The Night Chancers
Discos / Baxter Dury

The Night Chancers

8 / 10
Don Disturbios — 23-03-2020
Empresa — Pias
Género — Pop

Hace tan solo unas semanas nos propusieron entrevistar a los irlandeses Inhaler, la banda de Elijah Hewson, pero  a cambio teníamos que cumplir una condición: Estaba prohibido durante la charla hacer ninguna pregunta sobre Bono de U2, es decir, sobre el papa de la criatura. Y es que dedicarse a seguir la tradición familiar en el mundo de la música no es tarea fácil. Los periodista somos tan vagos, que solemos utilizar el recurso de la comparación con una alegría e inconsciencia que a veces raya lo ridículo. Sin ir más lejos, ya debería estar completamente fuera de lugar volver a nombrar en una reseña o entrevista que Baxter Dury es el hijo del malogrado Ian Dury, pero aun así pocas son las veces que el cantante inglés se libra de ello. Y eso que Baxter ya ha pasado la barrera de los cuarenta, y lleva seis loables discos publicados bajo su nombre desde que editara el primero en el año 2002. Además, y digámoslo claro, el progenitor de Dury no era Bono, ni Lennon o Marley. Ian Dury era una figura de culto reconocida por los más iniciados, pero bastante desconocida para el gran público que a lo sumo recuerdan la tonada del estribillo de su tema más icónico “Sex & Drugs & Rock ‘n Roll”.

¿Hubiera hecho bien Baxter Dury en cambiar su nombre artístico?. Es innegable que al principio la parentela genera que los focos se fijen en ti, pero no es menos cierto que una vez pasa esa atención inicial, quitarse el sambenito del ‘hijo de”, acaba jugando en contra más que otra cosa. Y es que en el fondo ando convencido de que, de no ser así, Baxter Dury lleva sobre sus espaldas un cancionero lo suficientemente interesante como para haber tenido algo más de atención posterior. Y digo esto mientras suena su excelente “The Night Chancers” en mi reproductor y me envuelve la emoción que desprenden sus surcos y las historias sobre esas almas nocturnas perdidas y algo desangeladas que pueblan el corazón de las grandes ciudades.

Es este un disco, por tanto, en el que Baxter Dury demuestra que sigue consolidando una forma de componer basada en su voz profunda, el chulo recitado de imágenes poéticas potentes y el contraste con unas voces femeninas que le dan un dulce contrapunto a su certera aspereza. Por momentos puede recordar al Bowie de “Let’s Dance” (“Slumlord”), aunque mucho más caustico y desde luego bastante menos pomposo. A su favor juega, también, el hecho de plantear una puesta en escena muy teatral durante los diez temas del disco, casi a la manera de los Dexys de “One Day I’m Going To Soar” (12). Pero si hay algo que ha planeado en mi cabeza, sin abandonarme durante toda la escucha, es que Baxter Dury parece, en cierta medida, el reverso inglés y urbano del estadounidense Chuck Prophet. Sobre todo cuando este último se alejó del rock americano para abrazar la canción de autor en discos excelentes como “No Other Love” (02). Dos caras muy diferente de una misma moneda, unidos por el tono crepuscular de su voz y una forma de mascullar el recitado muy similar. Heredera de la escuela iniciada por Leonard Cohen hace ya unas cuantas décadas.

Olvidemos por tanto parentelas y demás zarandajas y dejemos que el universo nocturno de Baxter Dury conquiste nuestros reproductores. Aunque no me imagino como lo hará el inglés para llevar este trabajo al directo, dado el peso que tienen las voces femeninas en todo el álbum. Un recurso que ya utilizó en su anterior disco, el confesional “Prince Of Tears” (17) y en el que el autor parece encontrase muy cómodo a la hora de escribir e interpretar. Al fin y al cabo resta protagonismo y peso a su interpretación vocal, generando unas texturas más envolventes y una carga dramática muy potente fruto de la contraposición. De lo único que cabe advertirle es que volver a utilizar en el futuro y de forma reiterada esa manera de componer a dos voces, puede acabar con el elemento sorpresa y agotar ese mismo filón en el que se muestra tan a gusto.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.