“A los dos nos ha marcado haber sido adolescentes en los 90”
Entrevistas / Agrio

“A los dos nos ha marcado haber sido adolescentes en los 90”

José Carlos Peña — 24-02-2020
Fotógrafo — Mariano Regidor

David Flores y Jorge Fuertes, compañeros durante quince años en la prestigiosa banda madrileña Doss, saltan a la palestra como Agrio con un EP en el que participa el mismísimo Mark Lanegan.

El corte en el que colabora el norteamericano, A Drink Of Poison Water, es una de las tres canciones de La Murga EP (Broken Clove, 20): recia tarjeta de presentación de paisajes dinámicos, claroscuros y complejidad emocional próxima a los postulados del post-rock y las guitarras de los noventa. Sin prejuicios genéricos ni corsés y con las colaboraciones externas como elemento esencial. Lo publica en vinilo el sello norteamericano que lleva a Enablers y June of 44. Jorge Fuertes responde a nuestras cuestiones…


Háblame de los orígenes de un proyecto tan insólito por aquí. ¿Cuál es el enfoque que tenéis con las colaboraciones?
Flores y yo compartimos grupo durante quince años. Aprendimos juntos a tocar nuestros instrumentos y podemos tocar durante horas sin necesidad de hablarnos. Llevábamos diez años sin hacerlo y a ambos nos apetecía retomarlo en un momento que nuestras agendas lo permitían. El enfoque con las colaboraciones siempre es el mismo: les enviamos las versiones instrumentales a diferentes amigos con la intención de que se conviertan en nuestros cómplices si les sugieren algo, si estimulan en ellos las ganas de participar.  En el caso concreto de Leo Mateos, además, nos regaló por sorpresa la voz de Adriana (de la Fuente, de Tremenda Trementina) en A Drink Of Poison Water y le dio un giro inesperado. Para nosotros es como la tercera pata de este dúo: un cómplice y colaborador ideal.

¿Cómo surgió trabajar con Mark Lanegan y cómo fue el proceso? Por alguna razón, son raras las colaboraciones con gente de fuera, y menos tan, en principio, inaccesible.
Al igual que todas las demás colaboraciones, ya sean ingenieros de sonido, pintores, diseñadores, fotógrafos o músicos, es fruto de la generosidad de gente a la que tenemos la suerte de considerar amigos y ahora cómplices. Supongo que es algo tan sencillo como lanzar al aire la propuesta, sin ninguna pretensión, con toda la humildad.

Hablando de A Drink Of Poison Water, es un tema largo y complejo, entre la oscuridad y cierta luz. ¿Cómo llegasteis ahí?
Esta canción es la que mejor ejemplifica la naturaleza de lo que hacemos, y quizás la que más ha cambiado de como salió inicialmente de nuestro estudio con las pistas básicas de guitarras y batería. Es nuestro pequeño Frankenstein; de nuestra composición inicial viene casi toda la oscuridad que mencionas. Con las pistas que Mark grabó en L.A. con Alain (Johannes) el tema dio un primer giro que nos hizo replanteárnoslo, y ahí apareció Leo. Con sus sintes, la voz de Adriana y un arreglo totalmente diferente, transformó la canción y aportó la luz. Digamos que Mark cantó sobre una canción que ya no existe y lo que ahora oyes es un perfecto ejemplo de la transformación del material original al interactuar con la aportación de los cómplices. Esa era la intención, que Flores y yo fuéramos el núcleo del que sale la materia básica, y que los colaboradores nos transformaran. Es muy divertido dejarse transformar y mucho menos frustrante que intentar fijar de antemano el rumbo de las canciones.

¿Qué referencias musicales manejáis, y en general qué es lo que más os interesa? ¿Os sentís cómodos dentro de la etiqueta del “post-rock”?
Somos muy melómanos y no distinguimos la música por géneros. Nos interesan infinidad de artistas muy diferentes entre sí, pero es obvio que a los dos nos ha marcado haber sido adolescentes en los 90, una época en la que las guitarras eran pieza clave del lenguaje sonoro, y que sentimos también como muy creativa y libre de las etiquetas y prejuicios que poco después encasillaron y compartimentaron la música. A ambos nos gustan grupos que imagino que son calificados habitualmente como post-rock, pero también nos encanta Bambino, Oscar Mulero o Today Is The Day.

“Tocar en directo no es una prioridad, pero cuando haya una oportunidad procuraremos hacerlo especial”

¿Cuál es el origen del título del EP, La murga?
Una vez más, y nos alegra que sea así, es la interacción con el exterior la que nos va dando forma. En este caso una amiga, Linda Mirada, pasaba por la habitación donde yo estaba escuchando a bastante volumen unas mezclas de una de las canciones del EP –A mayores, la más potente probablemente-, y mientras sonaba una de las partes más estridentes, la pobre preguntó horrorizada que qué era esa “murga”. Sin darse cuenta, nos había regalado el título para el EP. Eternamente agradecidos.

¿Vais a combinar inglés y castellano -al menos en los títulos de las canciones?
Probablemente. No hay casi nada definido en Agrio, más allá de que somos Flores y yo, más los amigos que se apunten en cada caso.

Habéis grabado y mezclado a caballo entre España y Estados Unidos, en diferentes estudios (Reno, Buen Mambo…). ¿Cuál es la razón y cómo ha sido de fácil o complejo?
No ha sido nada premeditado, hemos ido encajando fechas donde hemos ido pudiendo, cuando las hemos ido necesitando. Tanto Reno, Buen Mambo o El Purgatorio son estudios llevados por amigos con los que nos sentimos muy cómodos trabajando. En concreto, El Purgatorio de Ojo es para nosotros nuestro hogar y donde trabajamos habitualmente. Mark (Lanegan) trabajó con Alain (Johannes, habitual de PJ Harvey, Queens Of Stone Age…) en Los Angeles.

¿El proyecto va a tener un recorrido en directo, y en caso afirmativo, cómo lo enfocaréis?
No es una prioridad para nosotros, pero procuraremos que siempre que haya una oportunidad para tocar quepa la posibilidad de convertirlo en algo especial y que no necesariamente se limite a intentar reproducir lo grabado. Nos gusta que sean facetas independientes. Deben darse las circunstancias adecuadas.

¿Qué pensáis al compartir sello con artistas como June of 44 o Enablers?
Somos admiradores de todos los grupos del sello, los que ya han publicado y los que están por publicar este año, aunque sean muy diferentes. Nos sentimos afortunados de compartir techo y encajar en la filosofía del sello, que se resume en estas palabras: “In the biz of birthing freaky records. Wearing hearts on sleeves, turning it all the way up and fighting the good fight. Always left of center”. (“En el negocio de alumbrar discos raros. Llevando corazones en las mangas, dándole la vuelta a todo y peleando la buena batalla. Siempre a la izquierda del centro”).

Por último: ¿creéis que en la escena nacional los grupos tienden mucho a cerrarse en vez de abrirse hacia fuera?
No sé, es algo que nunca me he planteado. Habría que preguntárselo a la escena en la próxima asamblea general.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.