El nombre de los thrashers albaceteños Angelus Apatrida empieza a sonar con mucha intensidad en nuestro país desde hace un par de años y sobre todo con la salida de su disco “Clockwork” sacado por Century Media, que también les ha abierto las puertas de la escena internacional.

Justo en medio de la gira europea con Skeletonwitch y con Warbringer, coincidiendo además con la grabación del videoclip de “Blast Off”, conversamos con Guillermo Izquierdo, vocalista y guitarra de Ángelus Apartida. Empezamos por el lanzamiento de “Clockwork”. “Estamos muy contentos con el recibimiento que hemos tenido aquí pero sorprende que hayamos tenido quizás mayor repercusión fuera de España, sobre todo en Europa con buenas críticas en casi todos los medios, más entrevistas… No les sorprende el tipo de música que hacemos, lo entienden como un buen disco de thrash metal de esta nueva ola de bandas actuales, pero sí se sorprenden de que vengamos de España. Nosotros agradecemos a Century Media el trato que han tenido con nosotros, ya que le han dedicado al disco la misma atención que si fuese de Arch Enemy o Lacuna Coil, los mismos recursos y ganas”. Esa es la pregunta del millón: cómo un gran sello se haya fijado en ellos hasta el punto de ficharles. “Fue estar en lugar adecuado y en el momento adecuado. Nosotros ya pasábamos de enviar maquetas, teníamos dos discos autoproducidos, invirtiendo nuestros sueldos en ellos, tocando donde nos llamaban y estábamos un poco escarmentados porque nunca se había fijado nadie en nosotros, pero, en marzo de 2008 más o menos, estábamos tocando en Madrid y dio la casualidad que dos A&R de Century Media estaban allí y habían escuchado nuestro segundo disco. Les gustó el bolo y nos dejaron una tarjeta con su teléfono para que les llamásemos”. En efecto lo de girar y girar, realizar conciertos se afianza como un buen método para despegar. Si no estás en juego y no se te ve en acción, poco vas a conseguir. Guillermo introduce de nuevo “Clockwork” en la conversación, puesto que es el motivo de esta entrevista. Es entonces cuando aprovecho para remarcar el parecido de la intro a uno de los grandes iconos del thrash metal, “Persistence Of Time” de Anthrax. “No era la intención pero durante una entrevista en Alemania me di cuenta de que era totalmente cierto. El tic tac del reloj lo usamos para introducir el riff ‘Blast Off’, y además porque le viene perfectamente al título del disco”. Y cómo no surge en la conversación la influencia de otros grandes, Iron Maiden, en su fórmula rítmica. “El tema de los solos lo tenemos perfectamente controlado, los dos somos guitarras solistas y rítmicas, cada uno tenemos nuestra manera de tocar y es algo en que nos influenció Iron Maiden. Si en una canción sale un solo seguramente luego lo vamos a cruzar, primero uno luego otro, luego hacemos unos solos dobles. Yo soy más guarro, David es más técnico. Para hacer un símil yo soy más Janick Gers y David más Dave Murray (risas). Y ya que estamos con Iron Maiden, sin miedo a la crítica, nos cuenta por qué escogieron un tema como “Be Quick Or Be Dead” de los británicos para cerrar “Clockwork”. “Simplemente porque es una tema atípico para hacer una cover. No es uno de sus mejores temas pero tiene la esencia de cómo nos han influenciado a nosotros. Es una de sus piezas más rápidas y se ajustó perfectamente a nuestro estilo”.

La conversación deriva entre la próxima gira de Iron Maiden, las influencias del sonido Bay Area, y de grupos como Exodus, Testament, Overkill, Slayer, Megadeth, Possessed y otros. Pero debemos volver al disco. Uno de los factores que más han mejorado en él es la voz de Guillermo. “Es mucho más directa. Antes solía hacer varias tomas y escoger, juntar líneas vocales. Me he centrado mucho más en una voz más limpia y a la vez agresiva pero aún más en la pronunciación en inglés que, en definitiva, le da ese enfoque más nuevo y, claro, además también hemos trabajado mucho más cuidadosamente la batería”. A la pregunta típica de sus temas favoritos de este nuevo trabajo Guillermo nos replica irónicamente: “Te digo cuál ha sido el más jodido para grabar si quieres. ‘My Insanity’ fue una locura, aunque todos tienen sus cosas para pasarlo bien al grabarlas. Odio las horas de estudio. Para mí es la peor parte de tener un grupo. Disfruto mucho más en directo”. Se acaba la conversación pero Guillermo aprovecha para citarme a las bandas que deberían captar nuestra atención. “Omission, Crysys, Legen Beltza, Rancor, Agresión… buff, hay muchas que se han sacado el sambenito de bandas españolas y demuestran lo que valen”.