El valor de la variable
Entrevistas / Alt-J

El valor de la variable

Enrique Peñas — 01-09-2012
Fotógrafo — Plak

Podremos llamarlo trip-folk, folk-step o como nos venga en gana, pero la única realidad es que “An Awesome Wave”, el debut de Alt-J es arriesgado y conmovedor, sexual y tierno, en un inesperado collage que admite armonías a capella, melodías de piano, ritmos hip hop, épica y sofisticación. Una puesta de largo para celebrar el valor de lo diferente.

Podríamos hablar de hipotenusas, bisectrices, mediatrices, catetos y demás. Equiláteros, isósceles o escalenos, pero dejémoslo en un triángulo a secas: una figura geométrica formada por tres rectas que se cortan mutuamente, formando tres ángulos. Hasta aquí, perfecto. Aunque cabe añadir una nueva acepción en lo musical: grupo británico formado en Cambridge por Joe Newman (voz y guitarra), Gwil Sainsbury (bajo y guitarra), Gus Unger-Hamilton (teclados) y Thom Green (batería), con quien hablamos de “An Awesome Wave”, uno de los estrenos más sorprendentes en este 2012.
Toman su nombre de la cuarta letra del alfabeto griego, Delta, representada gráficamente por un triángulo (?), al que se llega (al menos para usuarios de Mac; en PC también es posible, aunque más complicado) a través del atajo Alt-J. ¿Obsesión triangular?¿Una deidad oculta?¿Ganas de llamar la atención? “En realidad no es un triángulo, sino el símbolo Delta. La prensa parece haberse fijado mucho en eso, pero para nosotros no es más que una anécdota. Simplemente tuvimos que cambiar de nombre del grupo porque el anterior, Films, coincidía con el de otra banda. Pensamos en algo distinto y salió así. No es para nada una obsesión, y de hecho en el disco sólo aparecen triángulos en ‘Tessellate’, pero más bien como una referencia al sexo. De todas formas, supongo que cuando ya no seamos unos recién llegados, nadie nos preguntará por esto”.

Antes de cerrar este capítulo sí convendría hacer un apunte: en matemáticas, y en general en ciencias aplicadas, el símbolo Delta se utiliza para indicar cambios en el valor de una variable. Y es en este punto donde la analogía con Alt-J se hace más visible, todo ello gracias a un álbum de etiquetado esquivo que podríamos situar en el nu-folk, pero en el que también hay dub-pop, riffs de filiación rockera, electrónica, armonías vocales o hip hop heterodoxo a la Anticon, en un personalísimo muestrario de canciones que confunde tanto como engancha. “No pretendemos crear un nuevo género, sería bastante estúpido y pretencioso por nuestra parte. Simplemente es la música que nos gusta, porque además estoy convencido de que la mejor manera de hacer las cosas es ser honesto con uno mismo. Si luego además hay gente que se siente identificada con ello, mucho mejor, pero eso ya no depende de nosotros. Nuestro trabajo acaba cuando terminamos un tema”. En “An Awesome Wave” son catorce, incluidos tres interludios, con “Breezeblocks”, “Matilda”, “Something Good” o “Fitzpleasure” dando la medida de un álbum que, según indica el propio batería de la banda (por cierto, seguidor de bandas metaleras como Lamb Of God), conviene contemplar desde una óptica de conjunto. “No diría que es un disco conceptual, pero sí que hemos intentado que tenga sentido más allá de una canción determinada”.

Remontándonos años atrás, la historia del grupo comienza en la Universidad de Leeds, donde Newman, Green y Sainsbury estudiaron Bellas Artes, mientras que Gus Unger-Hamilton se licenció en Literatura Inglesa. Con este bagaje, no es extraño encontrar a lo largo del disco referencias a la película “León” de Luc Besson; el conocido cuento de Maurice Sendak “Donde viven los monstruos”; la novela “Última salida para Brooklyn” de Hubert Selby Jr., o a los fotógrafos Robert Capa y Gerda Taro. “No creo que se pueda separar una cosa de otra: el cine, la literatura, la pintura, la música… Son diferentes formas de crear, pero no tienen por qué ir en direcciones opuestas, sino que muchas veces comparten el mismo camino. El relato de Sendak, por ejemplo, es universal, y eso es lo que nos interesa: que a partir de de un personaje, un episodio en la vida de alguien o una escena de una película podamos hablar de algo que sea interesante para nosotros, pero también a nivel general, sin establecer una barrera. Y es verdad que en todo ese proceso la universidad, de alguna forma, ha tenido un papel importante. No desde el punto de vista de la institución o exclusivamente por la formación, sino porque estando allí es más fácil encontrar a gente con inquietudes similares a las tuyas. Así es como nos conocimos nosotros y como se creó el grupo; y de momento parece que funciona”.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.