"Mi música logra conectar con las experiencias de la gente"
Entrevistas / Caroline Spence

"Mi música logra conectar con las experiencias de la gente"

Fran González — 18-06-2022
Fotógrafo — Archivo

Nacida y crecida en brazos de la música desde que guarda conciencia de ello, Caroline Spence demuestra no conocer otro lenguaje que no sea el que plasma sobre sus sentidas canciones.

La artista afincada en Nashville ha ido escalando puestos en vertical y sin altibajos hasta dar lugar a uno de sus proyectos más honestos, como es su más reciente LP “True North” (Rounder Records, 22), un trabajo marcado a fuego por esa magistral manera de reinventar los cánones de un controvertido y denostado género como es el country.

A través de esas melodías que parecen voladas por el viento y que terminan enmarcadas en un idílico y dulce atardecer rústico, Spence admite sentirse inundada por una renovada confianza que marida con la sensibilidad y las reflexiones de poetisas de su tiempo, convertidas ahora en influencia directa de su imaginario. Confiesa sentirse capaz para abordar temas inéditos en su repertorio y haber hallado las herramientas para prolongar su voz y su discurso desde la verdad y la catarsis. En mitad de un puente aéreo y haciendo escala entre vuelos, la artista estadounidense responde a nuestra llamada para charlar brevemente sobre su nuevo trabajo y la progresión de éste.

“Me encantaría que a partir de ahora la poesía continuara influyendo mis trabajos futuros”

¿Cómo observas tu evolución profesional desde tu anterior álbum?

Realmente estas nuevas canciones nacen del mismo rincón de mi corazón que las de “Mind Condition”, aunque sí que es cierto que en esta ocasión tengo la sensación de haber traspasado muros que nunca antes había logrado superar, como por ejemplo escribir y cantar sobre el duelo y la muerte, que es el tema principal del álbum.

Hay mucho de superación personal en el disco, sin duda.

Eso creo, pero no es algo que siempre haya tenido presente. De joven piensas que eres la única que atraviesa ciertos duelos, pero con el paso del tiempo y de los retos que te pone la vida te das cuenta de que no eres ni mucho menos la única, y que además estás rodeada de gente que logra convertir tus debilidades en fortalezas.

¿Ha influido en algo la pandemia en esta apertura de sentimientos?

Tal vez, sí. Durante la pandemia me aproximé mucho más a la poesía, y siento que de alguna forma este álbum está marcado por ello. Me encantaría que a partir de ahora la poesía continuara influyendo mis trabajos futuros.

De hecho, le dedicas una canción a Mary Oliver. 

Así es. Llevaba atrapada durante semanas buscando un título para esa canción, hasta que al final supe que tenía que llamarse así. La canción trata sobre la humildad y sobre la aceptación de la vulnerabilidad de uno mismo, que son cosas que precisamente he aprendido gracias a la poesía y a su obra. Es increíble la cantidad de lecciones vitales que puede aportarte la poesía.

"Concibo este álbum como un viaje de 45 minutos en el que las preocupaciones externas deben dejarse a un lado"



También imagino que este disco habrá supuesto una sanación personal para ti.
Desde luego, componer siempre me ha aportado mucho confort, y me ha ayudado a cerrar ciertos capítulos de mi vida y a sanar determinadas heridas. Una vez más estas canciones se han convertido en una compañía excelente durante dicho proceso.

¿No sientes cierto vértigo a la hora de compartir todas estas historias con el público?

Debería de hacerlo, ¿verdad? Qué trabajo tan raro es éste, a veces lo pienso [risas]. Lo cierto es que me siento increíblemente cómoda hablando sobre mis intimidades cuando estoy sobre el escenario. A pesar de ser un momento en el que me encuentro totalmente vulnerable, mi música logra conectar con las experiencias de la gente y eso genera un clima muy agradable entre los asistentes. De todos modos, también trato de aligerar algo el ambiente haciéndoles reír, porque si no sería todo demasiado dramático [risas].



¿En qué contexto te gustaría que la gente escuchara tu álbum?

Sin duda, durante un momento de sus vidas en el que no estén ocupados. Concibo este álbum como un viaje de 45 minutos en el que las preocupaciones externas deben dejarse a un lado. Y si tienen la oportunidad, que lo escuchen además dando un paseo.



Hay algo de novedoso en torno a tu estilo y es ese giro que le das al sonido clásico del country, como se puede apreciar en pistas como “Clean Getaway”. ¿Es algo premeditado por tu parte?

Realmente, no. Diría que son las propias canciones la que me guían a la hora de elegir un tipo de producción u otra, a decir verdad. El hecho de que las canciones sean tan diversas entre sí, como bien citas con “Clean Getaway”, entronca también con el hecho de haber compuesto muchas de ellas durante la pandemia, donde cada músico que trabaja conmigo elaboraba partes por cuenta propia y a la hora de juntarlas ha dado como resultado este abanico de colores sónicos tan especial y variado.

Tu carrera es un buen ejemplo de un proceso de autorrealización muy especial. Comenzaste siendo camarera y has logrado hasta trabajar con Matt Berninger. ¿Qué crees que ha sido determinante para que se diera este salto hacia adelante tan notable?
Trabajar con Matt Berninger fue un sueño, sin duda. Lo cierto es que estoy muy orgullosa de todos los trabajos que he desempeñado hasta llegar aquí, porque para mí son la muestra viva de la tenacidad que hay detrás de un sueño cumplido. No ha sido fácil, pero hacer música ha sido mi pasión desde que tengo uso de razón y el simple hecho de no conocer otra cosa que pudiera hacerme tan feliz como dedicarme a ello siempre ha supuesto el empujón suficiente y necesario para seguir intentándolo.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.