STING
Conciertos / Sting

STING

1 / 10
Redacción — 23-08-2000
Empresa — Gamerco
Fotógrafo — Archivo

Llegó, vió y venció. Así de fácil lo tuvo Sting en la gira de presentación de su último álbum, “Brand New Day”, un leve empujón a la irregular trayectoria sostenida por el británico desde que decidió abandonar el cuerpo de policías. Y es que las nuevas generaciones, portadoras de una confusión y despiste incomprensibles surgidos de la pretenciosidad y harto insuficientes en materia de directos, se lo ponen en bandeja a las viejas glorias, sobradamente competentes a la hora de satisfacer al respetable combinando con veteranía los ingredientes necesarios. Basta con aplicar la fórmula infalible sin ningún tipo de complejos: intercalar las nuevas composiciones que justifican el tour entre un imprescindible puñado de hits capaces de levantar a la audiencia más desarraigada. Si a esto se añaden una banda de probada eficacia, un espectacular juego de luminotecnia y un vocalista carismático que mantiene el tipo con dignidad sin resentirse apenas por el paso de los años, los posibles factores capaces de malograr el evento se reducen a cero. Los músicos pusieron todo su empeño desde el primer momento, arrancando con una previsible concatenación de temas extraidos de las entregas más recientes, pero el importante grueso de calvas incipientes y consolidadas patas de gallo proclamaba con el corazón -sic- el derecho a percibir su ración de éxitos de antaño. Y ahí si que el otrora líder de Police, huyendo de las especulaciones y las poses incongruentes, soltó la carnaza sin ningún tipo de reparo: “Roxanne”, “Message In A Bottle”, “Englishman In New York”, “Every Breath You Take” o la delicadeza de “Fragile” demostraron que la rentabilidad de un pasado triunfal garantiza con creces un futuro placentero.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.