice Sandra igual el próximo disco es completamente distinto”.

Al final habrá mucha gente que ‘ siga porque se sienta identificada y sobre la que generaréis influencia.
(Magüi) Sí, es verdad que nos sigue mucha gente joven y al final tenemos una responsabilidad sobre ello. Pero bueno, nosotras somos lo que somos. Somos naturales y la cagaremos muchas veces.
(Juls) Al final nosotras componemos en base a nuestras experiencias y si la gente se ve reflejada en ello está muy guay. Te iba a decir una palabrota pero luego no sé como la vas a traducir.
(Raquel) De puta madre.

¿Entonces de fiesta con Carmen Lomana no os veis?
(Magüi) Sí, ¿por qué no? Nosotras queremos llevarnos bien con todo el mundo. No nos posicionamos (risas).
(Juls) La música crea lazos. Da igual lo que pase detrás de esa persona mientras sea simpática. Todo sea tomarse una caña.
(Raquel) También te digo que lo mismo la caña a lo mejor te puede salir por veinte euros donde se la tome ella y no nos sale rentable. Pero bueno, yo es que creo que detrás de la gente que escucha nuestra música puede haber un montón de ideologías.
(Sandra) Efectivamente. No elegimos a los fans.

¿Y tenéis claro hacia dónde queréis evolucionar como grupo?
(Raquel) Pues nos vemos tocando con gente sin mascarilla (risas).
(Sandra) No sé tío. En este disco hemos intentado hacer canciones de diferentes estilos y temas. No nos queremos centrar en ser únicamente una banda que solo cante canciones de Madrid, una banda que solo hace rock’n’roll o una banda que solo hace tonti… Igual en el segundo disco hay un saxo, metemos unos sintetizadores y no hay ni batería ni bajo.
(Magüi) Nosotras lo que queremos es buen rollo, fiesta, y como dice Sandra igual el próximo disco es completamente distinto. Ni siquiera quiero seguir por hacer un segundo disco igual. A mí personalmente me gustaría probar otras cosas.

¿Y si de repente alcanzarais un éxito enorme, pero dejarais de pasároslo bien como grupo?
(Raquel) Pues nos llamamos “Rones” o algo así y empezaríamos de cero (risas).
(Sandra) Bueno, existiría la posibilidad de descansar. De decir, vale se nos ha ido la flama. Hemos pegado el pelotazo, se nos ha subido el ego a todas y estamos agilipolladas perdidas. Esto como siga así va a ir mal. Así que…
(Magüi) Pararemos cuando yo tenga hijos.
(Raquel) ¡Oye! Dijiste que no íbamos a parar, que ibas a llevártelos a los festivales.
(Magüi) Bueno, pero no puedo tocar con el bombo. Luego le pongo en la trona ahí en mitad del escenario (risas).

¿Y qué escuchan Ginebras ahora?
(Magüi) Últimamente estamos con Sidonie hasta la muerte. Hemos coincidido con ellos en un festival y estamos fascinadas, nunca mejor dicho, con ellos como seres humanos. Y luego hay muchos artistas como dani. No sé, coincidimos mucho en nacional.
(Raquel) Sí, luego ya cada una escucha mucho sus cosas. A Sandra le encantan los grupos de China, por ejemplo. Magüi escucha mucha música italiana y francesa.

Y ahora que acabáis de meteros en el mercado nacional como quien dice. ¿Qué es lo que menos os gusta del modelo de industria en España?
(Magüi) ¿Qué es lo que no nos gusta de esto? Pues mira, cuando comenzamos y nos empezamos a dar cuenta de que esto no es todo diversión y que hay una parte de currar mucho, ensayar cuando no te apetece, tomar decisiones serias y espabilar muy rápido.

¿Y cómo vais a plantear la promoción del disco?
(Raquel) Lo único que tenemos claro es que vamos a estar moviéndonos para poder darles a los fans cosas. Si tiene que ser solo una firma de discos porque no nos dejan tocar en salas pues será eso. Y si de repente mañana dicen: “oye que teníamos la vacuna del COVID en un cajón, qué tontos, os la ponemos a todos”, pues entonces empezaremos la gira.

12 febrero (Valladolid, Porta Caeli), 13 febrero (Bilbao, Azkena), 19 febrero (León, Gran Café), 20 febrero (Oviedo, La Salvaje), 26 febrero (Toledo, Pícaro), 27 febrero (Zaragoza, Las Armas), 11 marzo (Madrid, Ochoymedio), 12 marzo (Coruña, Garufa; ciclo SON Estrella Galicia), 13 marzo (Vigo, Masterclub; ciclo SON Estrella Galicia), 19 marzo (Sevilla, Sala X, ciclo Cooltural Live), 20 marzo (Granada, Planta Baja; ciclo Cooltural Live), 27 marzo (Málaga, Cochera Cabaret), 9 abril (Salamanca, Irish Theatre), 23 abril (Castellón, Because), 24 abril (Alicante, Stereo) y 19 junio (Guadarrama, Sala Kaya).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.