La sorpresa saltó el verano pasado con Devotion” (Domino-Music As Usual, 2018). Un inesperado álbum de sencillas canciones de amor inmediatas y confesionales, vestidas con una electrónica elegante y hasta oscura, que remite por igual al r&b alternativo,  indietronica y a un cierto soul psicodélico y que estará presentando en Madrid y Barcelona en el contexto del Primavera Club. Tirzah, es el dúo formado por las antiguas compañeras de escuela Tirzah Mastin y Mica Levi (Micachu & The Shapes).

Este término hebreo (“ella es mi delicia”) no es del todo desconocido. Entre 2013 y 2014 publicaron en Greco-Roma (el sello del Hot Chip Joe Goddard) los EP’s I’m Not Dancing y No Romance, con canciones que se acercaban más al electropop y al post-grime que al examen de los sentimientos íntimos del álbum. Tirzah, estudiante de arpa en la Escuela Purcell para Jóvenes Músicos de Watford, iba mostrando sus composiciones a su amiga y compañera Mica Levi, que aún no se había dado a conocer como jefa de Micachu & The Shapes, y esta la animaba, todavía sin éxito, para que reuniera sus canciones.

En esta entrevista, compitiendo con la atención que merece su hija pequeña, en brazos mientras transcurre la conversación, tratamos de desvelar qué la ha llevado a decidirse a reunir el material y el valor para publicar uno de los debuts del año. Tirzah terminará cada una de sus contestaciones con un “yeah” que indica que no va a hablar más sobre el asunto, pero duda mucho y cada vez que defiende una opinión añade “supongo”. Es de una simpleza desarmante y sincera.


Tienes un sonido muy especial desde “I’m Not Dancing”. ¿Cómo suele ser el proceso de la idea a la canción grabada para Tirzah?
Es una pregunta complicada. Pienso que las ideas vienen con la grabación, supongo, más que anticipando la idea de la canción. Progresamos desde las primeras grabaciones más que de un plan que tuviéramos antes de lo que queríamos.

Aunque esta sea una entrevista hecha en 2018, ¿qué quiere decir I’m Not Dancing/I’m Fighting?
Supongo que es una manera de jugar con las expresiones y con lo que podemos hacer. Es un tema que grabamos muy deprisa en un día. Mica quería que añadiera algo de voz a unas bases que tenía. No sé, fue muy deprisa, y esto fue lo más adecuado que encontramos para hacer. Imaginé una situación en la que además de estar bailando estuviera haciendo algo más a modo experimental y creativo.

¿Cuándo sentiste que estabas preparada para hacer un álbum?
Era una cuestión de hacer un álbum o de hacer más EP’s. Nos reunimos y vimos si era un desafío demasiado grande reunir cosas para hacer un álbum, porque teníamos mucho material. Soy más de escuchar álbumes que singles o discos más cortos, así que lo que tendríamos que hacer sería un disco largo.

¿Qué has aprendido de la experiencia previa de Mica Levi con el showbiz?
Me siento muy afortunada de tenerla a ella y que haya trabajado antes en este negocio porque aporta mucho conocimiento y sabiduría, aunque no es algo de lo que hablemos mucho.

Corrígeme si me equivoco, Tirzah son tus canciones, pero no existiría si ni tuvieras compañía.
Sí, seguro, Mica y yo somos un grupo, se puede pensar en nosotros como en un dúo. Tirzah no responde a mí misma en solitario, sino que somos una banda. Todo ocurrió un día en el que decidimos lanzarlo así para que no tuviera sentido de otro modo.

“Tengo la suerte de trabajar con Mica Levi. Las cosas son como siempre han sido entre nosotras”

¿Por qué has querido dejar la primera toma de voz en el disco?
No fue una decisión consciente hacerlo así. Empezamos a pensar en qué cambiaría si lo hacíamos de este modo o si añadíamos más tomas, intentando ser otra persona. Es la manera más directa y honesta de hacerlo.

