“Estar en mi propia burbuja y aferrarme a mis armas es lo que me condujo al éxito”
Entrevistas / Badly Drawn Boy

“Estar en mi propia burbuja y aferrarme a mis armas es lo que me condujo al éxito”

Raúl Julián — 30-05-2020
Fotógrafo — Archivo

Damon Michael Gough –aka Badly Drawn Boy– ha estado sumido en un prolongado silencio de diez años que ahora rompe con ‘Banana Skin Shoes’ (One Last Fruit/Popstock!, 20).

El disco es uno de esos regresos que merece ser celebrado, en base a las buenas vibraciones generadas por una exquisita colección de canciones protagonizada por un pop de lo más funcional para superar la incertidumbre de estos tiempos.

Aun a riesgo de que suene a tópico, creo que tu disco funciona como un bálsamo funcional para estos duros tiempos que estamos viviendo. Ese pop incluido en “Banana Skin Shoes” (One Last Fruit, 20) actúa como antídoto ante la soledad y la incertidumbre ¿Qué tipo de sensaciones pretendías despertar en el oyente?
Describes el álbum como un bálsamo funcional y antídoto para la incertidumbre en estos tiempos que corren… y yo no podría decirlo mejor ¡Gracias! Quiero que el álbum haga que la gente se sienta positiva y conseguir que siempre exista algo de esperanza.

Escuchando “Banana Skin Shoes” he pensado que ésta era una versión actualizada y a la vez más sofisticada y madura de ti mismo como artista ¿Estás de acuerdo? ¿Dirías que es tu disco más personal y honesto hasta la fecha?
En respuesta a la primera parte de la pregunta, te diré que mi música siempre viene de mí mismo y en ese sentido ésta es sólo la entrega más reciente. Así que se podría afirmar que sí, que en ese sentido estoy actualizado. Siento que todos mis álbumes son personales. Pero sí, quizás este álbum está en un nuevo nivel, al que he llegado a través de lo aprendido durante todo este tiempo en el que he estado alejado del foco de atención.

“He regresado después de golpes personales y de lidiar con un mundo en constante cambio”

¿Qué te motiva en la actualidad a la hora de escribir canciones?
Mi motivación es siempre la misma. Tengo un piano en una habitación y una guitarra en otra. Y mi habilidad para tocar estos instrumentos es toda la motivación que necesito para escribir canciones.

En este álbum has trabajado con tres productores diferentes: Gethin Pearson, Youth y Keir Stewart ¿Qué ha aportado cada uno de ellos al sonido final del disco?
Empecé el álbum con Youth. Pero entonces nació mi hijo Ruben. Youth vive en Londres, y no quería tener que viajar hasta allí después de que Ruben naciese. Keir Stewart vive a la vuelta de la esquina, así que comencé a trabajar con él en algunas canciones. Después de un tiempo necesitaba la aportación de alguien más para ayudarme a terminar estas grabaciones, así que llamé a Gethin Pearson. Todos contribuyeron con algo, pero al final fuimos Gethin y yo juntos los que terminamos el trabajo.

Precisamente la última vez que te entrevisté fue hace 10 años, con motivo de la publicación de “It’s What I’m Thinking Pt.1 – Photographing Snowflakes” (One Last Fruit, 10) ¿Qué ha pasado en la vida de Damon Michael Gough desde entonces? ¿Cómo has cambiado en una década?
Han pasado muchas cosas en mis diez últimos años. La vida ha pasado… Rompí con mi ex pareja después de quince años de relación. Poco después conocí a Leanne, que ahora es mi esposa. Con la ayuda de Leanne, dejé de beber en noviembre de 2015. Tuve varios problemas de salud, como la enfermedad de Crohn, diabetes y un reemplazo de cadera. Y vi cómo el mundo se volvía loco a mí alrededor. Así que he regresado después de todos esos golpes personales y de lidiar con un mundo en constante cambio. Y todo eso lo he puesto en este disco.

Diez años es, en efecto, mucho tiempo. Sobre todo ahora que la sociedad y el mundo parecen moverse tan deprisa ¿Has tenido miedo en algún momento de que el público pudiera olvidarse de ti?
Tengo seguidores en todo el mundo. Algunos se habrán quedado conmigo y otros no. Pero nunca he dejado de hacer conciertos, aun sin tener un nuevo disco bajo el brazo. Así que no, nunca me he preocupado de si la gente me recuerda o no.

El disco tiene un total de catorce canciones ¿Dirías que estás viviendo un momento especialmente creativo? Y en el mismo sentido… ¿No se te ha pasado por la cabeza que, en estos tiempos de inmediatez en los que a la gente le cuesta mantener la atención en algo concreto, quizá hubiese sido más funcional dejarlo en diez o doce canciones?
Siempre estoy escribiendo canciones, así que no: éste no ha sido un período especialmente creativo. Tengo cientos, si no miles de canciones sin terminar. Regalo catorce canciones porque siento que es un buen número, teniendo en cuenta todo el tiempo que he estado ausente. El álbum puede entenderse como una lista de reproducción, que es algo más acorde con los tiempos en que vivimos.

