Auténtico, crudo y maldito
Conciertos / Micah P. Hinson

Auténtico, crudo y maldito

8 / 10
Guillermo Chaparro Terleira — hace 3 años
Empresa — Houston Party
Fecha — 09 mayo, 2017
Sala — Siroco, Madrid
Fotógrafo — Maite Nieto

Micah P. Hinson volvía a Madrid con motivo de la revisión de Micah P. Hinson And The Opera Circui por su décimo aniversario. Micah es de esos artistas que llevan sobre sus espaldas la etiqueta de “maldito” y no es para menos. Con apenas 20 años ya sabía lo que era dormir en la calle, en la cárcel, y ya había comenzado su sufrida relación entre medicamentos y depresiones que sigue hasta el día de hoy y marcan un proceso creativo que ha dado a luz a un cancionero que le ha colocado entre los más destacados del panorama indie folk americano actual.

Este reconocimiento se tradujo en una Siroco con todas las entradas vendidas. Los últimos en llegar tenían que hacerse un hueco en las escaleras de la sala a la espera de la salida del protagonista de la noche. El de Memphis salió únicamente acompañado por su cigarro, su copa y su guitarra (con la mítica pegatina referencia a Woody Guthrie que reza eso de que “esta guitarra mata fascistas”). Como ya adelantaba en sus entrevistas, quería presentar sus canciones lo más desnudas y crudas posibles. Sin ningún ápice de banda.

Ya sobre el escenario y después de presentarse y dedicar varios segundos a afinar su guitarra frente al público, Hinson abría el concierto con Seems Almost Impossible, tema con el que también arranca el disco que esta noche conmemoraba y que dejó entrever que lo iba a tocar prácticamente en su totalidad esta noche, tal y como sucedió. Temas como Diggin A Grave e It´s Been So Long sacaron a relucir la capacidad que tiene Hinson para conseguir acoplar de manera magistral el sonido que sus escurridizos dedos logran sacar de la guitarra y la voz rasgada y cruda que le caracterizan. Todo ello, sumado al encanto de hacerlo todo en acústico y sin banda, resultó ser propicio para crear una atmósfera acogedora e hipnotizadora. Tal es así, que el público de la sala era capaz de guardar un riguroso silencio en cada canción, algo que para el que esto escribe es un acontecimiento casi insólito.

Las canciones del álbum protagonista de la noche se iban sucediendo mezclándose con referencias a otros álbumes como Micah P. Hinson And The Nothing (2014) o Micah P. Hinson and The Gospel Of Progress (2004). También tuvo la oportunidad de presentar en directo un adelanto del que será su próximo disco y que verá la luz en septiembre de este año.

Si bien es cierto que en los primeros compases de la noche la timidez del artista era evidente, incapaz de levantar la mirada cada vez que se dirigía al público, según avanzaba la noche esta timidez iba desapareciendo hasta el punto de dejar de tocar un tema para contar una anécdota. Supo meterse al público en el bolsillo y con una conmovedora versión del esperado tema Beneath The Rose consiguió culminar la faena y llevarse así una gran ovación en su despedida, a lo que él respondió como le corresponde a los héroes solitarios: con un solemne “Buenas noches”, sin hacer ruido y sabiendo que su trabajo aquella noche había concluido.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Utilizamos cookies para mejorar nuestro sitio web y su experiencia al usarlo. Las cookies utilizadas para el funcionamiento esencial de este sitio ya se han establecido. Para obtener más información sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, ver nuestra Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies