Memorial del cante en mis bodas de plata con el flamenco
Discos / Niño De Elche

Memorial del cante en mis bodas de plata con el flamenco

9 / 10
David Pérez — 30-06-2021
Empresa — Sony Music
Género — Flamenco

Como celebración del Record Store Day y de los veinticinco años de unión de Niño de Elche y el flamenco, nos llega “Memorial del cante en mis bodas de plata con el flamenco”, un vinilo de diez pulgadas en edición limitada grabado en una sesión de directo con el primer guitarrista que acompañó a Francisco Contreras Molina en un escenario, Paco Javier Jimeno. Diez posesiones en las que el proclamado ex flamenco Niño de Elche abraza el cante a corazón abierto, sin aditivos, voz y toque cara a cara, rezumando verdad en cada uno de los palos que florecen como fuego y sangre de su boca.

El poliédrico, inclasificable y genuino creador ilicitano firma la paz momentánea con Francisco Contreras Molina, su yo flamenco, tan único y (sobre)natural que no hay exorcismo ni vanguardia que lo pueda extinguir del todo. Así, esa suerte de incendio inapagable, ese necesario viaje siguiendo huellas y cicatrices que comenzó en su libro autobiográfico “In memoriam, Posesiones de un exflamenco” (Hurtado y Ortega, 20), en el que recorrió su memoria, recuerdos y olvidos, continúa ahora con la celebración de sus bodas de plata flamencas y estamos invitados a la fiesta.

Del abismo liberador como único e inacabado hogar artístico y efímero, a ese primer amor que nunca se olvida por más que se quiera… ¡Vivan los novios! Y arranca (tras un “¡vamos a acordarnos!”) por Alegrías de Cádiz la primera posesión, con Niño de Elche arrojando luz a borbotones por su garganta y dándonos el primer pellizco en el estómago, con ese quejío que le sale del alma como el propio respirar: “Quién me va a entender a mí, / ay, si yo mismo no me entiendo. / Quien me va a entender a mí, / si digo que no te camelo, / ay, estoy loquito por ti…”.

Las paces con aquel niño que quería ser cantaor siguen con “Posesión por Soleá”, con Francisco esculpiendo el tiempo, degustando esos “aires que llevan mentiras” con una solemnidad que recuerda por momentos al Ronco del Albaicín, maestro de maestros. Misma suerte corre por Tientos a fuego lento, donde su voz cruje como la leña en la candela, auténtica y libre, tocando techo y rompiéndolo, “arrancando de fatigas las alas del corazón”.

Paco Javier Jimeno, fiel escudero que desprende y salvaguarda en la grabación la magia de antaño, acompaña a la perfección a este Don Quijote del cante que prosigue su posesión, cincelando con su garganta cada estrofa por bulerías, fandangos que huelen a tierra mojada y flores del campo, o una Soleá Apolá que mece y para las manecillas del reloj. Terminan a lo grande, primero festivos y a gusto con popurrí de Tangos, de Granada a Triana y, justo al final, haciendo saltar chispas con una Seguiriya en llamas que moldea a su antojo con su voz.

Grabado en Casa Mahare y distribuido por Sony Music Spain, el precioso diseño del arte del disco (espectacular foto de portada) corre de la mano de Celia Macías para acoger poco menos de media hora en la que el flamenco y Niño de Elche se abrazan y funden en una pasión compartida y verdadera. Una historia de amor y desamor que jamás dejará de existir, posesiones de un exflamenco con infinitas voces y jondura eterna.

A la espera quedamos de que nos vuelva a volar la cabeza mudando la piel con triple mortal experimental o con ese “prometido” homenaje a Chacón… Sea como sea, nunca falla: arte puro y libre por los cuatro costaos.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.