En cualquier caso, “Banana Skin Shoes” es una secuencia sedosa de canciones de exquisito pop. Pero curiosamente la pieza que lo abre y también le da título, es bastante más ruidosa y experimental que el resto de temas y tiene poco que ver con sus trece compañeras ¿Por qué elegiste esta canción para abrir el disco?
La canción tiene al menos veinticinco años. Es decir, que es de antes de que comenzara mi carrera, aunque entonces no escribí letra para ella. La letra la escribí ahora. Por eso es apropiada para este momento. “Banana Skin Shoes” es la canción de apertura porque a nivel sonoro refleja el caos de los últimos años de mi vida. Refleja mis defectos pero con humor. Pero no estoy de acuerdo en que sea la única que suena diferente a las demás canciones. Hay varios temas en el álbum sobre los que podrías decir lo mismo. “Apple Tree Boulevard”, por ejemplo, tampoco suena como ninguna de las otras. Etc. etc.

“La industria resulta irreconocible en comparación con la de hace veinte años: la competencia ahora es más dura”

A mí me gusta mucho “Funny Time Of Year”, que me recuerda al Beck acústico de “Sea Change” (DGC, 02) ¿Qué puedes contarme acerca de esta canción?
“I Just Wanna Wish You Happiness” es una canción de ruptura desde mi perspectiva, mientras que “Funny Time Of Year” es la misma ruptura pero desde la perspectiva de la otra persona. En la canción reconozco lo difícil que puede haber sido para mi ex terminar la relación.

¿Cómo recuerdas la escena de la música en Reino Unido en la que debutaste con el cambio de siglo? “The Hour Of Bewilderbeast” (XL, 00) fue lanzado después de ese apogeo del Britpop que duró bastantes años, y que de algún modo dejaba el camino libre para la aparición de nuevas bandas…
Era felizmente inconsciente acerca de cualquier escena que hubiese en ese momento. Yo estaba creando mi propia escena con mi propio sello discográfico. Probablemente eso es lo que me condujo al éxito: estar en mi propia burbuja y aferrarme a mis armas. Que es exactamente lo mismo que estoy haciendo ahora y hasta el día de hoy.

Ese año ganaste el Mercury Prize con ese debut “The Hour Of Bewilderbeast”, imponiéndote entre otros a Coldplay, que por entonces también habían debutado con “Parachutes” (Parlophone, 00) ¿Qué consecuencias crees que tuvo eso para tu carrera?
No tengo ni idea de qué camino habría seguido mi carrera si no hubiera ganado el Mercury Prize. Esa fue mi experiencia y no tengo nada con lo que comparar. Así que sólo puedo verlo como algo positivo.

¿Cómo crees que ha cambiado la industria musical desde entonces hasta ahora?
La industria resulta irreconocible ahora en comparación con la de hace veinte años. La única forma de hacer las cosas ya no se corresponde con bandas firmando contratos discográficos. Dicho esto, la competencia es más dura y están todas las plataformas de streaming, lo que también genera mucha más competencia.

¿Cómo crees que afectará la crisis provocada por el COVID-19 al sector?
De momento lo único que he hecho ha sido promocionar mi álbum desde casa durante los últimos tres meses. Queda por ver si ese es el futuro o no.

Tu nombre siempre se asociará a la película “About A Boy” (2002) de Paul Weitz (En España “Un Niño Grande”), en donde dejaste unas canciones entrañables para la banda sonora y con la que alcanzaste aún mayor popularidad.
Hacer la banda sonora de “About A Boy” fue emocionante e inspirador. Pero también una de las cosas más difíciles que he hecho. Fue mi primera banda sonora y resultó ser la más grande que he hecho hasta la fecha. El hecho de que la banda sonora fuera tan bien recibida fue muy gratificante.

Repetiste en 2012 componiendo la banda Sonora de “Being Flynn” (en España “La Vida de Flynn”), trabajando de nuevo con el director Paul Weitz. A nivel personal ¿Qué te aporta hacer una banda sonora que no consigues con un disco propio?
Obviamente cuando te implicas en ese tipo de proyecto que es hacer una banda sonora, el objetivo es articular parte de la historia de la película o del libro en el que se inspiró la película. Así que inevitablemente terminas escribiendo canciones que de otro modo nunca hubieras escrito.

Para terminar te haré algunas preguntas acerca de discos especiales para ti ¿Cuál es el disco que más has escuchado en tu vida?
El álbum que más he escuchado es “Born To Run” (Columbia, 75) de Bruce Springsteen. Especialmente cuando tenía 14 años, que fue cuando lo escuché por primera vez.

Un álbum que descubriste en la colección de tus padres y que aún te encanta…
Me viene a la cabeza “Tapestry” (A&M, 71) de Carole King, que es de principios de los 70, así que yo era muy joven.

¿El álbum que te dio más ideas o te influyó más en tu propia carrera?
“Chocolate And Cheese” (Elektra, 94) de Ween. Es un álbum que suena tan diverso…

¿Cuál es el disco que más veces has regalado?
Cada vez que saco un nuevo disco, se lo doy a más personas que cualquier otro que se me ocurra.

Un álbum que en el pasado odiaste y del que ahora eres un gran admirador…
“Tunnel Of Love” (Columbia, 87) de Bruce Springsteen. Uno de los mejores discos y más subestimados de Springsteen. El álbum trata sobre la ruptura con la que por entonces era su esposa.

El último álbum que escuchaste de una banda nueva y te sorprendió
“Hard Times” (CRC, 20) de The Whyte Horses. Pero no soy imparcial porque toco en uno de los temas (Badly Drawn Boy aparece en la canción “Satellite Of Love”, que es una versión del tema de Lou Reed).

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.