Sergio Albarracín, más conocido como Elphomega, es uno de los raperos más personales de nuestro territorio como demuestran discos como “Nebuloso” (Navaja Suiza, 16). Ahora bien, al margen del rap, el andaluz es un gran aficionado al cómic, por ello aprovechamos para charlar al respecto con él poco antes de sus próximos conciertos.

Cuando hablamos con los artistas y músicos de este país solemos descubrir que sus aficiones siempre van más allá del mundo de la música. En tu caso, el cómic es otra de tus grandes aficiones. ¿Qué te interesó antes? ¿El cómic o el rap?
El cómic, desde luego. Empecé a leerlos y a copiar sus dibujos desde muy pequeñito y el hip hop y la música empezaron a interesarme como a los once o doce años.

En este país la mayor parte de aficionados empezaron leyendo las historias de Mortadelo y Filemón o Astérix, por poner dos ejemplos emblemáticos, o su iniciación vino de la mano de los superhéroes. ¿Cuál es tu caso?
Nunca me interesé por Astérix o Tintín por ejemplo, que suelen ser dos básicos a edad temprana. Aprendí a leer con la Colección Olé, Mortadelo y Filemón y todo lo que hacían Ibáñez y Escobar, la colección Películas con las aventuras de los personajes de Hannah-Barbera para televisión, El hombre enmascarado, El guerrero del antifaz… y luego conocí los superhéroes Marvel y DC por las editoriales Bruguera y Vértice… ¡y entonces Cómics Forum entró en mi vida para arruinarla por completo!

Al cabo de poco tiempo te metiste en el cómic de terror de los setenta. Bernie Wrightson es uno de tus referentes. ¿Eres un tipo oscuro a la hora de leer cómics?
Sí, paralelamente accedí a cómics adultos de terror y suspense, revistillas de la época como Horror, Escalofrío y Sukia, ese rollo erótico decadente. El terror siempre ha sido uno de mis géneros predilectos en cualquier medio. Y en cuanto al cómic, soy un gran admirador de las editoriales Warren y EC y su plantilla de artistas. Un gran número de mis artistas favoritos han dedicado la mayor parte de su obra al suspense y el horror: Bernie Wrightson, Richard Corben, Gene Colan, Alex Toth… Podemos decir que sí, tengo gustos oscuros a la hora de leer.

Lo que sí es evidente es que el terror te ha marcado. Te reconoces fan del terror japonés y de autores como Junji Ito o Suehiro Maruo
Sí, me interesan sobre todo los autores más atragantables del manga, las obras más enfermas y retorcidas… Dejando esta filia mía a un lado, también disfruto mucho con monstruos como Jiro Taniguchi o Naoki Urasawa que nada tienen que ver con el género y me parecen dos genios.

Richard Corben se ha llevado este año el Gran Premio del Festival Internacional del Cómic de Angoulême. ¿Cuál es su obra que no dejarías de recomendar a todo el mundo?
Aargh. Difícil elegir una. No sé, quizá recomendaría las primeras adaptaciones que hizo de los cuentos de Poe publicadas por Toutain… o “Rip In Time”, me parece genial, no sé, cualquier historia corta que incluya hombres lobo y la dibuje Corben va a ser épica… ¡Da igual!

¿Ahora qué tipo de obras lees?¿Repasas clásicos o te gusta descubrir nuevos artistas? ¿Eres igual de inquieto o clásico a la hora de escuchar rap que de leer cómics?
Casi no tengo tiempo de leer mucha obra nueva así que releo, más bien reojeo, mucho. Actualmente consumo poco superhéroe y siempre guiándome por autores que impregnen su visión personal más que por personajes en concreto que de por sí ya no me interesan demasiado. Hay un puñado de creadores a los que les compro todo. Sigo el independiente americano: Daniel Clowes, Charles Burns, Adrian Tomine, Beto Hernández… mucho horror y noir, algún manga, algún álbum europeo: Benoît Peeters, Bastien VivèsBlacksad, algo de Paco Roca, David Rubín… Digamos que no tengo un rumbo muy definido como lector, igual que no lo tengo como oyente ni como músico, creo… Es difícil etiquetarme en cualquier bando.

Del cómic independiente estadounidense, ¿qué tres obras recomendarías por aquí?
Mira, pues tres obras muy distintas: “Bone” de Jeff Smith, “Agujero negro” de Charles Burns y “Balas perdidas” de David Lapham.

Los aficionados al cómic pueden descubrir referencias a las viñetas que más te han marcado en tus canciones. ¿Qué peso tiene lo que has aprendido de los cómics en tu forma de ver la vida?
Quitando que leyendo siempre se aprenden cosas que no sabías, yo a los tebeos les debo sobre todo ser la vía de escape a mi propia voz dentro de mi cabeza. Suena muy sicópata, ¿no? ¡Pero es completamente cierto!

Dibujas y de hecho eres ilustrador al margen de rapero. ¿Es evidente que es más sencillo ganarse la vida con la ilustración que con la música, no?
Pues a rachas, según vengan los tiempos. De todas formas, creo que está muy jodido ganarse la vida en este país con cualquier forma de expresión artística, sea la que sea.

Quizás suene a pregunta tópica, pero ¿en qué medida una ilustración o un cómic pueden llevarte a crear una canción y en qué medida una canción puede provocar que hagas un dibujo concreto?
Sí que se retroalimentan en cierta manera. Desde que empecé en la música he enriquecido mis letras con mi gusto por el tebeo y lo que intelectualmente me ha aportado, en un tiempo en que a todo el mundo le sonaba a frikismo infantil. Al final la inspiración no es un camino de único sentido, ¿no? Ahora Method Man y Ethan Hawke escriben cómics, mola.

Tengo entendido que ahora mismo también estás guionizando algunas historias. ¿Has publicado algo?¿Vas a hacerlo en breve?
Ahora mismo estoy trabajando en una línea editorial con varias cabeceras de distinta extensión escritas por mí y dibujadas por diferentes autores. También dibujaré alguna de esas historias. La línea se llama Bad Auteur. Cuando el proyecto haya avanzado lo suficiente como para mostrar algunas páginas de los diferentes títulos buscaré la manera de publicar, ya sea con interés de alguna editorial o autoeditando yo mismo los trabajos. Ya ves, de la música al tebeo. De esta me hago rico. Se ve que no aprendo.

Agenda
FechaCiudadRecintoHoraPrecio
sábado 10/03/18BarcelonaBegood / Barcelona21:00
sábado 12/05/18MadridSound stage21:00
viernes 25/05/18GranadaSala Aliatar21:00