La brigada de la luz
Libros / Kameron Hurley

La brigada de la luz

7 / 10
José Martínez Ros — hace 2 semanas
Empresa — Alianza Editorial

En 1959 uno de los maestros de la ciencia-ficción clásica (y también veterano de la Armada estadounidense), Robert A. Heinlein, publicó la que se consideraría una de sus obras cumbres, “Starship Troopers”, la historia de un joven idealista que es reclutado para luchar en una guerra espacial contra una raza alienígena que disputa a los seres humanos el dominio del cosmos. Muchos lo recordaréis por la malévola adaptación al cine que realizó a finales de los noventa Paul Verhoeven. El libro se hizo tan popular que creó una tendencia dentro del género, que podríamos llamar la “sci-fi militar”. Entre los innumerables descendientes literarios de “Starship Troopers” habría novelas como “La guerra interminable” de Joe Halderman o “El juego de Ender” de Orson Scott Card que se servían del modelo de Heinlein para trasladar al futuro los conflictos de su época (en el caso de Halderman la Guerra de Vietnam y, en el segundo, la Guerra Fría).

Es lo que hace también Kameron Hurley en “La brigada de la luz”: una novela que, más allá de su envoltura de ciencia ficción, habla con elocuencia de nuestro presente. En este caso, ha desaparecido todo rastro de idealismo. La sociedad futura espartana que imaginó Heinlein ha evolucionado en la mente de Hurley hasta una pesadilla feudal, una versión decadente y oscura del neoliberalismo: nuestro planeta ha sufrido un buen número de desastres climáticos y está dividido por seis megacorporaciones que han suprimido los gobiernos estatales y privatizado todos los servicios básicos, de modo que la única manera de acceder a la ciudadanía es convertirte en su empleado/siervo. Parte del Sistema Solar ha sido colonizado por los terrestres, pero los colonos de Marte se han rebelado e instaurado un régimen socialista, y ahora se enfrentan a las corporaciones terrestres en una larga y cruel guerra en la que la población civil de ambos bandos es siempre la primera víctima (y aquí se advierte la sombra de las intervenciones militares de Estados Unidos en Oriente Medio.)

Los soldados se trasladan al escenario de las batallas por teletransportación, pero en el caso de Dietz algo va mal: los “saltos” afectan su percepción de la realidad y, sobre todo, del tiempo… lo que termina provocando que se cuestione su papel en esa guerra absurda y salvaje. Hurley es una escritora inteligente y ambiciosa, y lo demuestra al conseguir que una obra tan bizarra como “La brigada de la luz” funcione y, más aún, sea tremendamente entretenida. No estamos entre una batalla entre buenos y malos, entre la humanidad y una superespecie de insectos espaciales, sino entre dos visiones de la sociedad.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies