Liti-o
Libros / Clara Peya

Liti-o

8 / 10
Tanit Cortés — 17-11-2020
Empresa — Rosa dels Vents
Fotógrafo — Archivo

“No soy poeta. No es una excusa, es una realidad”. Con estas palabras arranca “Liti-o”, el primer libro de la pianista Clara Peya. Si bien es verdad que Peya no es escritora, no cabe duda de que es una gran artista en todos los sentidos. Liberado de demasiadas florituras y estructuras presuntuosas, “Liti-o” –escrito en catalán y castellano– nos transporta al universo de la poesía singular, directa y compleja en su sencillez.

El libro deconstruye el poema en si mismo, y no solo a nivel estructural sino a nivel conceptual. Peya se desnuda con preguntas y reflexiones sobre las relaciones, sean románticas o no, con otros o con una misma. Mensajes dirigidos a personas concretas y preguntas, muchas preguntas. Es decir, “Liti-o” es un viaje sensitivo por una mente ajena, donde no sólo encontramos pensamientos vagos, sino frases con mucha intención y ansia de cambio.

El carácter transgresor de la pianista también se cuela en las páginas del libro, como no podía ser de otro modo. Encontramos detalles de un activismo social y cultural, así como humano: “tengo el cuerpo lleno de cuerpos, de los cuerpos que he juzgado y de los que me han rechazado”. Pequeños textos que evocan cuestiones sobre la propia consciencia, que se clavan en la mente del lector para seguir pensándolas horas después.

“Recuerda que ahogarse no es nada más que la extrema dificultad para respirar las heridas”. Esta es una de las muchas gotas de las que se compone el río de “Liti-o” que también es lucha, es cicatriz, es dolor y es liberación. Es proceso y camino. La poesía de Peya recuerda sutilmente a la de Rupi Kaur, también autora de composiciones cortas y sugerentes, y coinciden en un punto clave: su poesía es el refugio y la cura, la catarsis emocional convertida en arte.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.