MondoSonoro Discos

james

Aunque James debutaron a mediados de los ochenta con “Stutter” (WEA, 86), lo cierto es que fue en la siguiente década cuando se convirtieron en una de las bandas más queridas dentro de la escena indie-pop del Reino Unido, gracias a dianas tan icónicas como “Seven” (Fontana, 92), “Laid” (Mercury, 93), “Millonaires” (Polygram, 99) o “Pleased To Meet You” (Mercury, 01). Un logro guiado por el carisma desbordante de Tim Booth, cantante superdotado capaz de estremecer con una interpretación sentida, magnética e inconfundible. Con el cambio de siglo, el grupo continuó facturando referencias que en el peor de los casos resultaban aceptables, mientras que sus conciertos seguían siendo una celebración del himno épico pero sensible. Por eso el batacazo que supuso hace dos años la publicación de “Girl At The End Of The World” (BMG, 16) fue tan doloroso para los seguidores de toda la vida, que veían como los británicos entregaban el peor trabajo de toda su carrera, perdidos entre bases electrónicas y probaturas de cuestionables resultados. Una circunstancia que de algún modo también ha condicionado la importancia de la presente obra, con inevitables dudas delimitando expectativas ante el decimoquinto disco de estudio de los mancunianos.

El septeto se redime parcialmente de aquel patinazo con “Living In Extraordinary Times” (Infectious, 18), que si bien resulta algo irregular y desde luego se sitúa lejos de su época dorada, alberga a cambio un puñado de canciones lo suficientemente numeroso y atractivo como para dejar buen sabor de boca global. Tal y como ocurría con su predecesor, por momentos el indie-pop del grupo otorga importante presencia a los teclados y también a una electrónica que funciona como complemento de los habituales parámetros del grupo. Sin embargo, ambos elementos evitan colonizar a las propias composiciones, y de nuevo la interpretación de Tim Booth vuelve a lucir con un protagonismo que jamás debió perderse. Piezas destacadas y convincentes como la inicial “Hank”, “Hope To Sleep”, la melancólica “How Hard The Day”, “Picture Of This Place” o los singles “Coming Home (Pt.2)” y “Better Than That” brillan con fuerza, y comparten espacio con algunos cortes excesivos del tipo de “Leviathan” o “Heads”. James completan un álbum válido para sus seguidores, que sigue dejando algunas dudas pero bastante menos relevantes que las del anterior elepé. Entre otras cosas porque aquí hay al menos media docena de temas que, sencillamente, cumplen como relevantes dentro del universo del combo.

MÁS SOBRE JAMES

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies