La unión perfecta
Conciertos / Zoo

La unión perfecta

9 / 10
Andrea Coll Pons — 27-04-2017
Empresa — Propaganda Pel Fet!
Fecha — 26 abril, 2017
Sala — Apolo, Barcelona
Fotógrafo — Hara Amorós

Lo de Panxo, lo de Arnau, lo de Héctor, lo de Natxo, lo de Marcos, lo de Póllet, lo de Vera, lo de Bárbara, lo de Pablo; lo de todos los que ayer nos reunimos y formamos parte del espectáculo de Zoo en la sala Apolo será difícil de olvidar.

Colgando el sold out casi a la par con el lanzamiento deRaval (PPF!, 17) solo quedó —y a la fuerza— espacio para los pogos —¡y qué pogos!—, en una noche de apenas hora y media que nos dejó a todos con ganas de más. La energía del público y la de Zoo se iban retroalimentando sin parar desde la primera melodía tenue, consiguiendo crear una atmósfera cálida y de reencuentro. Volvía ZOO, y de qué manera.

Los de Gandía —y todos, literalmente todos los ahí presentes— repasamos casi de principio a fin el reciente “Raval” y “Tempestes vénen del sud” (PPF!, 14). Gratamente sorprendidos y sin disimularlo, Panxo y compañía no pudieron evitar las sonrisas de complicidad al ver que no importaba si era single, remix, tema viejo o recién grabado: las más de mil gargantas se convirtieron en una. Después de la intro arrancaron con los potentes beats, guitarra y vientos tropicales del último trabajo: “Ventiladors”, “Impresentables”, “La Mestra”, etcétera, hasta llegar al momento mágico de “Correfoc”. Supongamos que para ahorrar tiempo y dar más protagonismo a “Raval”, la creciente locura explotó con un mix de minutos estratégicos de canciones del anterior disco. Buena jugada para evitar las partes de colaboraciones —aunque cortaron el rollo a más de uno, habría bastado con girar el micro y que el público se convirtiera en At Versaris y Los Chikos con “Imperfeccions” o en Dremen para “Aquesta vora”. Pero es lo que tiene que casi cada canción sea un éxito entre los seguidores, es difícil encajarlos todos en hora y media de bolo. La traca final la encendió, como tenía que ser, “Estiu” y finalmente “Esbarzers”. El “una cançoneta y mo n’anem” no funcionó y faltó una de las más aclamadas, “Rituales de santería”, pero sabían que la estábamos esperando. Sonó directamente cuando salieron a saludar —más bien a agradecer a su público la mágica noche—, pero no importó que fuera desde el disco, las paredes retumbaron de nuevo y por última vez.

Y así, de principio a fin, las más de mil almas ascendimos de la mano del rap, la electrónica, el rock y los versos de Zoo hasta la locura extrema. Y sino que se lo pregunten al suelo de la sala.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.