Beth Ditto visita Madrid y Barcelona este mes de junio para presentar las canciones de “Fake Sugar” (Virgin, 17), su primer disco en solitario tras la separación de los exitosos Gossip. Hablamos con ella sobre su infancia y adolescencia, su proceso creativo y su debut a solas. Podrás verla en directo en Madrid (6 junio, Joy Eslava) y en Barcelona (8 junio, El Festival, Poble Espanyol).

“A mi madre le gustaba un montón el rock and roll”, explica Beth Ditto animadamente al otro lado de la línea telefónica. “Escuchábamos mucho a Black Sabbath, Pink Floyd, que era el grupo favorito de mi madre, y más grupos de los setenta. Mi madre era fan del rock psicodélico, le gustaba mucho la concepción de Pink Floyd y estaba muy interesada en la música y en los sonidos. Además ella tenía una voz preciosa y le gustaba conectar con las canciones. También era seguidora de Led Zeppelin, sobre todo de Robert Plant. A mí me pasa al revés, soy más de Led Zeppelin a secas; me gusta más su música que la forma de cantar de Plant. Mi padre estaba muy metido en la música country”. Ese amor por el rock clásico que acompañó a Ditto en su infancia y adolescencia se nota y mucho en “Fake Sugar”, su primer disco en solitario tras la disolución de Gossip. “Empecé mi nuevo proyecto porque quería hacer algo diferente a Gossip, si no hubiera continuado con el grupo. Decidí hacer un disco que estuviera influido por la música que escuchaba en el pasado, cuando crecía. Amo a Paul Simon, las armonías vocales y esas cosas. Es gracioso porque mucha gente dice que mi disco en solitario suena muy a Gossip y otros dicen que no”. Y añade: “quería hacer un álbum a la vieja usanza que pudieras escuchar entero del tirón. Ahora todo se basa en el single, es lo que vende, dicen las compañías, los álbumes no. En los setenta y los ochenta ponías la radio y sonaba The Jam por ejemplo. Te pillabas el disco por esa canción pero lo escuchabas entero”.

La manera en la que Ditto se aproxima a la composición y escritura de las canciones es casi esotérica. “Trato que mi subconsciente me muestre el camino”, comenta. “Soy algo supersticiosa con ello, no me gusta forzar la máquina y que la canción suene artificial o forzada. Lo que quiero es sonar realmente sincera. Mi miedo más grande es no parecer sincera, o que el sonido no sea auténtico. Dejo que las canciones, el álbum y el artwork se creen solos”. ¿Y si la inspiración no llega? “Pues espero”, dice Ditto. “¿Conoces la canción de David Bowie ‘Sound And Vision’? Pues es así como me siento ante el proceso creativo. (Me tararea la canción de Bowie por teléfono: ‘I will sit right down/Waiting for the gift of sound and vision’). Hay que esperar para que te llegue la inspiración. Y eso es un problema en la industria musical actual, ya que quieren que hagas un producto y que seas capaz de hacer un disco cada dos años o cada año. Si no eres capaz de hacerlo, te obligan a sacar algo que no te gusta, algo forzado, algo no genuino. Eso es lo peor que puedes hacer. Por eso me siento y espero el regalo del sound and vision.