MondoSonoro Discos

Vaya por delante que, como ocurriera el pasado año con “Hairless Toys”, este nuevo trabajo vuelve a poner de manifiesto que la ex Moloko anda disgustada con la idiosincrasia del pop. Es más, ambos trabajos se grabaron en un total de cinco semanas junto a su fiel productor Eddie Stevens y, aunque se han editado por separado, el uno complementa al otro. Lejos quedaron aquellos tiempos en los que enarbolaba la bandera del petardeo hedonista en “Overpowered” o se dejaba aconsejar por Matthew Herbert para dejarse querer por el jazz.

Como si de un Frankestein sonoro se tratara, aquí lo que hay es música disco deformada (“Mastermind”), números cabareteros de un club decadente (“Pretty Gardens”) y hasta una bossa que radia fragilidad por todos sus poros (“Lip Service”). En términos de producción resulta exquisito adentrarse en todos sus matices pero, como ocurría en su anterior largo, las canciones memorables de Róisín Murphy brillan por su ausencia a excepción de “Ten Miles High”.

MÁS SOBRE RÓISÍN MURPHY
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies