Los Enemigos, con cuatro pares de huevos
Conciertos / Los Enemigos

Los Enemigos, con cuatro pares de huevos

8 / 10
Liberto Peiró — hace 7 años
Empresa — Be Music
Sala — Sala Opal (Centro de Ocio Gran Casino), Castellón
Fotógrafo — Liberto Peiró

Después de algo más de un año desde el comienzo de la revuelta enemiga en el festival ACTUAL de Logroño, tras su parón en 2002, hay que reconocer que los conciertos de Los Enemigos suenan con la misma contundencia, pero con más calidad de sonido, que en sus mejores momentos. Mientras, los miembros de la banda han seguido y siguen activos fuera de la banda, Fino ha tocado con Clovis y Los Eterno y se ha hecho editor de libros, Josele sigue tocando en solitario y últimamente ha acompañado a Very Pomelo, Chema “Animal” ha hecho sus pinitos en teatro con la compañía Yllana, ha girado con Fito y los Fitipaldis, ha tocado con su proyecto I.D.E.M. y Manolo ha vuelto con Los Freedom, ha estado tocando con Raimundo Amador y está metido en un proyecto ecologista. Ahora bien, los fans de entonces, los de siempre, que son como una familia unida por unas canciones que siguen sonando vigentes a la vez que suenan a clásicos del rock español, siguen siendo legión y los siguen por donde vayan, comprando camisetas, discos y demás “memorabilia” en sus conciertos, que por cierto, ahora tienen una novedad en el merchandising que tiene una gran aceptación, las camisetas para niños.

El concierto de la sala Opal en el Grao de Castellón no se diferenció en mucho al del día anterior en Barcelona. En esta gira siguen tocando canciones a las que no dedicaban mucha atención en sus actuaciones de la etapa anterior.

Para deleite de sus incondicionales, se pudieron escuchar “El fraile y yo”, “Sr. correcto,” “Clonaciones”, “La carta que no”, “Las tornas”, “Razas de Caín”, sin dejar de lado los grandes clásicos de la banda “John Wayne”, “An-tonio”, “Me sobra carnaval”, “Todo a cien”, “La cuenta atrás” para acabar en el último bis con “Alegria”.

A lo largo de la noche se pudo ver en todo momento esa complicidad que da la experiencia y los años de carretera juntos, que se transforma en buen rollo para el público; si ellos se lo pasan bien, y eso se nota, el éxito está asegurado. Al finalizar, la gente contenta, y la banda junto con amigos y fans en algo parecido al camarote de los hermanos Marx, en versión camerino, departieron sobre la vida, la noche y los quehaceres de cada uno, mientras en la sala Elgoma dj, ilustre de la noche castellonense, hacia bailar a los que tenían más ganas de rock and roll.

Hay personas que hacen un revuelto porque no saben hacer una tortilla, pero también hay grandes cocineros, grandes rockeros en este caso, que hacen arte de un revuelto, o de una revuelta, porque hay que saber mezclar las canciones para que salga un gran concierto… Con cuatro pares de huevos, si señor.

2 comentarios
  1. Buen comienzo! Mola!

  2. Muy buen trabajo.Soy donecte universitaria y este veddeo esta muy interesante para ser utilizado como material en mi asignatura de psicolinguistica, ya que representa de una manera dide1ctica y novedosa el concepto de lengua y sus condiciones.Gracias.

Lo siento, debes estar para publicar un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.