III
Discos / The Lumineers

III

7 / 10
Karen Montero — 15-10-2019
Empresa — Universal Music
Género — Folk Rock

The Lumineers ya asumió, hace tiempo, el reino del folk pop. Aquel ‘Ho Hey’ de su primer trabajo homónimo fue el inicio de una carrera rápida  en auge entre sonidos tan característicos del género como mandolinas y banjos. Ahora presentan “III”, su tercer disco en el que los estadounidenses relacionan todo lo que tiene que ver este número con la familia. Tres álbumes para afianzar el éxito rotundo de la banda. Una tríada generacional –abuela, hijo y nieto– son los protagonistas de “III”. Una familia –los Sparks– dividida en tres partes: “Donna”, “Life In The City” y “Gloria”, que relatan vivencias personales reales del cantante, Wesley Schultz, que junto con Jeremiah Fraites, el co-fundador de la banda, tomaron para crear tres capítulos en un solo disco. Las adicciones son la temática central del disco, una cara de la banda un tanto más triste en comparación con los discos anteriores. Como muestra, en “Gloria”, Schultz canta al son del piano “Gloria, they found you on the floor/Gloria, my hand was tied to yours/And, Gloria, did you finally see that enough is enough?”.

No es que no nos tuvieran acostumbrados. Es que sus anteriores canciones ya eran tristes, pero no nos habíamos dado cuenta. Sin ir más lejos, “Ho Hey” habla sobre un desamor, aunque la melodía animada y los coros al unísono no inducen, para nada, a deprimirse, sino todo lo contrario. En “III“, las melodías se apagan un poco más, incorporan más piano, que acompaña a la voz de Schultz, como en “Donna”, “My Cell” o “April”, así como arpegios de guitarra muy tranquilos en “Left For Denver”. No obstante, no dejan atrás su característico sonido folk más bailable, que ha evolucionado a una solemnidad más aguda, algo visible en canciones como “Leader Of The Landsite”.

Tercer disco redondo que se complementa con los vídeos creados para cada parte del disco, dirigidos por Kevin Phillips, en los que los fans podrán ver más claramente que, en realidad, The Lumineers no son solo pura felicidad, sino que, a pesar de vivir problemas vitales muy difíciles, saben convertirlos en puro arte mediante el folk.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.