“El arte no se vende al mainstream”
Entrevistas / Gianluca

“El arte no se vende al mainstream”

Luis M. Maínez — hace 1 mes
Fotógrafo — Archivo

Gianluca (Santiago de Chile, 1996) llega por primera vez a España tras despuntar en la escena chilena con su mezcla de estilos musicales que va del trap al indie pop. Gianluca acaba de presentar Yin Yang (Quemasucabeza/Altafonte, 2019) su primer álbum de estudio, que cuenta con colaboraciones tan interesantes como las de Javiera Mena o Pedro LaDroga. Hablamos con el chileno en su visita a Madrid de su relación con España y su admiración por la escena urbana de nuestro país, de la música chilena y, por supuesto, del disco tan completo que acaba de lanzar a la calle.


Esta es tu primera vez en España, ¿qué sensaciones has tenido?
Sí, esta es la primera vez. Muy bueno todo. Un montón de trabajo, entrevistas, sesiones de fotos, sesiones en el estudio con Mygal X y Love Yi… también una sesión con Limabeatz y Pedro LaDroga. En general muy contento de conocer a la gente en persona. Estar con ellos ahí da otra energía.

Porque tu ya habías trabajado con Pedro LaDroga para este ultimo disco y había sido sin conoceros en persona.
Yo a Pedro lo conozco de hace tiempo, y sus videos y todo lo que hace me gusta mucho. Hace cosas distintas, como Cecilio G. Sobre todo estéticamente. Habíamos hablado antes y yo tengo un tema a medias que es como emo, dark, y conectamos de una.

En otras entrevistas haces muchas referencias a la escena española. Has hablado de Yung Beef o de Dellafuente… ¿Qué es lo que más te llama la atención de la escena?
Escucho un montón lo de España desde hace muchos años: Yung Beef, Pxxr Gvng Dellafuente, Bad Gyal, Ms Nina, C. Tangana también… Y pienso que es una escena super variada y que tiene un código que también es cierto que me llega. Hay ciertas similitudes.

Muchas veces te han metido dentro del trap y tú te has querido distanciar bastante de esa etiqueta.
Para mí tiene que ver con lo musical, porque yo hago música con batería de trap como también hago música con batería de reggaeton, también R&B, una canción de pop con Javiera Mena o canciones que pueden ser indie pop como Serenata. Hay unos matices que son muy amplios, y a mí lo que me gusta de la música es experimentar, hacer cosas distintas y salir de la zona de control. Lo que más me entretiene es hacer cosas nuevas siempre porque no me gusta repetirme, y tiene que ver con eso, el no encasillarme en el trap. Si tuviera que describir mi música quizá diría que es estilo alternativo… Pero para mí es música. Los artistas que más me gustan son los que hacen eso, los que mezclan, los que no son predecibles ni aburridos.

Pero sí es verdad que lo que ha conseguido el trap a nivel musical (que no lírico) es que da más facilidad que el rap más clásico para mezclarse con otros géneros.
Los géneros hay un momento en el que evolucionan, porque se pasa de, por ejemplo, el trap que era mas de drill, de Atlanta, de la trap house… Eso duro que tenía un código cerrado en un principio, poco a poco empieza a ser mainstream, empieza a sonar pop, un concepto que abarca todo y que es lo que esta de moda. El rap se mezcló también. Los Beastie Boys, por ejemplo. El rap, además, tiene lo que yo llamo post rap: Flying Lotus o Kendrick Lamar. Yo siento que cuando los géneros crecen tanto sobrepasan los límites prefijados. Tiene también que ver con cómo ha evolucionado la música con las plataformas digitales, la gente se acostumbra a escuchar la música a través de playlists por el mood que tienen, en lugar de porque les guste un artista o un género concreto. También a mí me pasó. Yo estaba en octavo y tenía 13 años y decía “yo soy rapero” y me creía rapero… pero yo ya escuchaba reggaeton y pensé: “¿Por qué tengo yo que estar escuchando reggaeton a escondidas?”. Y dos años después ponía yo el reggaeton en las fiestas de mi curso y a todos les encantaba. Para mí había cambiado el concepto de la rigidez de los géneros, de ir diciendo “yo soy rapero” a decir “escucho música y escucho de todo” y ese cambio es lo que también se muestra en mi música.

