“La verdad es que ni siquiera habíamos pensado en montar una banda de verdad”
Entrevistas / Fake Names

“La verdad es que ni siquiera habíamos pensado en montar una banda de verdad”

Adriano Mazzeo — 04-09-2020
Fotógrafo — Archivo

Hace unos meses se publicó “Fake Names” (Epitaph/[PIAS], 20), el debut discográfico de ese supergrupo formado por músicos laureados del mundo del hardcore internacional. Ahora entrevistamos al mismísimo Brian Baker para que nos cuente lo que se esconde tras este proyecto entre amigos.

Fake Names es la última gran noticia del mundillo punk rock. Brian Baker (guitarra, Bad Religion, Minor Threat, Dag Nasty, Samhain, Junkyard, etcétera), Michael Hampton (guitarra, S.O.A., Embrace), Johnny Temple (bajo, Girls Against Boys) y Dennis Lyxzén (voces, Refused, The (International) Noise Conspiracy) dieron forma a este súper grupo sin grandes planes, sólo por el hecho de hacer música y las cosas se les fueron de las manos… para bien.

¿Qué te llevó a formar una nueva banda?
Bien, amo hacer música. Y siempre estuve metido en bandas, estoy en cuatro bandas ahora mismo ¡Es mi pasión! Y con Fake Names, la verdad es que ni siquiera habíamos pensado en montar una banda de verdad. Estaba simplemente haciendo música con mi buen amigo Michael, a quien conozco desde hace mucho años, lo hacíamos sin ningún objetivo en particular, sólo por el hecho de tocar. Nos dimos cuenta que teníamos canciones que nos gustaban mucho, y fue así: las canciones eran las que merecían tener una banda. Llamamos a otros amigos para convertir esas canciones en versiones en directo, y de ahí viene la banda.

¿Qué tiene de especial finalmente formar una banda con un amigo de toda la vida como Michael Hampton?
Obviamente es fantástico. Michael y yo escribimos algunas canciones juntos cuanto teníamos… ¿ocho años? Sí, ocho o nueve. Apenas tuvimos nuestras guitarras armamos un dúo en plan Simon And Garfunkel (risas) Por supuesto que no hay cintas de aquello porque creo que ni existían (risas). Así que en realidad no es la primera vez que hago un dúo con Michael. Es muy bonito volver a juntarnos, ¡cuarenta y siete años después! (risas).

En cuanto a la composición de vuestra música. ¿Cómo se complementaron siendo ambos guitarristas líderes?
Michael es compositor, ese es su medio de vida. Está constantemente “armando” música y escribiéndola para diferentes tipos de proyectos: películas, shows de televisión, etcétera. Así que es realmente un habilidoso. Por mi lado, mi forma de escribir es hacer muchos riffs, muchas partes de canciones. Muchas veces olvido esas pequeñas piezas y cuando hay algo que me gusta mucho se lo muestro a Brett o Greg y puede terminar siendo una canción de Bad Religion. Pero normalmente no suelo mostrar este material a nadie. Por lo tanto tengo todo ese material “malo” que Michael comenzó a pedirme. Le envié cuatro o cinco cosas, le gustaron mucho y las convirtió en canciones. Las imaginó de otras formas como buen talentoso que es, yo en cambio soy un tipo con una guitarra al que le gusta el punk. Michael le dio vida a todo ese material olvidado. Al ser los dos guitarristas solistas durante años, nos entendemos muy bien, de eso se trata: de “entender” el riff ¡Nunca nos fijamos en lo que haría la voz!

Digamos que en primer término Michael ejerció de arquitecto de tus sonidos…
¡Sí, exacto! Y luego fue sumando los suyos.

El disco no suena a una banda de tipos de cincuenta años…
Eso me hace sentir muy halagado, gracias. Bueno hay una razón: Creo que todavía no ha cumplido los cincuenta, así que Dennis es quien aporta juventud al grupo. Si es que puedes llamar ‘juventud’ a los cuarenta y tantos (risas).

“Creo que todavía no ha cumplido los cincuenta, así que Dennis es quien aporta juventud al grupo. Si es que puedes llamar ‘juventud’ a los cuarenta y tantos (risas)”

¡Digamos que no es un chaval!
(Risas) ¡No! Ninguno de nosotros lo es. Esta banda se armó sin ningún tipo de guía. Posiblemente lo que escuches es esa falta de preparación. De hecho esto ni siquiera estaba pensado como disco, era sólo un demo. Un demo que nos gustó y nos hizo pensar en un disco. Seguramente te suene “jovial” porque es simple y no está sobre analizado.
La gente suele rehacer y rehacer y rehacer cosas en nombre de la “experiencia” (lo dice con tono burlón), esa es la gente que se olvida que a veces lo mejor es lo más inmediato, el primer intento, lo primero que sale.

¿Y por qué pensasteis en Dennis para ocupar el puesto de vocalista?
Pensamos en algunas personas, pero no muy seriamente. Pensamos en Dennis entre otros, pero nunca les llamamos. Pero nos quedamos con esos datos en la cabeza. La razón por la que le convocamos a él se debe a que Johnny, que está en Girls Against Boys, y yo estábamos tocando en el Riot Fest de Chicago, y Refused también. En un momento nos encontramos en el catering y fue como “¡Hey Dennis! ¿Quieres cantar en una banda?”. Ya nos conocíamos, de hecho todos los músicos en el punk rock nos conocemos. Rápidamente dijo que sí, que le mandáramos una cinta con ideas. Le mandamos algo muy básico, hecho en casa en un ordenador y a él le encantó. “¡Estoy dentro!”, dijo.

¿Cómo fue completar las canciones una vez que Dennis ya era parte de la banda?
Con Michael dimos forma a los temas de comienzo a fin. Se las mandamos a él y, tras pedirnos algunos arreglos o cambios de estructura, le puso las voces. Pero en ese momento él no cantaba letras, sólo sonidos que definían las melodías. Así que cuando fuimos al estudio y llegó su turno de grabar, nosotros no sabíamos qué iba a decir, no conocíamos las palabras de las canciones. Llegó e hizo todo en una o dos tomas, porque es tío es muy bueno. Y fue una gran sorpresa para todos, no teníamos un concepto previo y ahí llegó con esas letras increíblemente grandiosas, revolucionarias, nada pop. Es él en su máxima expresión. Ya sabes, es un estudioso de la sociedad y lo que hace con su arte no algo “dulce” o agradable, así que está combinación de su seriedad y esta música que puede ir para cualquier lado, porque, ya ves, puedes poner a una mujer joven cantando sobre esto y le sumas unos teclados y de pronto es una cosa completamente diferente.

Absolutamente.
¡Esta podría ser música mala muy fácilmente!

(Risas)…
Pero Dennis la mejoró.

¿Qué tan importante fue para vosotros obtener el apoyo inmediato de Epitaph pata lanzar el disco?
Genial. Epitaph es mi sello independiente favorito. Y ellos hicieron muchísimo para que la gente esté al tanto de quién somos. Yo no pensaba que podríamos ser parte de su catálogo. Por cierto, cuando le mostré las canciones a Brett, fue para preguntarle si se le ocurría algún sello que pudiera estar interesado en el proyecto. Claro, él conoce a todo el mundo en el ambiente. Le mostré la música como amigo. Yo me imaginaba que esto saldría por algún pequeño sello de Francia, o no sé, algo en Seattle por ejemplo. Cuando expresó que quería lanzarlo él, me quedé en shock. Estoy en Epitaph desde 1991, pero no asumo que cada cosa que haga saldrá por allí. En este caso estoy muy feliz de que a Brett le haya gustado, están haciendo un gran trabajo con el disco. Y parece que está gustando, porque hice muchas entrevistas con gente maja como tú.

“Estoy en Epitaph desde 1991, pero no asumo que cada cosa que haga saldrá por allí. En este caso estoy muy feliz de que a Brett le haya gustado, están haciendo un gran trabajo con el disco”

Has publicado una cantidad enorme de discos en tu vida, pero ¿cómo es hacerlo en medio de una pandemia mundial como ha ocurrido en este caso?
No hay nada bueno sobre esta pandemia. Pero no voy a mentir. Diría que, si tienes una banda como Fake Names, no puedes girar demasiado porque obviamente tenemos a Bad Religion y a Refused, y son bandas que giran mucho. Aunque en realidad ahora nadie puede tocar, Pearl Jam no pueden tocar, Bouncing Souls no pueden tocar. Entonces afortunadamente es un muy buen momento para que una banda como nosotros saque un disco, para quienes es casi imposible la posibilidad de tocar en directo. Ahora lo importante es darle a la gente algo que escuchar, para poder atravesar toda esta situación. Cuando vuelva la normalidad habrá miles u miles de bandas girando por todo el mundo y la gente volverá a los conciertos, pero ahora siento que el público tiene la posibilidad de escuchar música con más atención. Tienen tiempo y yo creo que la música es lo mejor para pasar por estos momentos. Es un muy buen momento para Fake Names, aún siendo una época terrible para el mundo entero.

¿Cómo ves el futuro de la música en este contexto de incertidumbre?
Creo que volverán las actuaciones en vivo, posiblemente de una manera distinta. Seguro no serán buenas noticias para quienes amen el moshpit. Yo estoy dispuesto totalmente a volver a tocar en vivo tan pronto como sea seguro para la gente y ellos sientan que quieren volver. Y eso puede pasar de muchas maneras distintas. Vamos a ver, sería genial que todo vuelva a ser como antes, pero antes falta que seamos capaces de controlar esto, como pasó con todas las otras enfermedades a las que la ciencia se enfrentó. Habrá que ver cómo generar situaciones para disfrutar, aún cuando la gente tenga que mantener cierta distancia. Porque ir a eventos es algo que tiene miles de años: a la gente le gusta juntarse. Es básico para la humanidad, así que creo que definitivamente eso continuará. El desafío es encontrar de qué manera.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.