Aisha Khan es una mujer de armas tomar. Así lo demuestra en su nuevo disco, “Aishaddiction” (El Toro Records, 18), en el que deja que fluyan un amasijo de sonidos afroamericanos creados desde mediados del siglo XX, y que incluyen jazz, blues, rhythm & blues y rock & roll. Aunque tampoco olvida el country, el western swing o el bluegrass. Charlamos con ella antes de su gira española que la llevará a Madrid (19 octubre, Gruta 77), Zaragoza (20 octubre, Sala Z), Barcelona (21 octubre, Rocksound) y Valencia (26 octubre, Peter Rock).

En el disco hay multitud de estilos. ¿Buscabas esa heterogeneidad?
Sí, soy codiciosa. ¡Me gusta un poco de todo! Siempre he sentido que hay mucho en términos de música, moda, arte y cultura en general y poder elegir de entre todo. Somos afortunados de estar viviendo hoy y poder mirar hacia atrás a todos esos grandes músicos e intérpretes y tener la libertad de explorar todos esos diferentes estilos. Y hay mucho más… funk, soul, hip hop… ¡Qué suerte poder tener todo eso y la opción de una cultura aún más contemporánea! ¿Por qué limitarse?

Háblame de los músicos que han grabado el disco.
Los músicos en el álbum son en su mayoría españoles, concretamente de Barcelona y sus alrededores. He sido increíblemente afortunada de poder trabajar con algunos de los mejores instrumentistas que tocan en España hoy en día, la mayoría de los cuales forman parte de mi banda habitual. Las canciones fueron arregladas por Pere Miró, un joven músico y arreglista excepcional. Miró tiene una gran habilidad como arreglista, así como gran comprensión de la música de raíces. También participa como saxo barítono de los mismos. Le preguntamos al legendario Lluis Coloma, (uno de los mejores pianistas de boogie woogie del mundo), si trabajaría con nosotros para esta grabación y dijo que sí. La sección de ritmos incluye al batería Emilio Torres, fundador del extraordinario grupo de jump blues, The Big Jamboree. También forma parte de los saxos el tenor Ignasi Poch, que trabaja, entre otros, con la Barcelona Big Blues Band así como con The Big Jamboree. Al contrabajo tenemos a Xavi Castillo un fabuloso músico de jazz. En las guitarras contamos con Thierry Courrault, originario de París, y que ahora vive en Londres (aunque también pasó varios años viviendo y tocando en Barcelona). Trabajo mucho con Thierry y cuando tengo una nueva canción, me ayuda a elaborar las armonías o acordes para acompañar mis melodías. El segundo guitarrista fue Xavi Roman. Él había estado tocando con Alice And The Wonders y en la actualidad lo hace con Anita O’Night & The Mercury Trio.

Además, hay invitados.
La grabación conto con otros otros excelentes vocalistas de la escena barcelonesa. Desde Paola Blueroomess y Jodie Cash hasta el grupo de doo wop Earth Angels, reunidos para la ocasión, que pusieron coros en algunos temas. También otros miembros de The Blueroomess aportaron su tiempo y talento como instrumentistas.

No es habitual que en los discos del género haya solamente temas propios, y además todos compuestos por ti.
Las letras surgieron de forma innata. No fue mi intención escribir un álbum de solo composiciones originales y, sinceramente, no había escrito nada durante mucho tiempo. Pero cuando volví a la música hace un par de años, después de una ausencia prolongada de cantar y actuar, todas esas influencias, todas las canciones y cantantes que había escuchado a través de los años, de alguna manera habían estado silenciosamente en mi subconsciente. Cuando comencé a cantar de nuevo, las composiciones iban surgiendo y después de unos meses, me di cuenta de que tenía material suficiente para casi dos discos.

El disco lo produce Mike Mariconda. ¿Qué me dices de eso?
¡Mike Mariconda es una leyenda viviente! Proviene de una tradición de la música punk de la ciudad de Nueva York, con la banda Raunch Hands, con la que tocaba la guitarra. Mike también se ha pasado toda la vida haciendo su tarea con respecto a la historia de la música popular, además de ser músico y tener un buen par de orejas. Así que lo que pasaba con Mike era que siempre entendía lo que estaba tratando de hacer. Es muy creativo, puedes intercambiar ideas con él y hace grandes sugerencias. Confío totalmente en su habilidad y sus conocimientos. ¡Volvería a trabajar con él con los ojos cerrados!

Me ha resultado curioso, por el estilo que practicas, leerte decir que una de tus influencias es Billy Bragg.
Al crecer en Inglaterra tuve el lujo de estar expuesta a una gran cantidad de subculturas juveniles diferentes y había una verdadera apertura a la forma en que los jóvenes podían escuchar diferentes tipos de música. Crecí en Essex, y la mayoría de mis amigos eran de izquierda y clase trabajadora. Billy Bragg también es de Essex y lo que escribió resonó con lo que creíamos y cómo nos sentíamos acerca de muchas cosas. En mi adolescencia fui todo un híbrido cultural y escuché a muchos artistas británicos contemporáneos como The Smiths, The Jam o Billy Bragg, así como sonidos más retro cercanos al jazz, rhythm & blues y al northern soul o el rockabilly. Sin embargo, más que referencias culturales y políticas compartidas, una de las cosas que siempre me ha gustado de Bragg es su tarea de compositor, tanto esas letras sean sociopolíticas, a lo Woody Guthrie, o letras dedicadas al amor. También es una persona bastante decente y se ha mantenido absolutamente fiel a sus creencias a lo largo de los años, y sigue activo por diversas causas.

¿Y qué opinas de su vertiente política?
Estamos en un lugar bastante similar. Soy feminista, de centro izquierda y me opongo a cualquier forma de discriminación o racismo.

¿Presentas el disco por aquí?
Bueno, España, Barcelona en particular, es como como mi segundo hogar. Aproximadamente un tercio de mis seguidores son de España y me encanta trabajar allí. El álbum fue una experiencia muy española de principio a fin y siento que en parte es por eso que funciona. Canciones como “She’s The Bomb” y “Later Latin Lover” se inspiraron mucho en mis amigos españoles. Por eso, para mí, es importante que lancemos el álbum en España y en el Reino Unido. Mi regreso a la música fue en el festival Screamin’ de Calella, al que siempre estaré agradecida y promocionar Aishaddiction en España será una prioridad. Tengo bandas en ambos países y esto siempre se ha sentido como un proyecto anglo-español. Eduardo Izquierdo