David Rodríguez y M.A. Blanca frente a frente
Entrevistas / La Estrella De David

David Rodríguez y M.A. Blanca frente a frente

M. A. Blanca — 02-09-2016
Fotógrafo — Archivo

Hoy viernes 3 de septiembre Sonido Costa Verde, recién nacido sello discográfico que rescatará joyas olvidadas del pop nacional, publica una lujosa edición de "El primer disco" de La Estrella De David, aventura en solitario de David Rodríguez (ex Bach Is dead, Beef y ahora con La Bien Querida). Con motivo de esta reedición el 29 de octubre habrá un exclusivo concierto en la sala Sol de Madrid en el que David contará con miembros de Juventud Juché, Ornamento Y Delito o Sierra en su banda. Y para celebrarlo conseguimos que Miguel Ángel Blanca, cantante de Manos De Topo y reconocido fan del disco entreviste a su autor.

"Hola, David. Soy Miguel Angel, el que canta en Manos de Topo". "Hola, Miguel Ángel. Ya te conozco, ya...”.

Esta entrevista es una mentira por varias razones. Una de ellas es que no es ninguna entrevista sino una terapia. Para un servidor. Con el tiempo me hago más egoísta, y hace tiempo que necesito hablar con uno de los tipos que, de alguna manera y no sé realmente por qué conexión en particular, me hizo ver que no estaba sólo en la forma de abarcar las canciones, la idea de crear universos particulares desde la cotidianidad hacia el mundo, y el hecho de buscar la liberación en el ser capaz de hacer lo que te da la santísima gana. Para bien o para mal.

El "Primer disco" de La Estrella de David me traslada y sintetiza mi forma de querer de hace diez años. Mis nietos potenciales me preguntarán cómo se quería en 2007 en una ciudad aún medio hedonista/medio inocentona, y yo no tendré nada más que ponerles canciones como "Tremendas amazonas", "La catalana" o "Tú lo tienes que saber" para que sepa de qué iba la cosa.


Empecemos por el principio… ¿Por qué reeditar el primer disco ahora?
Fue cosa de los del sello Sonido Costa Verde. Los conozco personalmente. Su idea inicial era inaugurar el sello con la reedición de "1971", de Rafael Berrio; después vendría mío. Eso es lo que me dijeron primero y yo les dije que me parecía bien, pensando que iba para largo, pero no pudieron inaugurar con el de Berrio, no sé si por un problema de derechos. Y se adelantó el mío y aquí está la cosa, no sé bien por qué.

En una ocasión, habíamos bebido, hiciste una lista en orden jerárquico ascendente que me marcó de alguna manera. Era algo así como: "La gente, el mundo, mi novia". Mi pregunta es… ¿Cómo ha evolucionado tu forma de querer, necesitar, relacionarte con la música? En "Poyeya es Presidente" dices que vienes a contar tu experiencia, así que adelante, cuéntanos…
Ha cambiado mucho porque, hace diez años, no me planteaba vivir de la música y ahora, a raíz de estar en La Bien Querida, vivo de ella. Y me cuesta más fliparme, la verdad, porque lo que me ha movido siempre para sacar mis discos (los que hicimos los Beef, los de La Estrella…) ha sido la ingenuidad. Ser funcionario en el Ayuntamiento de mi pueblo también ayudaba, porque por las mañanas tenía la ilusión de salir de allí. Y esa ilusión se hacía realidad cada día a las tres de la tarde. Esos momentos, en los que brillaba hasta el punto de pensar de mí cosas como que no cantaba mal, a veces los usaba para hacer música.

“Yo también me aburro muchísimo. Supongo que lo que nos pasa es que, a fuerza de dedicarle mucho tiempo a esto, le acabas viendo el truco y se pierde la magia”

Te lo preguntaba porque últimamente estoy terriblemente desmotivado con todo esto de la música. Ya no solo ha dejado de interesarme el circuito o la industria sino la música en sí misma. Encontrar algo que te ayude a arrancar y todo eso, más allá del ego de uno. Háblame de qué demonios haces para no aburrirte. ¿Qué te emociona o te inspira últimamente? ¿Qué me pasa doctor?
Yo también me aburro muchísimo y, para las producciones y cosas así, tiro de oficio. También así, igualmente, a veces me flipo. Es en los momentos en los que veo que estoy haciendo músicas que dan el pego, que están tan bien como otras cosas que oigo por ahí porque, cuando empiezo, nunca me veo capaz. Supongo que lo que nos pasa es que, a fuerza de dedicarle mucho tiempo a esto, le acabas viendo el truco y se pierde la magia. Y tú buscas la magia, Miguel Ángel, que se te huele a la legua. Estar siempre en la cresta de la ola del autoflipe.

Siempre he pensado que “Bellísimos" hablaba con tremenda ironía de cierto momento en el que en este país todo era posible, todo crecía de forma exponencial y todo el mundo se veía guapo, cruel y capaz. ¿Qué sientes cuando ves a grupos que empezaron más o menos contigo seguir repitiendo una y otra vez discursos que les hicieron ricos y famosos? Es más… ¿qué sientes cuando los ves lanzando singles de radiofórmula-bailable-indie a mediados de abril para llenar escenarios de festivales de verano a gusto?
Yo ya no pienso esas cosas, hasta el punto de que no imagino de qué grupos hablas. Antes, en la intimidad, sí que pensaba esas cosas, aun sabiendo que no estaría cómodo en el papel de músico de éxito. También sabía que eran unos pensamientos chungos  y que, además, a mí no me valían. Afortunadamente, me estoy haciendo viejo y lo de tener éxito y llegar a mucho público no me gustaría. Lo que sí me gustaría del éxito sería la tranquilidad de saber que no tendría problemas económicos durante una temporada.

Ya la última sobre tu época de antes de ser un señor y un padre de familia… ¿Qué echas de menos de aquella primera época inocente?
La inocencia en sí. A ratos me vuelve, pero tiendo a ser cínico. Y eso es lo peor.

El otro día leía sobre la des-profesionalización del arte y la distopía de un mundo transformado en  arte constante, en el que cada ser humano tiene que producir obras y competir por la posibilidad de mostraras, una pesadilla absoluta, vaya. De alguna forma me remitió a la actualidad, donde los grupos tienen objetivos muy marcados con sus grupos que después, obviamente, no llegan a ningún lugar donde desarrollar una trayectoria ¿Qué piensas de todos esos chavales montando un grupo con ese ansía de triunfo? ¿Realmente todo esto vale la pena, David? ¿Escogerías otra vez, si pudieras, todo este circo despreciable que es el indie o tal vez tu curiosidad iría por otros derroteros?
No veo muchos chavales, fuera del pijerío, montando un grupo. Muchos grupos indis de ahora sacan sus primeros discos cuando casi todos sus componentes han cumplido ya los treinta, han acabado las carreras y llevan diez años trabajando en otras cosas. Los chavales se lo hacen en casa, con el ordenador, sin necesidad de gastarse pasta en guitarras, amplificadores y cosas de esas. Si yo fuera joven ahora, seguro que lo haría así.
Yo creo que mi problema es que, aunque por mis discos no lo parezca, la música pop-rock no se me da mal. Y que siempre tuve alma de poeta. Y, si algo se te da bien, a veces te da por explotarlo. Con eso y con lo del autoflipe sólo podía acabar en el indi.

O preguntado de otra forma… ¿Cómo podemos hacer para poder seguir viviendo de esto? ¿Se puede llegar a viejo con el indie?
Yo esas preguntas no me las hago porque vivir de la música no me parece guay. Al final todo se reduce a pasarte un montón de horas en la furgoneta y eso es un rollo. Me compensa porque, echando cuentas, trabajo menos horas que en una oficina o una fábrica. Pero hacer música sí que es guay, a veces.

Todo esto del éxito o de la supervivencia en la música me pone en contacto con algunas canciones del disco como "Vejaciones en la Costa", "No hacia falta" o "Lofts Of Fun" que se me antojan como unas instrucciones de cómo afrontar la vida con tranquilidad, sin tener que trabajar demasiado, sin la presión de querer triunfar en nada a toda costa, sin más aspiraciones que estar vivito y coleando, ser buena persona, a quedarse en casa sin tener que rendir cuentas a nadie… En definitiva, una de las virtudes que admiro de David (que eres tú) es que tengo la sensación de que siempre haces lo que te da la gana. Ahora te pido que me des un consejo, así genérico que sirva para mucho, en plan Mr.Natural, rollo Confucio o cienciólogo de autoayuda.
Son instrucciones que me doy a mí mismo, pensando que me van a llevar por el buen camino, porque soy un ansioso, y que casi nunca cumplo. Ya supondrás. Hay dos caminos: intentar hacerse viejo o suicidarse. Yo, de momento, sigo el primero.

“Vivir de la música no me parece guay.  Me compensa porque, echando cuentas, trabajo menos horas que en una oficina o una fábrica”

Sé de buena tinta que te gustan cantautores románticos un tanto horteras y lacrimógenos.  Siempre tuve curioseada por saber cuál fue el arrebato, tras la lacra de la moda del inglés noventero, para empezar a hacer canción romántica en castellano sin hacer el ridículo más espantoso, siempre en zona minada y peligrosa. Hablo de asuntos como "La chica más guapa de España" o de “David". Cuéntame un poco de cómo cantarle al amor en lugares públicos y salir victorioso.
Creo que esas dos canciones de amor del primer disco que nombras son bastante ridículas. No me gustan especialmente porque estaban hechas con un retintín gracioso y me acabo dando un poco de rabia. En el otro disco que hice de La Estrella sí que le canto mejor al amor, creo yo. La verdad es el camino para no quedar muy descontento, Miguel Ángel.

Poco a poco voy descubriendo que los grupos patrios que más me interesan tienen algo que ver contigo. Hablo de grupos como Gudar o Hazte Lapón. ¿Crees que hay algo en el Llobregat? ¿Qué hay de tu descendencia, influencia, referencialidad?
Creo que los de esos grupos que citas son unos flipaos también.

Creo que es momento de que desarrolles esa idea de autoflipe. ¿Parece que se trata de algo bueno, un estado de ánimo de ilusión y frescor en la cara como de brisa marina?
El autoflipe  es un estado de ebullición que se vive como si tuvieras el cerebro emborronado. Lo de la brisa marina no lo veo tanto… Si te flipas entrando con una pistola en un MacDonalds, seguramente esté mal. Pero si te flipas haciendo cancioncitas y llegando a pensar de ti mismo que no eres del todo tonto... pues eso no está mal. Creo que ser un autoflipado es algo bueno.

11. Y acabo con otra clásica, muy de redactor becario de MondoSonoro… ¿Qué te traes entre manos ahora? ¿Cuándo nuevo material de La Estrella de David?
Estoy acabando de producir a Payaso, un músico de Mallorca. Y empezando el nuevo de La Bien Querida. Hago música en casa a veces, pero casi siempre en plan instrumental. Rollo electrónico en plan Cluster y cosas así que me molan. Pero si no digo mis cositas, no le encuentro mucho sentido a enseñarlo. Me gustaría volver a cantar porque significaría que he vuelto al autoflipe.

Gracias David de La Estrella de David, mi frágil terapeuta. Tus palabras me han sido de mucha ayuda y me recuerdan que sigo sin estar solo en todo esto. Hasta la semana que viene. A continuación unos anuncios discretos sobre los próximos festivales de verano.

Un comentario

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.