Tragedia Española
Discos / Confeti De Odio

Tragedia Española

8 / 10
Ángela Álvarez — 24-04-2020
Empresa — Snap! Clap! Club
Género — Pop

En el contexto actual de crisis colectiva originado por la pandemia, “Tragedia Española” (Snap! Clap! Club, 2020) llega para hacer hincapié en el drama pero, en este caso, en el drama personal: la autocrítica del joven atormentado que busca su lugar en el mundo. Como el peor enemigo de sí mismo, con alusiones al amor propio (o a la falta del mismo) y a otro tipo de relaciones, Confeti de Odio invita al “conócete a ti mismo” mediante el descubrimiento de su “yo”, en un viaje de introspección a través de las nueve canciones que componen el disco. Por un lado, están las baladas íntimas (“Todo Muere”, “Ansiedad (Has Vuelto A Mí)”, “Última Visita Al Hospital”) y, por otro, los temas pop más bailables (“Muchísimo”, “Dale Una Oportunidad Al Amor”, “Todas Las Guillotinas Van Al Cielo”, “Mi Funeral”) que transmiten el calor de una banda al completo. Sin embargo, tras la creación del disco solo hay dos cabezas pensantes: la de Lucas Vidaur, que canta, compone y escribe, y la del genial Juan Pedrayes (Axolotes Mexicanos, Carolina Durante), quien ya ha demostrado estar cogiendo carrerilla en el mundo de la producción (Marcos y Molduras, Lisasinson).

Con una portada que remite directamente al recopilatorio “Louder Than Bombs” de los Smiths, y la estética del propio Lucas, no cuesta imaginarse a un artista acongojado y narcisista a semejanza de Morrissey. El exceso de autorreferencialidad que estila el álbum produce un efecto interesante, con la voz sobresaliendo en primer plano como el “pepito grillo” que te recuerda constantemente “lo jodido” que estás. Entre la amalgama de sentimientos y armonías presentes, hay un elemento que brilla especialmente: la inclusión de riffs de guitarra en las canciones de tiempos más acelerados, lo que permite distanciar a Confeti de Odio del pop más lánguido cantado en castellano.

Resulta difícil escuchar el disco completo (porque es así como debe disfrutarse, como una “unidad”) sin sentir algo extremo: o lo odias, como te pudo pasar con Holden Caulfield en algún capítulo de “El Guardián Entre El Centeno”, o lo amas, pues te identificas con el personaje. Porque al final, pasa lo que pasa con el pop bien hecho, que las canciones se te acaban pegando. Y es que “Sarna con gusto no pica”.ç

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.