¿Qué te hizo dar el salto a la música? ¿Qué te motivó?
Yo estudié arte un año y medio y, en un momento dado, un amigo me dijo “oye, ¿y por qué no haces una canción?”. Yo nunca había hecho una y justo entonces íbamos a salir de vacaciones de invierno -en junio, dos semanas- e hice mi primera canción que es Quemando billetes. Grabamos el vídeo con unos amigos y estuvimos dos semanas editándolo en un programa que era malísimo. Estaba escuchando el tema todo el día, lo mezclaba, editaba el video y en la cabeza me empezó a cambiar todo. Me di cuenta de que ésta era la forma en la que me quería expresar artísticamente. Cuando volví a la universidad después de las vacaciones ya me daban igual las clases, me las pasaba escribiendo temas. Lo dejé y empecé de una a hacer música. Yo de chico escuchaba mucha música y el arte me parece que es algo más elitista que la música, que es mucho mas transversal; eso a mí me gusto mucho, es mucho más directo. Te comunicas a través de palabras que es lo más lindo que hay.

En el disco aparece también Pablo Chill-E, que ha tenido bastante repercusión en la escena española.
Es lo que más se escucha de Chile yo creo… Lo de Pablo es más real, Paloma Mami que también suena aquí está en una gran discográfica, pero Pablo suena porque es orgánico. Lo suyo se fue dando solo.

A él le trajo Yung Beef y, desde el principio, tuvo claro que se iba a pegar (a triunfar).
Era evidente siempre. Pablo tiene talento. Desde que yo lo conocí se notaba el talento que tiene de lejos. Tiene una energía muy grande.

¿Qué opinas de la escena chilena? Cada vez se mira más desde España a Chile.
Este año ha sido muy potente en Chile porque ya se hizo mainstream todo el urbano: trap, reggaeton, pop urbano… todo se hizo más popular. Yo creo que este año 2020 ya se va a dar la internacionalización más grande, lo que ha conseguido Pablito, por ejemplo, que va adelantado. Yo creo que van a empezar a darse giras fuera del país. Lo que ha pasado siempre en Chile era que siempre ha habido una barrera comunicacional y antes de la globalización, Chile era el culo del mundo, y salir de Chile ahora para nosotros los jóvenes no es tan difícil. Si uno no se limita a la hora de hacer un tema y piensa que puede pegarse en Chile, pero también en España o en cualquier lugar del mundo deja de haber límites.

También has comentado que te fijas en gente que no tiene un éxito al momento, artistas que consiguen desarrollar una carrera larga y duradera.
Mis máximos son Kanye West y Frank Ocean. Los discos que tienen me han inspirado muchísimo: Blonde o Yeezus lo que más. Kanye me gusta muchísimo en general. Es en en este sentido donde veo el campo abierto. Lo veo en Kendrick, en Bowie aunque no lo haya escuchado tanto o en The Beatles. Bandas y proyectos que trascienden. Recuerdo una cosa que dijo Kendrick Lamar: que en un momento dado su música cambió cuando él se dio cuenta de que no estaba haciendo música para ahora sino para la eternidad. Con este disco que tuvo un proceso largo de trabajo iba con esa idea y quedé super contento.

El disco está claro que tiene un concepto trabajado.
Así es. Ahora estoy super relajado haciendo música, haciendo canciones para divertirme y para pasarlo bien. He disfrutado mucho de haber estado en el estudio con Mygal X, Lima, Love Yi… Ahora yo tengo otra vibra en el estudio, distinta, fluye mejor. Tengo otras metas personales en el estudio. Hay muchas formas distintas de hacer música y me gusta tomarme tiempo cuando es necesario, y también hacer cosas rápidas.

Al principio de tu carrera, con el descubrimiento de empezar a hacer música, sacabas un montón de temas y la gente se preguntaba “¿por qué este chico está sacando tanta música de repente?”. Creo que son preguntas de otra generación que no entiende que un artista saca disco cada dos años.
Claro. Mis papás tampoco lo entendían. Ni que sacara tantos temas ni que sonaran así. Y esto es porque son formas y momentos muy distintos. Cogí la influencia de lo que hacían en sus inicios los españoles. Yo iba atrás en el tiempo en el YouTube de Dellafuente y me di cuenta de que era un bombardeo constante. Me dije “esto funciona y yo no tengo plata para nada más, ¿qué puedo hacer para llamar su atención?”. Al bombardear por YouTube tú ves un tema de Gianluca y quizá no lo escuchas, pero a la siguiente semana verás otro, y a la siguiente otro. Y aunque sea vas a hacer algo o vas a decir algo, aunque sea “¿por qué sube tantas canciones?”. Es bueno que hablen de ti, aunque sea malo.

“No me interesa sacar hits y ser una maquina de hits porque tengo la intención de dilatar mi carrera.”

Y aunque vengas de este bombardeo musical, el hacer este disco tiene algo de estabilidad. Poner el disco sobre la mesa para que nadie pueda reprochar nada.
Para mí era una cosa super importante. Hacerlo ahora, además es el momento preciso. Ya tenía la experiencia y la posibilidad de sonar a este nivel, recursos para no preocuparme de lo que estoy gastando y preocuparme solo de lo artístico. Para mí ha sido increíble la forma en la que se dio todo. Cuando hice G Love (su última mixtape) pensé “ahora no quiero hacer un proyecto largo” pero sin darme cuenta me puse a hacer este disco. Ya no voy a caer en esa trampa de nuevo y no me voy a preocupar de los release porque Yin Yang tiene que tener un tiempo para rodar y dar vueltas, y girarlo con la banda.

Por un lado tienes actitud y cautela con el mainstream, pero por otro te sientes cómodo haciendo un sonido clean y luminoso.
A mí me gusta hacer las cosas a mi estilo y a mi ritmo. Lo veo más como arte y yo pienso que el arte no se vende al mainstream. No voy a hacer una canción que diga “esto es un hit y lo voy a hacer porque es un hit”, sino que lo haré porque me llena o me satisface. Esta actitud a nivel personal es una movida muy gratificante y creo que si a través de eso puedo llegar al mainstream está todo super bien, porque para mí el crecimiento tiene que ver con que el disco suena mejor, que está todo mejor producido, que hay más trabajo ahí. A veces pienso “si hubiera hecho esto con la música que saqué antes…”, pero en el momento lo hice lo mejor que pude. Con Yin Yang el salto esta ahí: con la cantidad de gente que puede escuchar el disco, lo que pueda sonar en otros países o el alcance que pueda tener. Va a haber crecimiento. Crecer es tocar el mainstream pero también supone crecer artísticamente. No me interesa sacar hits y ser una maquina de hits porque tengo la intención de dilatar mi carrera.

¿Qué tal el trabajo del disco con Quemasucabeza?
Es un sello independiente chileno que ahora cumple los 20 años. El sello es mucho más alternativo o pop y yo siento que Yin Yang se comunica super bien con ese mundo del pop alternativo y con la idea del sello. A mí me gusta que sea un sello independiente porque finalmente es una cosa que te permite trabajar en equipo, colaborar con gente normal tal y como somos nosotros. Una major me da más palo y todavía siento que no es el momento. Si en algún momento consigo firmar algo así de grande quiero estar en el estatus de poner yo las condiciones. No me interesa que me digan “haz esto y esto” y si yo quiero poner algo me digan que no. Además ahora está Internet, que puedes sacar música con un sello independiente y que suena igual.

¿Cómo es el proceso de creación del disco? ¿Cuál es el mood del disco?
El disco tiene el tema de Yin Yang con Javiera Mena es la canción que divide el disco y tiene el Yin hasta el sexto track, más oscuro, y el Yang, que es lo más luminoso, lo mas romántico. Para el tracklist lo que tuve claro fue la primera y la última canción que es lo primero que definí. La primera (Desapegarme) empieza con una energía super potente. El disco se empezó a armar con Desapegarme + Sismo unidos con el sample y luego Quemando Millones que la hizo el productor de Pablo Chill-E y tiene el tag de Pablo.

“Mi único plan a largo plazo siempre ha sido ser un artista que gira en festivales, con banda completa, con visuales, con iluminación…”

El tema con Pedro Ladroga es muy fuerte. Creo que es muy guay que consigas que cante con un mood que quizá no es el mas típico en él.
Es muy bueno el tema con Pedro, Felicidad Deshecha, que también entra fuerte como Desapegarme. Luego Serenata, que es como un cambio de estilo. Quizá sea de los que más me haya costado poner en un lugar concreto porque tiene un mood propio, una cosa que se te clava, muy potente. Un montón de gente me ha dicho que ha llorado escuchándolo. Solo es un single que salió hace tiempo, igual que Sismo, y luego viene Flotando, que es un tema más antiguo, la demo la hice a final de 2017 pero no me encajaba para G Love, notaba que tenía una honda más pop y menos under que G Love. En cambio Yin Yang tiene muchísimas horas de trabajo, horas de mezcla y versiones loquísimas. Tú (Pt 1) y Tú (Pt. 2) van así porque tenía la primera parte hecha y en otro momento hice otra canción que rondaba en los mismos conceptos y que repetía la palabra tú. Pensé que sería bueno presentarlo así porque hay muchos artistas que admiro como Tyler The Creator o Frank Ocean que juegan con esos conceptos en sus discos. Si bien las canciones no están unidas se alojan super bien la una a la otra. Además siento que Tú (Pt. 2) es el paso clave para que lleguen La Lluvia y Express, que son más psicodélicas, y el gospel final de Hábitat, que es full Kanye West o Chance the Rapper.

Se nota que no es un disco que sea una colección de temas porque sí. Al escucharlo se intuyen decisiones maduras que tú acabas de confirmar.
Yo creo que Yin Yang tiene de todo lo que yo puedo mostrar.

En cuanto a las líricas del álbum, a pesar de tener variedad de temas y estilos, de que vas desde un egotrip a cosas más sensuales, hay siempre una seña de identidad del mismo lenguaje que le da una unidad a todos los temas. Todos los artistas dicen que han hecho un disco personal, pero éste lo es.
Yo soy el mismo en la música, en la calle, en todos lados. Hasta tengo el mismo nombre que tengo realmente y creo que se me da bien plasmar mis vivencias, mis historias, mis pensamientos, mis paranoias… Todo tiene que ver conmigo y las letras las hago siempre yo. También me gusta trabajar en equipo pero ahí voy a ir viendo como hacer que encaje. A mí me interesa mucho grabar y hacer cosas buenas, me interesa probar, trabajar con todo tipo de formas o con más gente en el estudio, pero hasta ahora es todo 100% mío. Las letras y las melodías. En el disco hay temáticas que antes no había tocado, hay canciones más personales que pueden estar en mi cabeza.

Ya has debutado en un grande como Lollapalooza ¿que proyectos tienes para girar?
Ahora es el momento del disco. Mi único plan a largo plazo siempre ha sido ser un artista que gira en festivales y poder tocar en grandes como el Primavera Sound, el Stereo Picnic, en Lollapalooza, en Coachella o algún festival gringo, en Mexico en algún festival bacano… Poder ser un artista que gira con banda completa, con visuales, con iluminación…También es cierto que tengo la facilidad de poder hacer las cosas en varios formatos. Puedo venir aquí a España con mi manager la Chui, Frankie mi guitarrista y tocar los dos en el escenario y sonar como a mí me gusta. Eso me permite poder tocar en otro país. Ahora nosotros nos vamos un mes de gira: ahora es España, pero después México, Estados Unidos y Canadá. Lo soñado, hermano.

 

 

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies