MondoSonoro Discos

Personalidad. Esa es la palabra que mejor define la trayectoria de Molly Nilsson. La cantante sueca afincada en Berlín lleva casi diez años dando rienda suelta a su oscuro tecnopop desde una postura muy auténtica: ella misma escribe, compone, graba y produce toda su música. Incluso también se encarga de las ilustraciones. Habilidades que ha ido puliendo álbum tras álbum como evidencia su último trabajo, Imaginations. Por supuesto lanzado bajo su propio sello, Night School Records.

Desde las primeras escuchas volvemos a sentir como nos acoge en la bella e intensa soledad que evoca su particular sonido minimal de pop ochentero procedente de la dupla sintetizador-reverb. En esta ocasión, ha sido el mundo y sus imparables y constantes cambios el tema que ha motivado a Nilsson en la elaboración del álbum. Aquellas atmósferas emocionalmente frágiles que nos dejó su anterior trabajo, Zenith, vuelven a aparecer en los primeros instantes de Imaginations. Tender Surrender, el tema de apertura, es un tango que habla sobre las ruinas del pasado desde unas letras críticas en lo político y en lo personal. Pero es también desde esta primera canción donde intuimos que algo ha cambiado con respecto a anteriores trabajos. Como diría el malogrado Harvey Dent de la trilogía de El Caballero Oscuro creada por Nolan, “la noche es más oscura justo antes del amanecer”, una máxima que la cantante de cabellos plateados traslada al disco dejando entrar rayos de positvismo y luz en las letras. Sin ir más lejos, en la mencionada primera canción es capaz de atisbar esperanza entre el caos más absoluto: “Quiero tu ruina / Quiero destrucción / No voy a parar hasta que arreglemos esto”.

Todo un cancionero que es capaz de provocarnos esa adrenalina de cuando una canción nos hace pensar y sentir a la vez. Incluso nos habla del amor como la única arma con el que hacer frente al poder. Un mensaje reivindicativo presente en Not Today Satan, tema que estrenó, en clara declaración de intenciones, el día de San Valentín. Imagínense. En pleno día de los enamorados, donde la soledad puede llegar a hacerse más dolorosa y sentimos más lástima por nosotros mismos por la absurda influencia de los medios, Molly Nillson nos recuerda que todavía podemos mirar a los ojos a nuestros demonios y decirles: “¡Hoy no!”.

Pero esta personalidad también está presente en las melodías, más luminosas y bailables que nunca (Theory Of Life o Think Pink). Para ello, se han acelerado los ritmos básicos procedentes de la caja y se le ha dado un fuerte protagonismo al saxofón. Tal es así, que por primera vez en la obra de Nilsson aparece un nombre que no es el suyo en los créditos, el de Katja Navarra, la saxofonista. Que además aparece junto al de Nicholas Savage, habitual colaborador de la sueca y que está presente en el tercer corte del disco, Mona-Lisa´s Smile.

En un mundo cada vez más volátil e incierto, Molly Nilsson nos invita a bailar en la creciente oscuridad.

MÁS SOBRE MOLLY NILSSON
Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies