Terra Firma
Discos / Tash Sultana

Terra Firma

5 / 10
Hugo Sánchez Ruíz — 03-03-2021
Empresa — Sony Music
Género — Pop-Rock

Tash Sultana sigue siendo una artista que anda enzarzada en la búsqueda de su  sonido. Tras “Flow State” (18) ha regresado para atreverse con un disco largo titulado “Terra Firma”, que acaba resultando en una hora llena de pop rock tímidamente psicodélico e instrumentales muy cuidadas que merecen escucharse en un buen equipo estéreo para explotar su mayor virtud: su perfeccionada producción y todos sus detalles sonoros.

El álbum inicia su andadura con una pieza instrumental, “Musk”, que introduce de lleno al oyente  en un universo de caos controlado y guitarras cristalinas  que lo va a acompañar durante todo el recorrido.  Y es que, a pesar de tener un buen ritmo, cierta estandarización en la estructura de las canciones acaba siendo el talón de Aquiles del álbum.  Eso no significa que este sea un trabajo aburrido. La variedad de texturas y géneros en canciones como “Maybe You’ve Changed”, “Coma” o “Let The Light In” (uno de los platos fuertes) consigue que este sea un viaje tan entretenido como emocional, aunque deje poca huella.

En el disco también hay espacio, como no, para baladas a piano y piezas acústicas, y es aquí donde más sale a relucir la fuerte personalidad vocal de Tash Sultana. Voz que muchas veces queda algo escondida detrás de sus devaneos instrumentales. Menos mal que, de forma muy inteligente, la australiana Tash Sultana no se recrea demasiado  y no tarda en regresar a temas con mayor pulso para que no olvidemos que estamos escuchando un disco de pulido soft-rock.

A diferencia de “Flow State” y el EP “Notion”, este es un álbum marcado por la colaboración con otros artistas, que se ve beneficiado de las voces de Josh Cashman y el rapero Jerome Farah. Eso le otorga un mayor número de texturas a un disco que en ocasiones peca de tener una producción excesivamente pulida, muy pensada para llegar al gran público y demostrar la destreza de Tash  Sultana a la hora de tocarlo absolutamente todo. Lástima que la música como expresión artística no sea una competición para ver quién lo hace mejor y más bonito. Algo que a Tash Sultana le queda por aprender, aunque haya sido una alumna prodigiosa como instrumentista.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.