Menudo cartelazo, si señor. Primero nos enfrentamos a los suecosMisery Loves Co. en su tercera visita a nuestro país. Pese a lo muchoque me gustan, su set aburrió lo indecible. La razón, lostemas de su segundo álbum, de los que, dicho sea de paso, sólosalvaría un par. Obviamente, los mejores momentos los tuvimos cuandointerpretaron “My mind still speaks”. Más tarde, Entombedse nos presentaron en la que iba a ser también su tercera gira nacional.Así, reprodujeron prácticamente el mismo set de la cita anterior-esta vez con un único corte de “Left hand path”-, y unAnderson que, pese a haber abandonado oficialmente la banda, aúnsupo dar la talla en la que será una de sus últimas actuacionesjunto al quinteto. Como era de esperar, Machine Head -tercera visita- ofrecieronla más profesional de sus actuaciones en nuestros escenarios. Acompañadospor el antiguo batería de Sacred Reich, los de Oakland se dejaronla piel por sonar de forma apabullante. Volvieron a bromear a costa de Slayer-“Reign in blood”-, a versionear a Cro-Mags y a repasar sus dosálbumes, con momentos cumbre como “Davidian” y “Old”.Ahora sólo cabe esperar a que, en su próxima visita, demuestrenestar en tan buena forma.