Albaro y Raúl Arizaleta crearon a mediados de los noventa un grupo singular, El Columpio Asesino. Tres discos de una inclasificable mezcla de pop, rock y electrónica después, el combo navarro levanta la cabeza y se da cuenta de que han pasado ya diez años. Por eso saben que una fecha así no puede pasar sin una buena celebración. Será en la pamplonica sala Tótem el próximo 16 de enero.

“Hemos pensado en un concierto especial en el que recuperaremos canciones que habíamos dejado de tocar y que interpretaremos con invitados. Va ser una gran noche que durará hasta el amanecer…”.

“Echamos de menos la espontaneidad con la que componíamos al principio”

Lo promete Albaro Arizaleta y la larga lista de invitados lo avala: Loquillo y Jaime Stinus por un lado, Jaime y David Cano de Cycle y Krakovia por otro, Juan & Deu de We Are Standard, Nachón de Manta Ray, Iñigo Firehead de Atom Rhumba y Mermaid, Jon Ulecia de Cantina Bizarro, David Orduña del panorama jazzero de Navarra e Ixiar Oreja de Maixa eta Itxiar. Amigos y camaradas que se subirán al escenario con la banda para versionear, cada uno a su manera, las canciones del grupo. La noche se cerrará con diversas sesiones de Chema Rey, Ciudadano Keane Dj y Optigan, además de contarse con los también navarros Tristessa como teloneros. Tras un inmejorable 2008 en el que se han consolidado como banda presentando por todo el país “La Gallina” (Astro/Pias, 08), segundo mejor disco del año según esta revista, es el momento de repasar y traer a la memoria los primeros momentos del grupo. “Son muchos los recuerdos y experiencias vividas… Un recuerdo que me viene a la cabeza es el de mí hermano y yo cerrando paquetes y sobres para mandar nuestras primeras maquetas a las discográficas. Recuerdo también cuando anotábamos todas las direcciones de concursos de maquetas… Era la época de los conciertos en los bares, con colegas de otros grupos, la época en la que tenías mariposas en las tripas una semana antes del concierto, la época en la que creías que esto de la música era otra cosa…”. Desde aquella demo “Azul, Rojo, Amarillo, Verde” hasta su último “La Gallina” ha llovido mucho, han ganado infinitamente en calidad y han ensanchado sus márgenes estilísticos. “Echamos de menos la espontaneidad con la que componíamos al principio, pero con el tiempo y el trabajo hemos creado una buena fórmula a partir de la que hemos conseguido nuestras mejores canciones”. Muchos han sido sus logros. Han participado en los festivales más grandes, han teloneado a grandes artistas como Jamiroquai o su admirado John Cale y han girado en dos ocasiones por México. “En cada época hubo sus momentos, pero uno de los mejores para la banda fue cuando pisamos suelo mexicano por primera vez. Fue muy emocionante cruzar el Atlántico juntos y encontrarnos con un público tan entusiasta y entregado como aquel”. Parece que el mal augurado 2009 no lo será para ellos, que no piensan bajarse de los escenarios. De momento, lo inician con este concierto y reeditando “La Gallina” con un disco extra en el que se incluyen sorpresas como la colaboración de Loquillo cantando “Dispararé”; una versión hecha por David Cano del tema “Caín” y otra de Pascual Reyes (San Pascualito Rey) de “El destacamento”. Todo listo, por tanto, para celebrar una larga carrera que ansiamos dure, al menos, otros diez años.