MondoSonoro Discos

Mucho se había especulado sobre el nuevo trabajo de Jayhawks. Que si sería su disco menos country (cierto, aunque no en menor medida que su anterior “Sound Of Lies” del que es su consecuencia más lógica), que si incluían bases y componentes electrónicos (también cierto, aunque en realidad tan sólo sean una ligeras pinceladas de las que salen airosos en “Somewhere In Ohio” y no tanto en “(In My) Wildest Dreams”), que si la producción correría a cargo de Bob Ezrin, quien incluso iba a participar en las composiciones del grupo (también es verdad y, aunque esta es la influencia más notable y destacada, tampoco ha supuesto la revolución que algunos se temían y el disco sigue sonando a Jayhawks por los cuatro costados). Preguntas, especulaciones, inquietudes que, todas ellas, demostraban que este era un álbum largamente anhelado por sus fans y que, frente a tanta expectativa, era fácil caer en la decepción. Pues nada más lejos de la realidad. Pueden ir alegrando sus corazones porque el último disco de Louris y Perlman se integrará a su cancionero sin ningún pudor o complejo para el deleite de nuestros oídos. La clave: la enorme sencillez de unas harmonías cautivadoras como pocos, muy pocos, han sabido elaborar. Desde “Smile”, que abre el disco con esplendor clásico , hasta “Baby, Baby, Baby” tan sólo nos cabe quitarnos el sombrero.

MÁS SOBRE THE JAYHAWKS
Conciertos 29 septiembre, 2016 THE JAYHAWKS

La tormenta serena

Conciertos 26 septiembre, 2016 THE JAYHAWKS

Brillante equilibrio. Maestros.

Conciertos 17 abril, 2015 THE JAYHAWKS

Melodías con sonrisa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies