“No quiero que los ‘hype’ del momento me influyan”
Entrevistas / Everything Everything

“No quiero que los ‘hype’ del momento me influyan”

Marcos Molinero — 09-02-2016
Fotógrafo — Mike Massaro

Everything Everything lograron cuajar un disco casi perfecto con su tercer trabajo, “Get To Heaven” (Sony, 15) es un musculoso compendio de canciones con ramificaciones hacia estilos musicales diversos. Jonathan Higgs es uno de los cantantes británicos más versátiles de la actualidad y un frontman apabullante. Cuando se pone al teléfono descubrimos a una persona serena, y extremadamente educada.

Para empezar, me aseguro de que a mi interlocutor le quede claro que “Get To Heaven” me gusta, a pesar de romper con su pasado. “Es muy importante que se vea así, que guste a nuevos fans sin disgustar a los viejos. Es algo que nunca sabes si va a suceder”. El proceso para una obra tan compleja podría resultar enrevesado, pero no fue así. “Fue un proceso largo, probando y probando cosas. Alex, el guitarra, venía con partes instrumentales que me ponía y yo añadía mi parte vocal, la melodía. Fue algo muy cool hacerlo así. Él estaba en mi cerebro y en mis manos a la vez”. Canciones como “Distant Past” son una muestra de esa ruptura. “Ahora quiero romper con ‘Distant Past’. No nos gusta repetirnos, eso es bueno tanto para nosotros como banda como para el publico”. Al decirle que su disco figura entre nuestros favoritos del año nos dice: “Gracias, es maravilloso que penséis eso de nuestro disco. Estamos realmente en el lugar en el que queremos estar. Creo que es nuestro mejor disco, pero a la vez también creo que el próximo será mejor, por lo menos lo intentaremos”. Ahora bien, cuando le intento sacar cuál sería para él el mejor disco de 2015 me confiesa: “Intento no escuchar música, o no demasiada, cuando estoy escribiendo. Para serte honesto, no quiero sentirme influido por nadie. Necesito mi mente limpia de actualidad, alejarme de lo que está sonando ahora mismo y centrarme en mi pasión. No quiero que los hype del momento me influyan”. Tras esa afirmación le inquiero sobre la variedad de estilos de su último largo, todos ellos bajo un prisma pop unificador, y me lo aclara. “Esos estilos llegan de una manera natural, llegaron a nosotros de una manera natural. No puedes preocuparte de la forma en la que surge. Hay cosas de los setenta muy brillantes, cosas muy interesantes”.

“Tienes razón Kanye West es una influencia. Incluso dejamos una canción fuera del disco por sonar demasiado a él”.

Tras producirse ellos mismos sus dos primeros discos esta vez echaron mano de Stuart Price, productor entre otros de Madonna, Kyle Minogue o The Killers. El también componente de Zoot Woman parece ser que encajó muy bien con ellos y están dispuestos a repetir. “Fue maravilloso grabar con Stuart en Los Angeles. Fue liberador, más que producirnos nosotros mismos. El suyo es un cerebro lleno de ideas. Nos gustaría repetir y de hecho hablamos sobre ello, pero primero hay que escribir algunas canciones”.

Cuando das un paso como “Get To Heaven” puede haber dudas respecto al siguiente paso a dar, pero Higgs lo tiene claro. “El siguiente paso es buscar el tiempo y el momento para sacar las ideas que tengo en mi cabeza, cosas con mucho swing, aunque todavía no puedo decirte hacia dónde se dirigen. Espero que sea mejor que este último disco. Quizás nuestro próximo álbum vaya más enfocado a la esperanza”. Le pregunto si ya se ha puesto manos a la obra y si es capaz de escribir en la carretera, a lo que responde: “Sí puedo hacerlo, solamente necesito algo de tranquilidad o aprovechar los momentos en los que puedo quedarme a solas en una habitación”.

Para acabar, le pregunto sobre –en mi opinión- la influencia de Kanye West en su música y, ante mi sorpresa, me lo confirma. “Sí, tienes razón. Kanye es una influencia. Incluso dejamos una canción fuera del disco por sonar demasiado a él. No tanto musicalmente, sino al sonido, a la forma en que estaba producida. Aunque en realidad es su manera de escribir las letras lo que más me gusta”.“Get To Heaven” es un disco violento letrísticamente, pero delicado en lo musical. ¿Me equivoco? “Eso es exactamente lo que quisimos mostrar. Cuando empezamos el proceso esa era la intención: Canciones tranquilas, pero con mucha fuerza en las letras; textos potentes, violentos y enfadados, de ahí la portada del disco”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.