Heavy Metal Greasy Love
Discos / King Garbage

Heavy Metal Greasy Love

8 / 10
Adriano Mazzeo — 19-05-2022
Empresa — Ipecac
Género — Soul

Sabemos de hace rato de la debilidad de Mike Patton por el soul y la música negra en general. Pues en ese patio trasero donde se suele dar los gustos en vida llamado Ipecac Recordings (sello del que es dueño junto a Greg Werckman, ex Alternative Tentacles) hay un nuevo “kid on the block” llamado King Garbage que viene a hacer justicia a ese amor eterno de Patton por estos géneros.

King Garbage es un monstruo de dos cabezas formado por la pareja de productores Zach Cooper y Vic Dimotsis, conocidos por sus nominaciones a los Grammy y por haber trabajado con gente como The Weeknd, SZA y Ellie Goulding. La figurativa bestia muestra sus instintos más básicos pero siempre vestida un cuidado traje de terciopelo: si te acercas demasiado olerá un poco a naftalina, pero si no entras en detalles de zoom exigido, la seducción dominará la escena y de su música te enamorarás.
Porque la propuesta de King Garbage en este segundo disco de estudio “Heavy Metal Greasy Love” rinde pleitesía al mejor soul clásico, pero lo hace desde un prisma retrofuturista, un lugar de experimentación exquisita.

Este es un disco que invita a reconsiderar las sonoridades y los géneros. A ratos parece producto de un taller o de un laboratorio de composición en que las ideas se entrelazan de una manera poco usual, del modo que podrían hacerlo en ocasiones los mismísimos Mr. Bungle, banda insignia de Ipecac y hogar del máximo talento de Patton.
Las bases y armonías pueden sentirse disociadas, y allí una sensación lisérgica que asoma por arte de magia es la clave para poner este disco en un pequeño universo paralelo digno de prestarle atención. En “Monster Truck” el viaje es indescifrable e incluye seducción descarada, un break con gruñido death metal incluído y muestras de virtuosismo en las percusiones. Otro de los cortes, “Busy On A Saturday Night” se convierte al segundo en una canción adorable que te hace pensar en cómo deberías estar ocupado en tu próximo sábado por la noche, posiblemente con un outfit entre elegante y hortera y un diente de oro brillando en la oscuridad. Los espíritus de Marvin Gaye y Curtis Mayfield abren las puertas de cada tema, y todos ellos pintan una personal y delirante galaxia. La más interesante quizá sea “Never Die”, pieza de más de ocho minutos en la que el dúo seduce con falsetes irresistibles mientras ofrece una base de contrabajo y batería en clave lo-fi de esas que se disfrutan con paciencia, entregándose al total placer de la escucha. El final del tema, cinematográfico e instrumental, podría ser una buena explicación al concepto de libertad creativa.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.