MondoSonoro Discos

cate le bon disco

Tras el universo dadaísta, guitarrero y caótico de “Crab day” (16), el segundo asalto de experimentación post-punk junto a Tim Presley (Drinks) en “Hippo Lite” (18) y producir el genial “Why Hasn’t Everything Already Disappeared?” (19) de Deerhunter, Cate Le Bon se recluye durante un año en las montañas de Lake District y, mientras aprende a fabricar muebles artesanalmente en un curso de carpintería durante el día, le da forma en su cabaña cada noche al piano a “Reward”, su quinto y más intimista trabajo.

Diez composiciones sedosas y efervescentemente abstractas, donde los gritos y susurros celestiales de Cate Le Bon, con el espíritu de la Velvet, Nico y Bowie muy presentes, te atrapan como una brisa, jugueteando con guitarras, teclados, marimbas y un saxo que deja un adictivo rastro de azufre a lo largo de los surcos.

Del deslumbrante y preciosista art pop de “The light”, a la cadencia expansiva y reconfortante de “Home to You” y “Daylight matters”, con un “Love you, I love you, I love you, I love you / But you’re not here…” que no podrás sacarte de la cabeza, pasando por la martilleante “Mother’s Mother’s Magazines” o la hipnótica estridencia ganadora que te cala hasta los huesos en de “Magnificent gestures”, con Kurt Vile uniéndose al estribillo. Aparte del cofundador y ex The War on Drugs, se unen y colaboran en el nuevo viaje de Cate Le Bon otros nombres ilustres, como Stella Mozgawa (Warpaint) a la batería y Josh Klinghoffer (Red Hot Chili Peppers) a la guitarra.

La songwriter, multinstrumentista y productora galesa, huyendo del estrés y abrazando la soledad, en un ejercicio de paciencia, diafanidad introspectiva y fantasía, abre en canal mente y corazón. Deja que la música y los sentimientos surjan y choquen entre sí, hallando tras el impacto su sitio en una suerte de puzzle extraño y cercano, como ese espejo que deforma la imagen, pero esconde en su interior el reflejo que busca y encuentra la esencia (cargada de miedos, desencantos y heridas) que compartimos. Todo bajo una continua ensoñación sonora que por momentos se torna pesadilla, tejida con sus cuerdas vocales, sintetizadores, teclados envolventes y vientos surrealistas.

El minimalismo inicial de “You don’t love me” descarrila suavemente en el misterio sonoro que late en la totalidad del álbum y que, tras el “Meet the Man” final sólo nos deja una salida: Recolocar la aguja y adentrarnos de nuevo en el enigma que Cate Le Bon ha tallado en la obra más compleja y sincera de su carrera.

MÁS SOBRE CATE LE BON
cate le bon disco
Discos 19 junio, 2019 CATE LE BON

Reward

Discos 20 mayo, 2016 CATE LE BON

Crab Day

Mug Museum
Discos 28 enero, 2014 CATE LE BON

Mug Museum

Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies