MondoSonoro Discos

Hay obras que suenan tan certeras y sinceras que, al saborearlas, enseguida te das cuenta que han tenido que pasar años de acumular sabiduría y experiencias más bien amargas para poderlas hacer. Vivencias dolorosas que, en el caso que nos ocupa, tienen que ver con el alcohol, las tremendas resacas y el arrepentimiento. Todo ello lo plasma con una sobrecarga de belleza emocional un Jason Isbell que se nos presenta sobrio y recién casado con la violinista Amanda Shires, en el que representa, hasta la fecha,  su cuarto y mejor álbum de estudio.

Un catálogo de historias a las que sabe revestir de un envoltorio musical tan brillante como pausado, tan acertado desde el punto de vista melódico que logra que canciones como la inicial “Cover Me Up” o la tremenda “Elephant” pasen a formar parte de los mejores temas de americana que uno ha escuchado a lo largo de este año que se nos escapa.

Canciones que aúnan la tradición de un Townes Van Zant con la destreza del cantautor de Alabama que nunca había cantado tan bien o, al menos hasta la fecha, nos habíamos fijado más en su habilidad con las seis cuerdas que en la de entonar baladas crepusculares como la estremecedora “Live Oak”.

MÁS SOBRE JASON ISBELL
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies