Pony Bravo, cien años más.
Conciertos / Pony Bravo

Pony Bravo, cien años más.

10 / 10
Rayco Arbelo — 01-10-2011
Empresa — Keroxen
Sala — El Tanque Espacio Cultural
Fotógrafo — Encarneviva

El día que muera sólo pido una marching band con Za! y Pony Bravo en la primera línea y no admito excusas al respecto. No es broma, lo vivido el uno de octubre en el Keroxen merece la adjudicación directa al Tanque de Patrimonio de la Humanidad, por ofrecernos la oportunidad de ver a dos de los mejores directos del panorama nacional, en uno de los conciertos en el que más han disfrutado tocando juntos, según sus propias palabras. Apoteósico.

Y es que había expectación por ver a Za! y Pony Bravo en directo, aunque el día anterior los Pony ya nos habían puesto los dientes largos con su otro proyecto Fiera, en el que con instrumentos caseros sonaron cacharreros pero finos , y es que siendo así de buenos y con un técnico de sonido como Raúl Pérez detrás, creo que es imposible sonar mal.

Una de las noches más esperadas de este año abrió con una pieza de danza de Javier Ferrer con los visuales de Simone Marín y Dea Woon, que quizá quedó un poco desdibujada en un rincón del contenedor con cierta dificultad para transmitir el mensaje o emoción deseado, aún así la proyección de la sombra del intérprete sobre el espacio creaba momentos interesantes.

Posteriormente sería el turno de uno de los muchos proyectos de Diego, Diego Hernández & Small Times, que con una delicada interpretación de raices folk demostró una exquista sensibilidad y control de la tensión. La voz de Diego invitaba a la relajación en una atmósfera bochornosa por las altas temperaturas del día, pero fue agradable ver como es capaz todavía de sorprendernos con propuestas tan variadas.

Cuando empezó a tocar Za!, en el Tanque ya no había ni calor, ni bochorno, ni nada, la explosión energética de Papa Dupau y Spazzfrica Ehd dejó al público congelado con una propuesta que cada vez tiene mejor directo y pone de manifiesto la gran comunicación existente entre ellos. Za repitieron este año por méritos propios tras su excelente concierto en la edición anterior, y la adrenalina generada creó esta vez un megaflow que preparó la entrada de unos Pony Bravo en estado de gracia, que desde la primera nota con "La voz del hacha" ya vaticinaban una posible bacanal.
Tras temas como "Super broker", dedicada en este concierto por su cantante Daniel Alonso a Caco Senante y Teddy Bautista en exclusividad, o "Noche de setas", acabaría llegando el momento cumbre de la noche con "La rave de Dios" que desembocó en una improvisada danza colectiva en medio del escenario, con un público en pleno extasis celestial que no abandonaría el espacio durante el resto del concierto, creando una rave en estado puro. Hay que agradecerle a Boni  que repartiera agua porque fue un fiestón agotador que dejó al borde del colapso asegurando la sonrisa por una semana.

Y es que El Tanque es el recipiente ideal para acoger este tipo de propuestas, aunque
un evento tan ambicioso en su programación como el Keroxen, siempre tiene muchos elementos dignos de critica (como el retraso en horarios) y ésta es necesaria para que pueda aprender de sus errores y seguir mejorando, pero tampoco es cuestión de hacer crítica sin declarar antes sus elementos positivos como la generosidad de Néstor y Pura al compartir su idea con un número de colaboradores que crece cada año, siendo de agradecer en una época de austeridad económica en la que no sobra el trabajo. Por no hablar de la gratuidad del evento, habrá conciertos que podrán sonar mal y propuestas que no gustarán pero después de lo vivido el sábado, que reverbere cien años más.

5 comentarios
  1. El concierto de Pony Bravo muy bueno, el de Za! más de la mitad del público salió a tomar algo. El espacio no es el adecuado, sin lugar a dudas. Y el reparto de agua al público, seguido de la ocupación del escenario por miembros de la organización, una falta de respeto a los artistas.

  2. El anónimo número uno: obviamente su mente esta algo cercenada y no puede entender el superflow de Za!; el publicó alucinó y disfrutó con el concierto. Y sí,la organización ocupó el escenario con Pony Bravo,un conciertazo como ese lo merecía.

  3. De acuerdo con el anónimo nº 1 con Pony Bravo. Estropearon el final del conciertazo que daban. A partir de la ocupación del escenario (no espontanea como con FunDaMental, sino inducida), el grupo no sonó igual, además de no verse a los músicos. Hasta el cantante pidió volver a sus localidades.

  4. Para los anonimos nº1 y el nº3, Pony Bravo y Za! dijeron a la organización que era uno de los conciertos en los que más habían disfrutado y les encanto la parte en la que el público bailo en el escenario. Usuario nº3, mientes, Dani (el cantante) estaba entusiasmado con la situación.

  5. ¿¿¿Apoteósico??? Por favor...!!! ¿Con la organización desvariando de un lado al otro del escenario e induciendo al personal a yo qué sé qué, cuando yo estaba allí sentado tan a gusto queriendo ver a las bandas? Una desvergüenza. ¡Me fui horrorizado del recinto, de tanta poca profesionalidad!

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.