La proverbial lírica mediterránea del veterano Julio Bustamante se da la mano con el núcleo central de los siempre infravalorados Ciudadano en “Vivir para creer”, primer álbum de los valencianos Maderita.

Un excepcional trabajo, artesanal, de folk mediterráneo casi pastoral. Un pequeño gran disco, cuya gestación viene de lejos, tal y como nos cuentan el propio Bustamante, Xema Fuertes y Jorge Pérez, integrantes de un cuarteto completado por Cayo Bellveser. “La primera vez que escuchamos a Julio Bustamante fue cuando teníamos dieciséis años, oyendo su tema ‘Hablando de Van Morrison’ por Radio 3. Luego nos conocimos y nos veíamos esporádicamente. Hasta que hace unos meses nos juntamos en El Vedat (urbanización cercana a Valencia), huyendo de las Fallas, y grabamos cuatro canciones”. Y el resultado no podía ser más opuesto al estruendo fallero. “En las canciones se pueden escuchar hasta a los pajaritos y a mi perro caminando o roncando. Hemos llegado a este punto de una forma natural, como uno más de los giros que tanto Bustamante como nosotros hemos podido dar. Y es un giro enriquecedor, sin prejuicios de estilos puristas”. “¿Algún influjo concreto a la hora de darle forma? “Es cierto que a todos siempre nos ha gustado el folk, pero ha sido una sorpresa ver cómo se iban desarrollando los temas. Quizá sí nos hayamos fijado mucho en la música de raíz cubana y en el folk americano o incluso el de aquí, ya que descubrimos ‘Brossa d’Ahir’ (1977) de Pep Laguarda i Tapineria, de quien incluimos una versión de ‘Cims i abismes’”. No es la única: también hay una adaptación del“It Ain’t Me, Babe” de Dylan, en un trabajo que, pese al paralelismo promocional con Fleet Foxes, no admite parecidos muy evidentes. “Quien espere escuchar algo parecido a Fleet Foxes, se sentirá decepcionado, aunque sí es verdad quehay una espiritualidad común. Que nos basemos mucho en los juegos vocales también puede explicar ese paralelismo, pero es algo que también hacían Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán. Lo bonito es que un mosaico sin prejuicios, pasado además por un filtro mediterráneo”