Summertime Blues
Libros / Diego Prado

Summertime Blues

7 / 10
Eduardo Izquierdo — 17-01-2022
Empresa — Algaida Editores
Fotógrafo — Archivo

Tomando de alguna manera el rebufo de “El Cadillac de Big Bopper” de Jim Dodge o “Zíngara: buscando a Jim Morrison” de Salva Rubio nos llega la tercera novela de Diego Prado, ahora afincado en L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona). Los que hayan leído las novelas citadas y vean el título ya pueden imaginar por donde va la cosa.

En este caso, el protagonista indirecto de la novela es Eddie Cochran, y más concretamente su guitarra. Un objeto alrededor del cual se hilvana una historia de amor imposible y que nos lleva a viajar por Estados Unidos y Europa con el objetivo de cazar tan preciado instrumento. Los motivos son ciertamente originales, aunque quizá el paso por lugares como Vietnam, y determinadas coincidencias en forma de encuentro entre sus protagonistas están algo forzadas. Los personajes son irregulares. Su construcción no es homogénea y algunos cojean. Funciona bien Tobias “El Largo” Whitaker, y su paso de secundario a protagonista, y no tanto el supuesto protagonista principal, Johnny Tyler, que adolece de detalles sustanciales mientras le sobran otros triviales. Tampoco acaba de encajar la aparición de un George Harrison que ejerce de secundario de lujo, sin aportar demasiado.

Dicho esto, que puede interpretarse como lo malo, la novela se lee bien, entretiene y la inversión de tiempo en ella es escasa, ya que se asimila rápido gracias a una prosa cercana. Eso la convierte en una buena lectura detrás de otros textos más trascendentes. Siempre va bien algo de respiro, y “Summertime Blues” te lo da. Así que ni tan mal.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.