La honestidad es una buena respuesta a eso, pero por experiencia veo que los aristas nuevos tienden a vestir las canciones. Es una sorpresa ver que no intentas esconderlas en arreglos.
Tengo la suerte de trabajar con Mica y las cosas son como siempre han sido entre nosotras. Siempre ha funcionado bien así. Me gusta lo que hace y confío en ella. Sus decisiones sobre cómo tienen que ser las cosas normalmente hacen que funcione el trabajo con los demás. Es una manera de seguir trabajando sin preocuparte demasiado. Naturalmente tiene sus pros y sus contras, pero también los tendríamos si lo hiciéramos de otra manera.

El álbum tiene un ojo puesto en 2018, pero tengo la sensación de que hay una raíz de soul y r&b muy antigua.
Supongo que el soul y el r&b son una influencia, aunque tengo muchas influencias. Puede que lo veas por cómo ha terminado saliendo la música. Creo que mi acercamiento a la música es más soul que lo que he terminado haciendo con Mica después. Escuchamos música de maneras diferentes, pero tratamos de encontrar puntos en común. No es que al final se pueda diferenciar qué hay de cada una de nosotras, ni que por un elemento en concreto puedas decir que estuviéramos escuchando soul o r&b en ese momento, pero de alguna manera sí se podría decir.

¿Cómo te enfrentas, como adulta a la grabación de una canción que compusiste con 13 años?
Es curioso ver cómo hay sentimientos y pensamientos que pueden existir ahora de la misma manera que entonces y, ¡buah!

Es curioso ver que cuando se sabe que se escribió hace tanto produce comentarios como que es obvio que son pensamientos de esa etapa de la vida. No lo veo tan claro, porque muy bien podría ser también una canción hecha en 2018 con la perspectiva actual del feminismo.
No lo sé. Si te mantienes sólo en lo que hay en la canción y en que aún es relevante, por qué no incluirla en el repertorio actual. Cuando repasábamos lo que incluir en el disco y qué escoger de entre todo el material, queríamos pensar en que habría puntos especialmente atractivos e interesantes y vimos que esta podía funcionar.

“Hay una conexión clara entre la gente y eso es sobre lo que quiero escribir”

El hecho de que el disco sea confesional (o lo parezca) ha sorprendido mucho y casi incomodado a algunos. 
Bueno, si no es para ellos no será para ellos. Ha sido mi manera de presentar lo que quiero hacer. Si la gente se engancha con estas canciones, entonces es una auténtica bendición. Si no les llega no es algo sobre lo que tenga ningún tipo de control.

Has publicado una colección de canciones que parece que salen directamente de tu corazón, y que ahora están siendo compartidas y escuchadas muy lejos de tu hogar.
No quiero pensar demasiado en eso porque probablemente me volvería loca. Es música, así que, tienes que tolerarlo, si no, no lo hagas. Pero por qué no compartir estos sentimientos, porque a fin de cuentas son los mismos sentimientos para todo el mundo. ¿Por qué no mostrar tus sentimientos a los demás?

Se ha llegado a decir que estás redefiniendo la canción de amor. Lo que realmente sorprende es que en la cultura pop se ha pensado que si no se hacían canciones de amor, no había muchos más temas sobre los que escribir, y sin embargo hemos llegado a un punto en el que extraña que alguien haga un disco entero con canciones de amor.
Se ha escrito sobre de dónde salen mis canciones, por qué las hago y por qué no escribo sobre las cosas que están pasando. Hay una conexión clara entre la gente y eso es sobre lo que quiero escribir. Me parece que se debería pensar más en cosas como las que escribo y menos en lo que quiero o no quiero hacer.

¿De qué le sirve a uno mismo hacer canciones sobre la propia inseguridad?
Poder aclarar tu vida como adulto.

¿Te hace sentir más libre dejando salir estos sentimientos en forma de canción?
Las canciones no son una terapia pero pensar en ello sí puede ser liberador.

Tu imagen se mueve en el terreno de lo cercano, lo de todos los días. Eso se enfrenta a la imagen sofisticada y distante que suele haber encima de un escenario.
Encuentro interesantes los extremos y respeto una manera opuesta de hacer las cosas, aunque a veces puede ser manipulativo. Personalmente encuentro inspirador el hecho de ser tú misma, aunque desde luego está en la libertad de cada uno el hecho de descartar lo que no se quiere mostrar.