Neon Brown
Discos / Velvet Negroni

Neon Brown

8 / 10
Ignasi Estivill — hace 2 semanas
Empresa — 4AD
Género — R’N’B

“La pandilla adecuada, la temperatura adecuada, el tipo adecuado de drogas…” Así describe Velvet Negroni el clima perfecto para crear su música, que nunca es antes de la medianoche. “Neon Brown” trata de eso, un trabajo muy flexible de R&B que suena directamente a noche nebulosa. Canciones sensuales, pero con un toque oscuro. Un sonido expansivo, pero a la vez de baja intensidad. Once cortes que te transportan directamente a una habitación con poca luz y mucho humo, para sentarte en el sofá, relajarte, y a volar.

Velvet Negroni, nombre de cóctel tras el que se esconde como artista Jeremy Nutzman, ni siquiera alcanza las 200.000 reproducciones en Spotify, pero sin embargo, su carrera ya ha llegado mucho más lejos de lo que muchos artistas sonarían: en el último año y medio, ha sido telonero de Tame Impala, ha colaborado en el tema de ‘iMi’ del último álbum de Bon Iver‘i,i’, y su canción “Waves” ha sido sampleada por el mismísimo Kanye West para “Feel The Love”, tema del proyecto conjunto de Kanye con Kid Cudi, KIDS SEE GHOSTS. Además, ha fichado por el sello 4AD (The National, Grimes, Beirut…).

Avalado por artistas de renombre, fue el momento de sacar “Neon Brown”, un disco que se desmarca mucho de la oscuridad de su primer trabajo, “T.C.O.D” (17), sobre todo, por cómo ha cambiado su relación con las drogas, algo que ha marcado su vida y carrera. Explicó en una reciente entrevista que empezó a sacar música “más como una excusa para consumir drogas”. Su relación con la música ha sido complicada, ya que tuvo clases obligatorias de piano durante toda su infancia y juventud, pero su familia evangélica le tenía prohibido escuchar música secular. No obstante, en “Neon Brown”, Nutzamn apuesta por la sobriedad, y puede así sacar un trabajo mucho más coherente y claro, sumergido en su caos personal, pero abierto a diferentes caminos siempre bajo una atmósfera que encajaría perfectamente en la factoría OVO Sound.

Se pone popero al estilo Majid Jordan en “Kurt Cobain” o “Scratchers”, recuerda a Frank Ocean en “Choir Boy” y rapea a ritmo de trap en el final de “Nester”. Aunque los dos temas más destacables son “Wine Green”, en la que rima mucho más rápido y despreocupado, y “Confetti”, en la que se atreve con sonoridades dub de lo más absorbente.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies